Cirugía del oído medio

Introducción

La práctica diaria de la cirugía del oído medio y la mastoides requiere de un conocimiento preciso de la anatomía quirúrgica de esta parte del cuerpo humano. El proceso de aprendizaje de la cirugía del oído medio y la mastoides es lento y se hace necesaria una rutina estricta de disección y de estudio en el laboratorio que le permita reconocer los aspectos anatómicos importantes durante el procedimiento quirúrgico de esta zona.

El objetivo de este trabajo es brindar un documento que le permita, en primer lugar, familiarizarse y conocer aspectos importantes de la anatomía quirúrgica del oído medio y la mastoides, mediante ilustraciones muy aproximadas a la realidad. En segundo lugar, pretendemos brindar una guía que le facilite la disección del hueso temporal durante las prácticas en el laboratorio y, en tercer lugar, proveer un apoyo quirúrgico que le permita llegar a estructuras de difícil acceso.

El documento se inicia con la realización de esquemas elaborados por un ilustrador, basados en cortes anatómicos y videos quirúrgicos, posteriormente son digitalizados y modificados por computador, con el fin de agregar color a las estructuras que se desean resaltar. Una vez obtenidos los esquemas se organizan en una secuencia lógica que permita llevar a cabo una disección de diferentes técnicas quirúrgicas.

Por último, es importante enfatizar que la cirugía del oído medio y mastoides es un procedimiento de rutina que requiere de familiarización con la anatomía, a la cual es fácil llegar con conocimiento, disección y disciplina.

Decorticación

Decorticación

Después de completar el abordaje de tejidos blandos y la exploración del oído medio, se inicia con la decorticación como paso inicial en la realización de dicho procedimiento.

No olvide tener en cuenta estructuras importantes como: la línea temporalis como límite superior de la decorticación; la espina de Henle como límite anterior y la línea rugosa como límite posterior.

Al trazar una perpendicular a la línea temporalis que cruce por la punta de la mastoides, se dividirá esta estructura en dos áreas: una anterior que corresponde en profundidad al antro mastoideo (triángulo suprameatal de Macewen) y un área posterior en la que se ubicará el seno sigmoide.

Recuerde que la decorticación debe ser extensa y sin profundizarse en las celdillas mastoideas.

No es aconsejable dejar cortes profundos sino redondeados, permitiendo una mejor obliteración de la cavidad en el postoperatorio.

Profundización de la cavidad

Profundización de la cavidad

Se realiza decorticación de la mastoides en forma triangular dejando como límites el tegmen tympani, el septum de Korner y la punta de la mastoides.

Es importante anotar que la duramadre de la fosa media se encuentra más alta en el ángulo sinodural y más baja y superficial a nivel del tegmen tympani.

Identificador del antro mastoideo

Identificador del antro mastoideo

La identificación del antro es un paso relevante en la elaboración de la mastoidectomía y nos permite tener algunas referencias anatómicas importantes como es el canal semicircular externo o lateral. Recuerde que el tamaño del antro mastoideo es variable e incluso se puede encontrar ausente. La ampliación de la cavidad debe realizarse con fresa diamantada, teniendo en cuenta que posterior y superior encontrará el ángulo sinodural, posterior e inferior el seno sigmoideo, superior la dura de la fosa media y en profundidad, el canal semicircular lateral.

El adelgazamiento de la pared posterior es vital en la elaboración de una buena cavidad. Nunca debe rebajar dicha pared en sentido lateromedial. No olvide que la esqueletonización del seno sigmoideo debe realizarse con precaución con el fin de evitar su ruptura.

Antro mastoideo

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!