Protección Contra Tumores Benignos Mamarios

Dr. Álvaro Monterrosa Castro, M.D

Las mamas pueden verse afectadas por patologías que consisten en proliferación benigna, afecciones que es preciso estudiar tanto por clínica como por anatomía patológica, para diferenciarlas del cáncer de mama. Existe una diversidad de clasificaciones de la enfermedad mamaria benigna. El cuadro más común es denominado Mastopatía fibroquística, aunque se usan muchos otros términos, se caracteriza por proliferación y regresión de los tejidos mamarios con interrelación anormal del epitelio con el tejido conjuntivo [81]. La segunda patología más frecuente perteneciente a la enfermedad mamaria benigna es el fibroadenoma, el cual consiste en una proliferación del tejido conjuntivo y del epitelio. La enfermedad mamaria benigna es frecuente causa de consulta y gran productora de ansiedad, ya que las mujeres afectadas suelen creer tener cáncer [82,84,102]. La tasa máxima de aparición del fibroadenoma es entre 20 y 39 años y la de la mastopatía fibroquística es entre 40 y 50 años. Se ha aseverado que los anticonceptivos orales de microdosis están relacionados con una menor incidencia de fibrosis quística de la mama RR: 0.6 (IC: 0.4 – 0.9) y fibroadenoma mamario RR: 0.35 (IC: 0.2 – 0.7), condiciones benignas que como se ha dicho, no deben confundirse con el carcinoma mamario. Al respecto el grupo reunidopor la Organización Mundial de la Salud analizaron 15 estudios de casos – controles y 3 de cohortes, realizados la mayoría en la década de los setenta, donde se observa que los anticonceptivos orales tienen un efecto protector y reducen el riesgo de enfermedad mamaria benigna en un 25%. Dicha protección es cada vez mayor entre mayor sea la duración del uso de la píldora, y guarda relación con el contenido de progestina, existiendo mayor protección entre más elevada sea la potencia hormonal [81]. En virtud que los componentes y las dosis de los anticonceptivos orales combinados han cambiado con el tiempo y siguen modificándose, sería poco probable que se puedan aplicar resultados de estudios previos a las fórmulas de épocas modernas, por lo tanto, es preciso investigar la potencia de las diferentes clases de estrógenos y progestágenos, así como sus efectos sobre la glándula mamaria.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DÉJANOS TU COMENTARIO

Please enter your comment!