La Psicología del Color Pinta tu Casa

psicologia del color

Todo ser humano necesita sentirse a gusto en su hogar debido a que podría encontrarse allí durante horas para su descanso y confort.

Desde hacía mucho tiempo, los psicólogos han realizado investigaciones sobre el efecto que generan las combinaciones de colores en nuestra actitud a través de la psicología del color, procurando, generalmente, el bienestar de las personas.

Para pintar la casa se pueden elegir tonos cálidos como el rojo, el amarillo y el naranja, cuya combinación armoniosa generará empatía y convivencia entre quienes habiten allí. Usualmente, estos matices son empleados en restaurantes y demás lugares de comida.

De igual manera, los colores fríos, como el verde o el azul, son buenos acompañantes para sembrar calma. Estas gamas favorecen los entornos en los que se requiere una mayor atención y concentración, como los liceos u oficinas.

La psicología del color recomienda a las parejas pintar su alcoba con toques de durazno y el salmón, derivados del naranja. Estos producen fraternidad y unidad, aparte de estar correspondidos al trabajo en equipo. A su vez, son sugeridos los tonos rosas por su efecto relajante y afianzamiento de las relaciones afectivas.

Con la llegada de los niños al hogar, los distintos tipos de azules son propicios para su habitación. Estimulan la paz, la reflexión y ayudan a aplacar a los más chicos. De igual manera, actúan las coloraciones verdosas por su familiaridad con el crecimiento, la naturaleza y expansión. Ambas gamas de colores, son ideales para favorecer e incentivar la creatividad desde muy temprana edad.

Al entrar en la adolescencia, en su habitación puede prevalecer el azul y jugarse con los tonos morados y violetas que también estimulan la creatividad, especialmente en los jóvenes, así como también proporciona un efecto acogedor para su relajación, meditación y buen dormir.

Para pintar la sala comedor, son recomendables los amarillos y rojos claros, principalmente si se trata de un espacio reducido, por su facultad de brindar estímulo y calidez, tanto a los invitados como a quienes residan en la casa, y generar sensación de profundidad en el lugar.

Fuente: habitissimo

La atmósfera del estudio de la casa, debe proyectar orden, pureza y limpieza. Por ello, lo más adecuado es utilizar blanco con tonos azules. Su combinación es idónea para estimulan el intelecto. No obstante, tener elementos decorativos con colores más llamativos y cálidos, pueden dar como resultado un espacio más acogedor, especialmente si la estadía allí ha de ser prolongada.

En los baños de la casa, se recomienda, de igual manera, jugar con azul y blanco para obtener la sensación de pulcritud antes mencionada. En caso de ser baños designados para miembros en específico, podrían experimentar con varios tonos según las preferencias.

Una óptima decoración, conformada por cuadros, lámparas y cortinas, suministrará el punto final en cada lugar. En este ámbito, se aplica por igual la psicología del color.
Recientemente, especialistas aconsejan detalles hechos de cemento como macetas, jarrones, figuras, y paredes del mismo material en la encimera de la cocina.

El óxido es otra propuesta para los acabados en la decoración general de la habitación, ya sea en adornos o en elementos de la misma construcción.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DÉJANOS TU COMENTARIO

Please enter your comment!