Vitamina D es Vital para el Corazón

Una carencia de vitamina D, que se absorbe sobre todo a través de la exposición directa a la luz del sol, ayuda a aumentar el riesgo de ataques cardiacos y accidentes cerebrovasculares, según encuentra una investigación reciente.

“Hay toda una variedad de estudios que relacionan un aumento en el riesgo cardiovascular con una carencia de vitamina D”, señaló el Dr. James H. O’Keefe, director de cardiología preventiva del Instituto Cardiaco Mid America de Kansas City. “Se relaciona con importantes factores de riesgo como la hipertensión arterial, la diabetes y un endurecimiento del ventrículo izquierdo del corazón y los vasos sanguíneos. La inflamación es realmente importante en la enfermedad cardiaca, y la gente que tienen carencias de vitamina D sufren más inflamación”.

O’Keefe es el autor principal de una revisión de tales estudios que será publicada en la edición del 9 de diciembre de la revista Journal of the American College of Cardiology. Los expertos calculan que hasta la mitad de los adultos y el treinta por ciento de los niños y adolescentes de los EE. UU. presentan carencia de vitamina D, según el informe.

Datos recientes del Estudio cardiaco de Framingham de larga duración indicaron que alguien que tiene niveles de vitamina D inferiores a quince nanogramos por mililitro de sangre tiene el doble de probabilidades de sufrir un ataque cardiaco, accidente cerebrovascular u otro problema cardiovascular en un plazo de dos años que alguien que tenga los veinte nanogramos por mililitro recomendados, afirmaba el informe.

La vitamina D es bien conocida como la “vitamina solar”, porque la piel humana la produce a partir de la exposición a la luz del sol. Apenas diez minutos de exposición a la luz solar entre las 10 a.m. y las 3 p.m. cada día será suficiente para que la mayoría de blancos logren el nivel recomendado, según los expertos. Las personas de piel más oscura necesitarán una exposición un poco más prolongada. Los expertos añaden que los filtros solares pueden también bloquear la producción de vitamina D.

Sin embargo, la gente debe equilibrar los riesgos y beneficios de la exposición al sol. “Un poco de sol es bueno, pero el uso de filtros solares para proteger del cáncer de piel es importante si se expone intensamente a más de quince a treinta minutos de luz solar”, señaló O’Keefe.

Apuntó que algunos alimentos son ricos en vitamina D. “El salmón y otros pescados de aguas profundas son buenos”, aseguró O’Keefe. “También la leche, que se complementa con vitamina D. Pero habría que beber de diez a veinte vasos de leche al día para obtener la ingesta recomendada”.

La ingesta recomendada de vitamina D es de 200 unidades internacionales hasta los 50, 400 unidades entre los 50 y los 70, y 600 unidades al día a partir de los 70 años de edad.

O’Keefe señaló que una manera de alcanzar ese nivel es tomarse un complemento. “Hay evidencia contundente de que complementar con vitamina D mejora la salud”.

“Se trata de un informe importante”, aseguró Robert U. Simpson, profesor de farmacología de la Universidad de Michigan, cuyo grupo fue el primero en identificar receptores de vitamina D en las células cardiacas. “Ayudará a los interesados en la enfermedad cardiovascular a comprender más sobre el sistema de vitamina D”.

La vitamina D no es tan solo otra vitamina, subrayó Simpson. “Es un precursor de una hormona, y esta prehormona es responsable de preparar el camino para un regulador muy importante de los procesos cardiovasculares”, explicó.

Simpson añadió que los complementos son una manera aceptable de ingerir suficiente vitamina D. “Los alimentos no son realmente una opción”, apuntó Simpson. “No se obtiene suficiente vitamina D con lo que usualmente comemos. Los complementos son mi opción favorita, aunque me pongo al sol cuando sale aquí en Ann Arbor”.

HealthDay

DÉJANOS TU COMENTARIO

DÉJANOS TU COMENTARIO

Please enter your comment!