Protección Contra Enfermedad Pélvica Inflamatoria

Dr. Álvaro Monterrosa Castro, M.D

La Enfermedad pélvica inflamatoria (E.P.I.) suele producir como secuelas: infertilidad, aumento en la tasa de embarazo ectópico y dolor pélvico crónico. Un estudio del RCGP demostró que el riesgo relativo de E.P.I entre usuarias de anticonceptivos orales es la mitad que entre las no usuarias. Desde 1980 Senanayake y Kramen [103] analizando siete estudios habían aseverado igual conclusión. Este efecto protector es probable que sea debido a que el espesamiento del moco cervical producido por las hormonas presente en la tableta, impidan el ascenso y la diseminación bacteriana en el aparato genital interno, así como la disminución del flujo menstrual. No obstante se desconoce el mecanismo exacto del efecto protector. Los estudios señalan que la protección es limitada a las usuarias actuales de anticonceptivos orales y a las mujeres que las han usado al menos durante doce meses, desapareciendo la protección poco después de suspenderse el método. Basados en cifras del Women’s Health Study, se calcula que los anticonceptivos orales combinados evitan al año 50.000 casos iniciales de E.P.I. y 12.500 hospitalizaciones por sus complicaciones. En mujeres con E.P.I. estudiadas por laparoscopia se demuestra que los anticonceptivos orales combinados además de disminuir la frecuencia, disminuyen la gravedad del compromiso inflamatorio pelviano.

El uso de anticonceptivos orales combinados al menos por doce meses continuos disminuye el riesgo de hospitalización por enfermedad pélvica inflamatoria en el 60%. Esta estimación de la reducción del riesgo es muy similar para preparaciones de altas dosis como para píldoras de muy bajas dosis [43]. No está especificada la proporción de protección contra la enfermedad inflamatoria causada por el gonococo y la causa por otros gérmenes. En 1985, Washington y Colaboradores [104] citan estudios que sugieren que las usuarias de anticonceptivos orales tienen un riesgo doble o triple de infección por Chlamydea Trachomatis en el tercio inferior del aparato genital. Dicho evento estaría relacionado con la posibilidad de que las usuarias de anticonceptivos orales fueran sexualmente más activas que las no usuarias, o a una desviación producida por la mayor detección en mujeres con ectropión cervical, el cual está relacionado con el uso de anticonceptivos orales. El mayor riesgo aparente de infección del tercio inferior genital causado por Chlamydea Trachomatis en usuarias de anticonceptivos orales combinados, requiere más estudios, sobre todo ya que el aumento del riesgo de cervicitis no parece relacionarse con el riesgo de infección del tracto genital superior [105]. La asociación estrógeno progestina presente en la píldora se asocian con una alta tasa de prevalencia de Clamydea Trachomatis en el tracto genital de mujeres jóvenes. La siguiente tabla presenta el riesgo relativo de hospitalización por enfermedad pélvica inflamatoria en usuarias de anticonceptivos orales combinados frente a nunca usuarias de píldora.
ANTICONCEPTIVOS ORALES COMBINADOS RIESGOparte2

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!