Los Sueños Despiertos o los Ensueños

Inspección y vigilancia

Dr. Guillermo Sánchez Medina.

Para terminar, es mi deseo mencionar una vez más cómo el material de las sesiones analíticas en toda su extensión es el requerido para hacer las interpretaciones; así es como se toma las asociaciones libres y dentro de éstas también los “sueños despiertos”, que son producciones de la fantasía que emergen también del inconsciente y salen a la conciencia por medio de fantasías en vigilia, que por lo tanto son fáciles de ser detectadas por la conciencia.

Los mecanismos del soñar despierto son semejantes a los del sueño, solo que estos últimos están muy estimulados y controlados por la conciencia y la voluntad; en otras palabras, un sujeto puede estimular e inducir fácilmente un sueño despierto; en cambio, el sueño que se presenta durante el dormir o cuando se está saliendo de él tiene menos control. Ocurre sí que los sueños pueden ser provocados por ideas, sentimientos que están muy fijos o que obsesivamente se hallan en la mente del soñante, quien los saca por medio de un sueño pero de una manera deformada. En el soñar despierto la deformación es menor por que es un deseo consiente que quiere ser satisfecho.

Freud, en su obra Estudios sobre la historia (1895), hace hincapié sobre la importancia del sueño diurno en la génesis  de la histeria y escribe: “Al igual que los sueños, los ensueños son realizaciones de deseos; al igual que los sueños, se basan en gran parte en las impresiones que dejaron los acontecimientos infantiles; al igual que los sueños, disfrutan de una cierta indulgencia de la censura para sus creaciones.

“Examinada su estructura, se aprecia que el motivo de deseo que interviene en su producción haz mezclado el material de que están formados y ha alterado su orden para constituir un nuevo conjunto. Respecto de los recuerdos infantiles a los que hacen referencia, guardan una relación que podría compararse con lo que existe entre estos palacios barrocos de Roma  y las ruinas antiguas: piedra tallada y columnas han servido de material para construir formas modernas”.

El sueño diurno se caracteriza fundamentalmente por que hay un predominio de lo que se denomina proceso secundario, es decir, pensamiento consciente, lógico, prevaleciendo una mayor coherencia, puesto que la fantasía  consciente es la que está operando, pero, como se enunció anteriormente , con contenidos inconscientes. A su vez los sueños diurnos pueden hacer parte del material de los sueños y encontrarse entre los restos diurnos y como éstos sometidos a deformaciones, presentándose también como recuerdos encubridores.  El sueño diurno y la ensoñación o el sueño son una misma cosa.

Algunos analistas lo relacionan con el juego y la creación artística, pues en ellos puede haber no sólo la realización de un deseo sino la tendencia a la creación de otra realidad, de un nuevo objeto, de un cambio de lo frustrante por algo gratificante en otra forma original, que se descubre con un distinto orden. Es, en otras palabras, la creación de una diferente realidad menos frustrante, en ocasiones ideal; por lo tanto, se requiere poner en función las sublimaciones y los ideales del Yo para hacer un mundo propio de ficción, con una nueva experiencia. De tal forma en sueños podemos encontrar elementos creativos; en las producciones creativas, en los diferentes niveles, psicológicos, intelectuales, sociales, se encuentran los sueños; es así cómo las creaciones a nivel intelectual, por ejemplo en el arte, se encuentran plenas de ensueños que nos llevan a la experiencia de la belleza y que nos dan un orden, una gratificación y placer vital, y también en ocasiones la posibilidad de conocer el mundo interno del ser humano.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DÉJANOS TU COMENTARIO

Please enter your comment!