Ejemplos Oníricos y su Interpretación Parte 4

Dr. Guillermo Sánchez Medina.

        En un caso clínico de homosexualidad y somatización de R.A. Savitt, transcrito en el libro “Amor, Odio y Perversión”, se observan algunos sueños sobre los cuales me permito relatar ciertos datos históricos y otros más.

Se trataba de un hombre casado, de 28 años, que fue al tratamiento psicoanalítico afirmando que era bisexual y que en los últimos años su comportamiento homosexual se había intensificado; así que ahora sus relaciones sexuales eran predominantemente homosexuales. Pensaba disolver su matrimonio y vivir enteramente como homosexual.

Se sentía muy culpable por esto y, antes de tomar una decisión, deseaba analizarse para aclarar su posición.

La amnesis reveló que había tenido las primeras manifestaciones de úlceras del estómago a los 17 años, aunque no habían sido diagnosticadas…siendo rechazado para el servicio militar por su homosexualidad”.

“La noche siguiente de la segunda sesión de las entrevistas iniciales tuvo un sueño que contó en nuestra tercera cita (la primera en el diván). Era sin duda sobre mí, el analista, y fue así: ‘El y el analista están en el piso del cuarto de análisis. El analista se le ha subido encima y tiene una relación sexual con él. Luego el paciente se levanta, se abotona los pantalones, sonríe y abandona el consultorio. En la sala de espera se ve a un  hombre y a una mujer. Se siente azorado’.

“Espontáneamente comenzó a hablar sobre el sueño diciendo que representaba lo que él realmente esperó que sucedería, o sea que él podría seducir al analista a una relación homosexual. Así probaría que la homosexualidad era una forma de vivir perfectamente aceptable y, por tanto, eliminaría cualquier necesidad de ser analizado. Así podría continuar su homosexualidad sin la culpa y vergüenza que ahora le molestaban”.

De hecho, durante algunos meses antes de venir al analista, tenía la fantasía de que seduciría al analista, descartaría este tipo (cualquiera que fuese), y lo haría una persona débil y sumisa a quien él fácilmente podría manejar”.

“Descartaría este tipo, era una expresión que frecuentemente usaba para describir sus conquistas homosexuales. Las implicaciones agresivas y sádicas son evidentes”.

Su fantasía preanalítica colocaba al analista en una posición sumisa, humillante, haciéndole fellatio; aquélla había sido el modelo de su relaciones homosexuales en las cuales se consideraba a sí mismo como el alimentador de un hombre débil. En el contenido manifiesto del sueño el procedimiento homosexual está invertido. El analista lo penetra analmente; el analista lo alimente a él”.

Su historia reveló que a los 5 años había sido poseído por un marinero, y desde entonces tenía lo que yo llamaría intensa hambre anal”.

Rápidamente entendió este concepto y suministro abundante material sobre juegos anales y la inserción de objetos fálicos en su recto durante la masturbación, que le proporcionaba la sensación de fuerza y de ser llenado”.

Desde su temprana adolescencia, en su más intenso periodo de soledad, había buscado experiencias homosexuales. Una fantasía masturbatoria frecuente era que su padre tenía coito anal con él; cuando se caso con una enfermera, a los 23 años, después de que ella lo había seducido, necesitaba de está fantasía (con su padre) para tener relaciones con ella. Durante un tiempo en el análisis, especialmente durante la reactivación de su úlcera, el analista reemplazo al padre en está fantasía. A través de su vida había estado agobiado por una sensación de vaciedad, que era solo ligeramente aliviada por sus experiencias homosexuales. En general estaba gobernado por la necesidad de estar al acecho, buscando un hombre con un gran pene, para conquistarlo y humillarlo“.

Siempre faltaba algo. Posteriormente fue visto que esto era el pecho materno. Como un bebé indeseado había sido francamente rechazado por su madre. La muerte de está en el clímax de su complejo edípico facilitó su regresión a un complejo edípico negativo: Su padre se convirtió así en un padre bisexual, un dos en uno, según las palabras del paciente“.

“La reconstrucción histórica reveló que había sido concebido en una época de desarmonía entre los padres; en su niñez la madre estuvo deprimida. Había querido abortarlo pero había sido disuadida. Fue cuidado por una serie de parientes y una hermana 8 años mayor. En contraste con su distante y fría madre, su padre cariñoso frecuentemente jugaba con él. Recordaba que siendo un poco mayor, su padre lo subía en sus piernas y le besaba sus orejas y cuello.

