Sufrimiento por la Insuficiencia Cardiaca

La insuficiencia cardiaca es un duro golpe para el bienestar psicológico que puede ser tan fuerte como el del cáncer, según encuentra un estudio reciente.

De hecho, las personas del estudio que presentaban los grados más graves de insuficiencia cardiaca, la incapacidad para suministrarle sangre portadora de oxígeno al organismo, tenían medidas de gravedad de los síntomas, depresión y pérdida de bienestar individual que se observan en personas que tienen cáncer, informó el viernes en una reunión de la American Heart Association en Baltimore el Dr. David Bekelman, profesor asistente de medicina del Centro de ciencias de la salud de Denver de la Universidad de Colorado.

Bekelman señaló que, con frecuencia, la atención paliativa, que tiene por objetivo mejorar la calidad de vida a medida que se acerca la muerte, se ofrece a las personas que tienen cáncer avanzado. “Deberíamos considerar ofrecer la a las personas que tienen insuficiencia cardiaca”, anotó.

El estudio comparó a 60 personas que tenían insuficiencia cardiaca suficientemente grave para causar síntomas pero no hospitalización con 30 personas que tenían cáncer avanzado de los pulmones o el páncreas.

“Observamos los síntomas físicos, cosas como fatiga, debilidad y dolor”, dijo Bekelman. “Una segunda medida fue la depresión y una tercera el bienestar espiritual”.

Los pacientes de insuficiencia cardiaca y cáncer informaron sobre cantidades similares de síntomas físicos. Las puntuaciones de depresión en una prueba estándar fueron ligeramente superiores en la insuficiencia cardiaca que en el cáncer, de 3.9 frente a 3.2.

“La medida de bienestar espiritual que usamos fue evaluar dos dominios, una sensación de significado y paz y una sensación de fe”, dijo Bekelman. Las personas que tenían insuficiencia cardiaca puntuaron más bajo que las que tenían cáncer.

Cuando se vio por separado a las personas que tenían las formas más graves de insuficiencia cardiaca, sus puntuaciones en las tres medidas eran peores que para las personas que tenían cáncer más avanzado.

La supervivencia con insuficiencia cardiaca suficientemente grave para enviar a alguien a un hospital es comparable con la del cáncer avanzado, y la muerte tiene 1.6 años después de la hospitalización en promedio.

“Somos muy buenos en tratar la parte física de la insuficiencia cardiaca”, afirmó Bekelman. “Pero la gente sufre de otras maneras que también deberían recibir atención. Es importante que se la ofrezcamos”.

La carga de la insuficiencia cardiaca es bien conocida por los médicos, pero “las personas no profesionales no la reconocen”, dijo el Dr. Gerald L. DeVaughn, profesor clínico asociado de medicina en la Universidad de Drexel en Filadelfia.

“Si a la gente se le da la opción de insuficiencia cardiaca o cáncer, tal vez piense que la insuficiencia cardiaca es mejor”, especuló “Pero la insuficiencia cardiaca es bastante letal. Muchos cánceres tiene mejores pronósticos”.

Los cuidadores de personas que tienen insuficiencia cardiaca deben tomar sus efectos en cuenta, aconsejó DeVaughn.

Síntomas como sequedad de la boca, estreñimiento y falta de aire pueden mejorarse con gestión médica, dijo, mientras que la depresión se puede tratar con medicamentos y consejería.

“Si mencionan que la espiritualidad es importante en sus vidas, deberíamos tratar de que vean a alguien en esa área, como un capellán”, enfatizó Bekelman.

Los métodos utilizados para mejorar el bienestar espiritual en el cáncer, como la psicoterapia, también deben ser considerados para la insuficiencia cardiaca, dijo.

“La gente que tiene cáncer recibe todo tipo de servicios de respaldo, pero no pasa así con las personas que tienen insuficiencia cardiaca”, señaló Bekelman.

HealthDay

DÉJANOS TU COMENTARIO

DÉJANOS TU COMENTARIO

Please enter your comment!