Uno de cada cuatro hombres mayores de treinta tiene la testosterona baja

Uno de cada cuatro hombres mayores de treinta tiene la testosterona baja

A medida que los hombres envejecen, son más propensos a experimentar síntomas como falta de deseo sexual y disfunción eréctil como resultado de niveles bajos de testosterona, explican los investigadores.

La testosterona baja se define como 300 ng/dL (nanogramos por decilitro) de testosterona total y menos de 5 ng/dL de testosterona libre. La testosterona libre es la cantidad de la hormona no vinculada a otras proteínas.

La testosterona baja puede indicar deficiencia de andrógenos si está acompañada por una falta de deseo sexual, disfunción eréctil, osteoporosis o fractura, y dos o más de los siguientes síntomas: trastornos del sueño, depresión, apatía o disminución en el rendimiento físico.

“Los niveles bajos de testosterona afectan muchos aspectos de la fisiología masculina”, afirmó en una declaración preparada el Dr. Andre B. Araujo, autor principal del estudio y científico investigador de los Institutos de investigación de Nueva Inglaterra en Watertown, Massachusetts. “Esto es particularmente significativo debido a que el continuo envejecimiento de la población masculina de los EE.UU. probablemente cause que la cantidad de hombres que sufren de deficiencia de andrógenos aumente de manera apreciable”.

Los científicos del Instituto de investigación de Nueva Inglaterra analizaron datos de casi 1,500 hombres inscritos en la Encuesta de salud comunitaria del área de Boston. La encuesta da seguimiento a las personas de 30 a 79 años y compila datos sobre factores como la testosterona, los síntomas de deficiencia hormonal y los medicamentos que podrían afectar los niveles de hormonas sexuales.

Cerca del 24 por ciento de los hombres encuestados tenía testosterona total baja y el 11 por ciento tenía niveles bajos de testosterona libre. Muchos de los hombres no tenían síntomas relacionados con su testosterona baja.

Alrededor del 5.6 por ciento de los hombres de este estudio sufrían de deficiencia de andrógenos sintomática. Los hombres mayores eran especialmente susceptibles, más del 18 por ciento de los hombres mayores de 70 cumplía con los criterios de esta deficiencia.

Según estos resultados, los investigadores predicen que para 2025 podría haber hasta 6.5 millones de estadounidenses entre los 30 y 79 años de edad que tengan deficiencia de andrógenos sintomática, un aumento del 38 por ciento respecto a las estimaciones poblacionales de 2000.

“Este estudio no evalúa si los hombres que tienen deficiencia de andrógenos sintomática son buenos candidatos para la terapia de testosterona”, señaló Araujo. “Se necesitarían ensayos bien diseñados, aleatorios y controlados por placebo para abordar los riesgos y beneficios de la terapia de testosterona”.

El estudio está disponible en línea y aparecerá en la edición de noviembre del Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism.

HealthDay