Un Hijo Autista no conlleva Divorcio

Hijo Autista no conlleva Divorcio

Ha sido una opinión convencional en la comunidad de autismo durante años: para los padres de un hijo autista, el estrés es tan abrumador que supuestamente se enfrentan a un 80 por ciento de probabilidades de divorciarse.

Sin embargo, un estudio reciente señala que no es así. De hecho, los padres de hijos autistas no son más propensos a separarse que otros padres.

“Nuestro deseo es llevar esta información a las familias, para que puedan sentir más esperanza sobre sus propias relaciones familiares cuando se enteran de que tienen un hijo autista”, apuntó Brian Freedman, investigador sobre el autismo y autor principal del estudio.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. calculan que uno de cada diez niños sufre de autismo, el 80 por ciento de sexo masculino.

Los índices de autismo han estado en aumento durante años. Sin embargo, no está claro si se debe a que en realidad la enfermedad afecta a más niños o porque las personas que hacen el diagnóstico saben más sobre el autismo.

Freedman apuntó que ha hablado con varias familias que han oído sobre la cifra de divorcio de 80 por ciento. “Es casi como si recibieran un diagnóstico de autismo, y casi de inmediato un diagnóstico de divorcio”, lamentó. “Les preocupa bastante”.

Geraldine Dawson, directora científica de la organización de defensoría Autism Speaks, dijo que también ella ha oído sobre la estadística del 80 por ciento, que “había sido parte de la tradición clínica”.

Las familias que tienen hijos autistas sufren de mayores niveles de estrés, comentó, incluso cuando se les compara con familias que tienen hijos que sufren de otras afecciones crónicas.

Pero, ¿es precisa la cifra de 80 por ciento? Freedman, que apuntó que no había podido encontrar una fuente de la estadística, trabajó con sus colegas para averiguar si era verdad.

Los investigadores utilizaron datos de una encuesta nacional de 2007 que incluyó información sobre 77,911 niños estadounidenses entre los 3 y los 17 años de edad.

Los investigadores encontraron que los niños que sufrían de trastornos del espectro autista tenían casi las mismas probabilidades de vivir con sus dos padres casados. Alrededor del 64 por ciento de ellos vivían en tal situación, frente al 65 por ciento de los niños que no eran autistas.

Se esperaba que los hallazgos fueran presentados el miércoles en la Reunión Internacional para la Investigación del Autismo en Filadelfia.

“Las familias son resistentes, y pueden encontrar formas y recursos dentro de sí mismas para permanecer juntas, mucho más de lo que se creía”, aseguró Freedman, director clínico del Centro de Autismo y Trastornos Relacionados del Instituto Kennedy Krieger, en Baltimore.

Dawson señaló que la carga para las familias de un niño autista puede ser tremenda, a medida que se enfrentan a problemas conductuales como agresión, irritabilidad y rabietas. También puede haber una importante dificultad financiera, y algunas familias tienen problemas para obtener una atención adecuada para sus niños.

Pero los hallazgos del estudio, aseguró, sugieren que “a pesar de todo eso, las familias permanecen intactas, y los matrimonios no se desmoronan”.

FUENTES: Brian Freedman, Ph.D., clinical director, Center for Autism and Related Disorders, Kennedy Krieger Institute, Baltimore; Geraldine Dawson, Ph.D., chief science officer, Autism Speaks, New York City; May 19, 2010, presentation, International Meeting for Autism Research, Philadelphia

HealthDay

DÉJANOS TU COMENTARIO

DÉJANOS TU COMENTARIO

Please enter your comment!