Criterios de Elegibilidad

Capítulo Segundo

Dr. Álvaro Monterrosa Castro, M.D

En 1995 la Organización Mundial de la Salud definió los criterios de elegibilidad médica, para el inicio y continuación del uso de los diferentes métodos contraceptivos, estableciendo la existencia de cuatro categorías, las cuales son explicitadas en la próxima Tabla. En el año 2004 [17] se ha publicado una actualización de los criterios de elegibilidad.
criterioselegibilidaddelosmetodosparte3 (1)
Desde un punto de vista general, en la clase primera categoría, sin restricciones para el uso de la píldora se encuentran: la edad desde la menarquia a los 40 años, historia previa de hipertensión inducida por el embarazo, ectropión cervical, antecedente de embarazo ectópico o mola hidatiforme o enfermedad benigna de la mama, miomatosis uterina, sangrado menstrual irregular, dismenorrea, enfermedades crónicas como: epilepsia, malaria, tuberculosis y enfermedades tiroideas. En la segunda categoría, cuando los efectos benéficos superan los riesgos, fumadoras menores de 35 años, mujeres sanas mayores de 40 años, obesas, migrañas sin síntomas neurológicos focales, enfermedad de células falciformes, flebitis superficial y lesiones pre-cancerosas del Cuello uterino. En la tercera categoría, los riesgos superan las ventajas: grandes fumadoras menores de 35 años, historia de cáncer de seno o hipertensión arterial lábil, uso de anticonvulsivantes y algunos antibióticos. Para las condiciones incluidas en las clases segunda y tercera la decisión de usar anticonceptivos orales puede ser difícil. Se deben incluir en la consejería el recurso de otros métodos de planificación y si los anticonceptivos son prescritos se debe realizar una cuidadosa vigilancia médica. En la cuarta categoría están las condiciones en las cuales los anticonceptivos orales están contraindicados absolutamente. La primera y obvia contraindicación es la sospecha o evidencia de embarazo. Contraindicación formal al uso de los estrógenos, mujeres grandes fumadoras de más de 20 cigarrillos/día, y sobre todo si son mayores de 35 años, diabéticas, hipertensas, con desórdenes del metabolismo lipídico, enfermedad hepática, cáncer de mamacomprobado o sospechado, sangrado vaginal anormal no diagnosticado. Se deben evitar los anticonceptivos orales combinados en mujeres con migrañas acompañadas de auras complejas o prolongadas. Están contraindicados en quienes padezcan patologías cardiovasculares: cardiopatía reumática, miocardiopatía o arteriopatía coronaria [4], en quienes tengan antecedentes de fenómenos trombo-embólicos, infarto de miocardio, tromboflebitis, accidente cerebro vascular o factores relacionados con ellos como la edad avanzada, el tabaquismo y la hipertensión, anomalías sanguíneas (policitemia o leucemia) o afecciones que predispongan a estos problemas [33]. Aunque existen posiciones encontradas, no se deben utilizar anticonceptivos orales en pacientes lactantes ni en mujeres con antecedentes de cáncer del tracto genital. Cuando en la consulta de consejería anticonceptiva se detecte la presencia de episodios de sangrado genital anormal, debe realizarse un estudio adecuado y alcanzarse un diagnóstico etiológico antes de recomendar la píldora.

El inicio de migraña, exacerbación de migraña preexistente, cefaleas severas e inusualmente frecuentes, disturbios visuales o auditivos agudos, incrementos significativos de la tensión arterial o ictericia, son razones para suspender el uso de los anticonceptivos orales [17,33]. Speroff [7] señala que son contraindicaciones relativas, que requieren la aplicación de un estricto juicio clínico, realizar consentimiento informado y sugerir seguimiento clínico, las siguientes situaciones: (1°) Cefaleas migrañosas, ya que no se ha documentado si las píldoras de bajas dosis en mujeres que presentan cefaleas migrañosas tienen un aumento en el riesgo de accidente vascular cerebral. (2°) La hipertensión arterial adecuadamente controlada con la medicación antihipertensiva, en mujeres menores de 35 años de edad, pudiese considerarse, utilizando anticonceptivos orales de muy bajas dosis o ultra bajas dosis. (3°) Mujer con antecedente de diabetes gestacional, pudiesen recibir anticonceptivos de bajas dosis, realizando control anual de la glicemia en ayunas. (4°) La píldora no provoca la formación de cálculos biliares, pero puede acrecentar las manifestaciones clínicas cuando los cálculos ya existen. Para una mejor apreciación la siguiente Tabla presenta la categorización y algunos comentarios adicionales de los criterios de elegibilidad para el uso de anticonceptivos orales combinados, señalada por la organización mundial de la salud [17].

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!