Religión y Ciencia, (1948)

Aquí Einstein se pregunta: “¿puede la ciencia suplantar a la religión? , existe una contradicción insuperable entre religión y ciencia? La respuesta es negativa”. Ciencia y religión difieren en sus significados y como lo postula en sus otros escritos “la ciencia produce… inmediato conocimiento y de modo indirecto medios de acción… acción me­tódica si previamente establecen objetivos definidos…”. Sin embargo, no hace juicios de valor más si “conexiones causales … para llegar a conclusiones importantes…; la reli­gión aborda la actitud del hombre hacia la naturaleza … estableciendo ideales para la vida individual y comunitaria…, intenta alcanzar ideales…, influir en la valoración y la acción dentro del marco dentro de los ideales…”. “En este contenido mítico… simbólico, de las tradiciones religiosas… suele chocar con las ciencias”, por sus “… afirmaciones dogmáticamente establecidas”. Personalmente aquí pienso que las tradiciones religiosas construyen creencias, la fe; y, la ciencia no tiene fe sino se basa en pruebas. Hay personas que desean la verdad y se nutren de los supuestos falsos para desprestigiar al otro o a las otras creencias.

Para Einstein “… los grandes maestros morales de la humanidad fueron, en cierto modo, genios artísticos del arte de vivir”; “…yo no creo que sea correcto el llamado punto de vista ‘relativista’ ni siquiera en el caso de las decisiones morales más sutiles”. Einstein se refiere al “… espíritu competitivo que predomina… en las escuelas y universi­dades… destruyendo los sentimientos de cooperación y fraternidad…”. “Hay pesimistas que sostienen que esta situación es algo inevitable e inherente a la naturaleza… los que proponen este punto de vista son los auténticos enemigos de la religión… no aptos para regir los asuntos humanos”.

“… En esta época nuestra predominante mundo materialista… menos precia con de­masiada facilidad la actitud religiosa”; “… todos los individuos a los que debemos gran­des descubrimientos… estaban imbuidos de la convicción, genuinamente religiosa, de que este universo nuestro es algo perfecto y suceptible de un análisis personal…”.

La necesidad de una cultura ética, (1951)

En esta carta leída, se pronuncia en la siguiente forma: “no podemos decir que los aspectos morales de la vida humana en general sean hoy más satisfactorias que en 1876. En aquella época…podría esperarse todo el estudio de los hechos científicos compro­bable y de la eliminación de prejuicios y supersticiones. Y en tal sentido se ha logrado mucho en estos 75 años…”; “la eliminación de obstáculos no conduce por sí sola a un ennoblecimiento de la vida social e individual…; no hay ciencia que pueda salvarnos…; el excesivo hincapié en lo puramente intelectual, suele dirigirse solo a la eficacia y a lo práctico de nuestra educación, y ha llevado al debilitamiento de los valores éticos. No pienso tanto en los peligros que conlleva el progreso técnico para la especie humana, como en la asfixia de la conciliación mutua entre hombres,…”; “… los aspectos morales y estéticos es un objetivo de preocupación del arte más que el de la ciencia”. “Pero esta comprensión solo resulta fecunda cuando la sustenta un sentimiento cordial y fraterno, en la alegría y en la aflicción.

El cultivo de esta importantísima fuente de acción moral es lo que queda de la reli­gión…”; “… la religión constituye una parte importante de la educación…”. “El dilema aterrador que plantea la situación política mundial está estrechamente relacionado con este pecado de omisión que nuestra civilización comete. Sin una cultura ética no hay salvación para la humanidad”.

Cuando Albert Einstein habla del Dios personal lo hace refiriéndose a un concepto, creencia profunda y espiritual íntima de cada ser; a la vez en sus conceptualizaciones se nota la necesidad humana de explicar sus propios sentimientos de la causalidad universal y de una inteligencia superior y del sentimiento religioso cósmico lo cual proporciona fuerza al hombre.

Religiones del Mundo

DÉJANOS TU COMENTARIO

DÉJANOS TU COMENTARIO

Please enter your comment!