Trastorno por Déficit de Atención en Niños

Trastorno por Déficit de Atención

Según el Instituto Nacional de la Salud Mental NIMH, el comienzo del Trastorno por Déficit de Atención puede comenzar entre los 3 y 6 años de edad y puede continuar en la adolescencia y adultez. Según estudios, los niños con un 13.2% tienen más probabilidad de presentar el TDA, mientras que las niñas presentan el 5,6%.

Para saber si su hijo presenta el TDA, es necesario el diagnóstico de un médico, no existe una prueba definitiva que ayude con el diagnóstico, el profesional deberá observar al niño, hablar con la familia y maestros; los docentes son claves para ayudar en el diagnóstico, si se distrae con frecuencia en clase, si no presta atención o se comporta mal en el colegio son datos importantes que el médico debe saber.

Aunque no hay cura para el TDA, los niños sí pueden mejorar su comportamiento con tratamiento de medicamento, terapia o combinados.

El Trastorno por Déficit de Atención puede dividirse en tres tipos:

  1. Inatención: problemas para concentrarse, terminar tareas y seguir instrucciones.
  2. Hiperactivo-Impulsivo: siempre en movimiento, interrumpe, habla en exceso.
  3. Combinado: presenta falta de atención con hiperactividad e impulsividad.

Aunque no se sabe con seguridad, el NIMH cuenta que existen varias posibilidades que causan el TDA:

1. Genes, en ocasiones el TDA puede ser heredado
2. Consumir alcohol y fumar durante el embarazo
3. Residuos de plomo que se encuentran en pinturas viejas
4. Algún daño cerebral
5. Aditivos alimentarios como colorantes que pueden empeorar la hiperactividad

Síntomas para Detectar el TDA

Aunque los siguientes, puedan parecer comportamientos normales en los niños, éstos empeoran y ocurren con mayor frecuencia:

  1. Problemas para controlar sus emociones
  2. Niños muy impacientes
  3. Inquietos: corretean mucho, se retuercen, tocan todo lo que ven
  4. Hablar sin parar
  5. Interrumpir a las personas con mucha frecuencia
  6. Decir comentarios inadecuados
  7. Distraerse fácilmente
  8. Olvidar las cosas con frecuencia
  9. Cambiar de actividad rápidamente
  10. No terminar las cosas como las tareas del colegio o los deberes en casa
  11. Presenta dificultad para seguir instrucciones
  12. Fantasean demasiado
  13. Perder con frecuencia juguetes o útiles escolares

Ejercicios para Controlar el TDA

Estos ejercicios ayudan a reducir la impulsividad y la inquietud en el niño, ya que aumentan su atención y capacidad cerebral, por eso son ideales para tratar la desconcentración y el déficit de atención en los niños, especialmente en la época prescolar y primaria:

1. Rompecabezas: mantendrá al niño concentrado, atrae su atención de comienzo a final, además ayudan a mejorar su memoria.

2. Cuentos: la lectura de cuentos es una dinámica importante para mejorar su capacidad de concentración. Leer un cuento por la noche o incluso leer en la mañana es una excelente opción.

3. Laberinto: ayuda a mejorar su concentración y capacidad de mantenerse en una actividad y finalizarla. Al terminarla puedes premiarlo con algún dulce para reforzar su comportamiento positivo.

4. Separar cosas: desarrolla su destreza, salud mental y concentración. Reúne varios objetos de diferentes tamaños, formas y colores, el niño lo que deberá hacer es clasificar esos objetos según lo que tu indiques.

5. Colorear: la idea es que el niño colorea sin dejar espacios en blanco, ideal que sea mínimo dos veces a la semana, aunque se recomienda que sea diario. Es un ejercicio muy sencillo que ayuda al niño a controlar su hiperactividad.

Más Temas de Educación AQUÍ

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!