Hacía los 6 años tuvo una sería neumonía y fue llevado a la cama matrimonial, reemplazando al padre. Durante una semana su madre cuido de él, y por primera vez sintió que mostraba por él una preocupación activa. Hacia el décimo día se desarrollo en ella una neumonía fulminante que la mató. Esto dio origen a una pregunta que a menudo se hacía: ¿Me llevo ella a su cama por que me quería o por que además tenía que hacerlo? Recordaba el día del funeral, los parientes llorosos, el día lluvioso. No se le permitió ir al cementerio. Se sentía muy vacío y se lleno ávidamente de dulces. Se sintió lleno. Creía al recordarlo que era la primera vez que experimentaba la sensación de que su cuerpo se llenaba; sus manos, brazos, piernas, cara y labios se llenaban. En está pérdida incorporó a su madre simbólicamente y negó la separación”. “Ese día, más tarde, vio a su padre llorando varias veces. Subía a sus piernas, lo abrazaba y le preguntaba: ¿por qué lloras? Todavía me tienes a mí. Más tarde, al revivir las experiencias de su estómago sangrando a los 17 años, lo asoció con el llanto de su padre y dijo: Mi estómago mana lágrimas. A los 16 años durante una larga ausencia de su madrasta, inmediatamente tomó su lugar en la cama matrimonial e imaginativamente se convirtió en la esposa de su padre”.

Hacía las labores domesticas, el mercado, etc. De noche en un principio en sus sueños y luego en su fantasía consiente anhelaba que su padre lo penetrara analmente y se sentía desilusionado por que esto no ocurría”.

Esto fue lo más cerca que estuvo de gratificar sus fantasías de ser una parte de su padre. A menudo, mientras estaba en la cama con el padre, experimentaba la sensación de llenura corporal. En tal proximidad todo su cuerpo se volvía un falo. A los 19 años, después de una serie de peleas con su madrastra, abandonó el hogar, y su separación del padre aumentó su angustia  y se manifestó en un aumento de su actividad perversa, comenzando una orgia homosexual, siendo una especie de Don Juan, sin ninguna relación permanente, mostrándose insaciable”.

En su conducta homosexual corriente jugaba el papel de un hombre agresivo, conquistador, humillante”.

“El tener el pene del analista en su ano lo haría sentir más hombre, más completo, en ves de una persona vacía. Mamá no me quería y me impidió ser una persona completa. Y después dijo: Deseo ser completamente amado y poseído por mí esposa. Quiero que ella me chupe por completo para mostrar que realmente me acepta, aunque yo fuera malo. Pienso ahora día y noche en cosas sexuales con mi esposa. Quiero ser pasivo, igual que deseaba que papá me quisiera sexualmente. Quiero que ella me coma, quiero que usted me coma. Quisiera tener un 69.

“Pero su erotismo no estaba primariamente a nivel genital. Quería una experiencia polimorfa perversa en la cual jugara un papel pasivo-receptivo. Esto lo interpretaba como signo de amor y aceptación. La hipersexualidad es ahora una fachada para expresar sus anhelos preedípicos y edípicos. Se repetía de si su madre lo había llevado a la cama por amor o por que ella tenía que hacerlo, y se sentía culpable de su muerte. Por que ella no lo había amado se sentía indeseado e inferior. Era fría y distante, usted es frio y distante. Mostraba muy poca emoción. Nunca sonreía. No recordaba haber sido nunca acariciado o besado por su madre, a un de adolescente.

“Usted se ha convertido mucho en parte de mí. No puedo pensar en otra cosa. Estoy furioso de necesitarlo a usted y que no me corresponda.

“Luego relata un sueño: Mi esposa hornea un pastel. Siento que no será capaz de hacerlo bien. Asocia en seguida: Siempre me gustaron los pasteles y comía hasta que no podía más. Mamá acostumbraba a hacer esa clase de pasteles. La observaba hambriento y cuando me daba un pedazo era señal de que me quería… quería comerme a mamá y que ella me comiese, me pusiese dentro de ella, me tragara, para que me aceptara completamente. Quiero que usted haga lo mismo, me acepte. Quiero comerlo…no quería recordar ese sueño sobre el pastel, es demasiado doloroso. Mamá nunca mostro cariño, así que cuando me llevo a la cama cuando estaba enfermo eso significo que me quería. Y cuando murió, fue una señal de su supremo sacrificio por mí. Pero creo que estoy contento de que ella muriese.

Después de todo ella no me quería, así que no perdí nada, no la necesitaba para nada. Realmente odio a las mujeres. Únicamente quiero conquistarlas y herirlas. (Actitud similar expresaba hacía los hombres en sus relaciones homosexuales). Su preocupación de que su mujer no cocinase bien el pastel reflejaba su creencia de que ella no sabía cómo quererlo. Lo que él deseaba de ella era una relación anaclítica en la cual experimentase gratificación sobre una base simbiótica a niveles de erotismo cutáneo, oral y anal”.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DÉJANOS TU COMENTARIO

Please enter your comment!