Mejoría del Síndrome Premestrual

Capítulo Segundo

Dr. Álvaro Monterrosa Castro, M.D

Todavía no hay datos concluyentes sobre la etiología del síndrome premenstrual, no se conoce con precisión la fisiopatología y no existe explicación específica para la diversidad de eventos que se presentan. El síndrome premenstrual que se instala los 7 a 10 días previos al inicio de la regla se caracteriza por la presencia de síntomas afectivos como: depresión, ataques de ira, irritabilidad, ansiedad, confusión o retraimiento social, y por síntomas somáticos como: mastalgia, tensión mamaria, hinchazón abdominal, cefalea y edema de las extremidades. Para realizar diagnóstico de síndrome premenstrual deben estar presentes al menos una de las manifestaciones afectivas y una de las manifestaciones somáticas. El cuadro cese con el inicio de la menstruación y afecta a un considerable número de mujeres durante la edad fértil. El síndrome premenstrual es menos frecuente entre usuarias de anticonceptivos orales que entre no usuarias [82], aunque no se ha demostrado de forma concluyente que reduzcan la incidencia o la severidad de una patología diferente denominada síndrome disfórico premenstrual [43]. Recientemente se ha publicado un estudio randomizado para comparar el efecto sobre los síntomas premenstruales de una píldora con 30 ug/día de etinilestradiol más 3 mg/día de drospirenona y de otra con 30 ug/día de etinilestradiol más 150 ug/día de levonorgestrel, luego de seis ciclos de tratamiento. Los síntomas fueron medidos usando el Women´s Health Assessment Questionnaire. Al final del estudio las usuarias de la píldora combinada que contenía drospirenona tuvieron menos síntomas premenstruales en todos los parámetros que las que recibieron la píldora combinada de levonorgestrel, por tanto la primera puede ser una importante recomendación para las mujeres susceptibles a las manifestaciones del síndrome premenstrual [116]. Borenstein Et al [115] analizaron 858 cuestionarios de mujeres que utilizaban 30 ug/día de etinilestradiol más 3 mgs/día de drospirenona. La mayoría de las participantes (72%) declaró presentar síndrome premenstrual y la mitad utilizaba diferentes estrategias para aliviarlos. El 35% utilizaba fármacos de venta libre, el 11% diferentes hierbas y el 10% medicamentos de prescripción. Se observó mejoría significativa en la retención hídrica y salina, y en los aspectos afectivos negativos. Tanto la discapacidad vinculada con la actividad diaria como la sensación de bienestar mejoraron desde el inicio del estudio hasta el final del tratamiento. Los datos avalan la efectividad de dicha píldora para reducir la sintomatología del síndrome premenstrual contribuyendo a mejorar la calidad de vida. En su artículo breve de revisión, Oelkers [63] señala que drospirenona tiene efecto favorable sobre el síndrome premenstrual.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DÉJANOS TU COMENTARIO

Please enter your comment!