Tratamiento para la Enfermedad de Crohn

Enfermedad Crohn

Una terapia combinada de dos fármacos que controlan un sistema inmunitario rebelde proporcionaron el mayor alivio nunca visto para la enfermedad de Crohn, un trastorno en que el organismo ataca por error su propio tejido intestinal.

El nuevo hallazgo promete la oportunidad de cambiar el tratamiento actual de la enfermedad de Crohn, afirmó el Dr. William J. Sandborn, líder del estudio y vicepresidente de gastroenterología y hepatología de la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota.

Los resultados aparecen en la edición del 15 de abril de la New England Journal of Medicine.

Ahora, los médicos inician el tratamiento de la enfermedad de Crohn con esteroides, apuntó Sandborn. Si los esteroides no proveen alivio del dolor abdominal, náuseas, fiebre, pérdida de peso, diarrea y otros síntomas de la afección, el próximo paso es utilizar azatioprina, que reduce la actividad del sistema inmunitario en general. Los biológicos se prueban sólo si eso falla. Son tratamientos más recientes que incluyen anticuerpos monoclonales como el infliximab (Remicade). Estos medicamentos se dirigen a una parte específica del sistema inmunitario.

El ensayo mostró que la etapa en que se usa azatioprina sola se puede obviar. “Este estudio sugiere que la terapia que sigue a los esteroides debe incluir un biológico”, añadió Sandborn.

La terapia con azatioprina e infliximab parece ser la mejor opción para el tratamiento si los esteroides no resultan eficaces, afirmó Sandborn.

“Lo que este ensayo demuestra es que la estrategia más eficaz es la terapia combinada”, comentó.

Los resultados alterarán el tratamiento de la enfermedad de Crohn hasta cierto punto, apuntó el Dr. Jeffrey A. Katz, vocero de la Crohn’s and Colitis Foundation of America, pero mayormente “realmente confirma lo que otros estudios sugieren y lo que resulta clínicamente evidente, que la terapia combinada es mejor que el tratamiento con azatioprina sola”.

“Me hará inclinarme hacia el uso de la terapia combinada un poco más que antes”, dijo Katz, profesor asociado de medicina de la Facultad de medicina de la Universidad de Case Western Reserve, en Cleveland.

El ensayo internacional incluyó a 508 pacientes de enfermedad de Crohn que nunca habían sido tratados con fármacos de supresión inmunitaria. Un tercio recibió infliximab solo, un tercio recibió azatioprina sola, y un tercio fue tratado con ambos medicamentos. El ensayo fue financiado por Centocor Ortho Biotech, que comercializa infliximab, y Schering-Plough.

Tras 26 semanas, 56.8 por ciento de los que recibían la terapia combinada habían alcanzado una remisión completa de los síntomas, frente a 44.4 por ciento de los que recibían sólo infliximab y 30 por ciento de los que recibían sólo azatioprina.

El problema más preocupante con los fármacos que reprimen la actividad del sistema inmunitario es la infección grave. Dicho problema se presentó en 3.9 por ciento de las personas que usaron terapia combinada, 4.9 por ciento de las del grupo de infliximab, y 5.6 por ciento de las del grupo de azatioprina, una diferencia que no tuvo significación estadística, señaló Sandborn.

Y dado que la terapia combinada es más eficaz, ayuda a prevenir las infecciones que resultan de la ulceración de la pared intestinal provocada por la enfermedad de Crohn, añadió.

El temor de los efectos secundarios como las infecciones graves ha disuadido del uso de la terapia combinada, dijo Katz.

Y aunque el estudio “responde a nuestra pregunta en un grupo de pacientes selectos”, no resuelve por completo el tema de la seguridad, advirtió el Dr. Simon Lichtiger, profesor asociado de gastroenterología del Centro Médico Mount Sinai en la ciudad de Nueva York.

“Los datos de seguridad no se conocen del todo, y no se conocerán durante un año”, dijo Lichtiger. “Aún no está claro si las ventajas de la terapia exceden la posibilidad de toxicidad a largo plazo”.

La enfermedad de Crohn es una de las dos formas importantes de la enfermedad intestinal inflamatoria, cuyas causas subyacentes no están claras. La otra forma es la colitis ulcerativa. Se calcula que un millón de estadounidenses sufren de enfermedad intestinal inflamatoria.

Un estudio parecido se está llevando a cabo con personas que sufren de colitis ulcerativa, dijo Sandborn. No habrá resultados disponibles “hasta dentro de uno o dos años”, anotó.

FUENTES: William J. Sandborn M.D., chair, gastroenterology and hepatology, Mayo Clinic, Rochester, Minn.; Jeffrey A. Katz, M.D., spokesman, Crohn’s and Colitis Foundation of America; Simon Lichtiger, M.D., associate professor, gastroenterology, Mount Sinai Medical Center, New York City; April 15, 2010, New England Journal of Medicine

HealthDay

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!