Variantes Genéticas relacionadas con el Cáncer de Pulmón

Los científicos han identificado un área del cromosoma 15 que tiene tres genes receptores de nicotina que parecen incrementar el riesgo de cáncer de pulmón.

Este hallazgo ofrece aún más evidencia de que el cáncer de pulmón se relaciona con la genética y no sólo con el tabaquismo. Sin embargo, ya sea que estas variantes genéticas representan un riesgo directo de cáncer de pulmón y mayor susceptibilidad al tabaquismo no está claro, según dos estudios publicados en la edición del 3 de abril de Nature y uno publicado en la edición en línea del 2 de abril de Nature Genetics.

En el primer estudio, los investigadores muestran una relación entre variantes genéticas que incrementan la afinidad de una persona por el tabaquismo y el riesgo de cáncer de pulmón.

“Comenzamos examinando el impacto de las variantes genéticas sobre el comportamiento del tabaquismo”, aseguró el martes durante una teleconferencia sobre la investigación el Dr. Kari Stefansson, presidente de deCODE Genetics Inc.

En el estudio, Stefansson examinó a 14,000 fumadores y halló genes receptores de nicotina que afectan cuánto se fuma. Estos genes parecen influir sobre la cantidad de cigarrillos fumados, así como sobre la dependencia del tabaquismo.

“Además, hallamos que una variante genética que causa la dependencia a la nicotina también causa un riesgo bastante sustancial de cáncer de pulmón y enfermedad arterial periférica”, aseguró Stefansson. “Entonces, las personas que han heredado esta variante de uno de los padres tienen un riesgo 30 por ciento mayor de desarrollar cáncer de pulmón”.

Esta variante es común en cerca del 40 por ciento de la población, señaló Stefansson. “Para quienes han heredado la variante de ambos padres, el riesgo de desarrollar cáncer de pulmón es 70 por ciento superior que el de quienes no han heredado la variante”, anotó.

En otro estudio, dirigido por Paul Brennan, de la Agencia internacional de investigación oncológica de Lyon, Francia, los investigadores examinaron a 11,000, de las cuales unos 4,500 tenían cáncer.

“Las variaciones en la región del cromosoma 15 fueron más comunes en los casos de cáncer de pulmón que los controles, muy por encima de lo que hubiéramos esperado por casualidad”, aseguró Brennan durante la teleconferencia. “Hubo un aumento cercano al 30 por ciento en el riesgo de cáncer de pulmón para quienes tenían una variante y de cerca de 80 por ciento para los que tenían dos variantes”.

Estas variantes se encuentran en genes que afectan la adicción a la nicotina, aunque también tienen que ver con el aumento de la cantidad de células, que puede aumentar la probabilidad de desarrollar un tumor”, señaló Brennan.

Aunque la relación entre la adicción a la nicotina, mayor tabaquismo y cáncer de pulmón parecía una explicación probable, el equipo de Brennan rechazó esa hipótesis. “Tendimos a concluir que la relación no se debía principalmente a la adicción al tabaco”, dijo.

El equipo de Brennan halló que la cantidad que fumaba alguien o por cuánto tiempo lo hacía no tenía efectos sobre el riesgo de cáncer de pulmón. Además, se hallaron variantes genéticas entre la gente que nunca había fumado.

Los investigadores también examinaron a las personas que tenían otras enfermedades relacionadas con el tabaquismo, pero no pudieron encontrar una relación entre una variante genética y estas enfermedades, apuntó Brennan. “Estas variantes genéticas parecen ser específicas del cáncer de pulmón y no de otras enfermedades relacionadas intensamente con el tabaco”, dijo.

En otro estudio más, que aparece en Nature Genetics, el Dr. Christopher Amos del Centro oncológico M.D. Anderson de Houston y sus colegas analizaron a cerca de 3,000 pacientes de cáncer de pulmón que habían sido fumadores.

Al igual que con otros estudios, Amos aseguró que su grupo también halló un aumento de 30 por ciento en el riesgo de cáncer de pulmón entre las personas que tenían una variante y cerca de un aumento de 80 por ciento en el riesgo entre el 10 por ciento de la población que tenía dos copias de la variante.

“Lo sobresaliente de nuestros estudios es lo similares que son los resultados respecto al riesgo de cáncer de pulmón”; aseguró Amos durante la teleconferencia.

El equipo de Amos sí halló una relación entre estas variantes genéticas y el comportamiento de tabaquismo. “Sin embargo, la relación es mucho mayor con el riesgo de cáncer de pulmón que con el tabaquismo”, advirtió Amos. “Realmente parece ser un factor de riesgo independiente de cáncer de pulmón esta región cromosómica”.

Un experto considera que estos resultados por sí mismos no pueden determinar si el mayor riesgo de cáncer de pulmón relacionado con las variantes genéticas sobre el cromosoma 15 se debe al tabaquismo o a alguna otra causa.

“Debido a que el efecto del tabaquismo tiene un efecto ambiental bastante poderoso sobre el cáncer de pulmón, no podemos decir con certeza si esta relación en esa parte del genoma se relaciona directamente con el tabaquismo, con el proceso de cáncer mismo o si es una interacción entre ambos”, señaló el Dr. Stephen J. Chanock, jefe del Laboratorio de genómica traslacional del National Cancer Institute de los EE.UU. y coautor de un editorial acompañante en Nature.

Chanock considera que el mayor riesgo de cáncer de pulmón es causado por la interacción entre el tabaquismo y la función de las variantes sobre el cáncer.

“Esta región está contribuyendo al comportamiento de tabaquismo y también podría contribuir al proceso que lleva erróneamente a las células a desarrollar cáncer, particularmente en los pulmones” agregó Chanock. “La pregunta es qué impulsa más, el cáncer de pulmón o el tabaquismo”.

HealthDay

DÉJANOS TU COMENTARIO

DÉJANOS TU COMENTARIO

Please enter your comment!