Sencillo Procedimiento mejora la Fertilidad Masculina

Un procedimiento sencillo y mínimamente invasivo puede tratar una causa común de la infertilidad masculina y mejorar las probabilidades de una pareja de tener un bebé, según un estudio reciente.

La afección, llamada varicocele, es una red de vasos sanguíneos enredados en el escroto que evita la circulación normal de sangre a través de las venas de los testículos. En la mayoría de los casos, un procedimiento radiológico mínimamente invasivo llamado embolización puede corregir el problema.

“Usando la embolización del varicoceles pudimos mejorar los factores relacionados a la infertilidad, sobre todo la cantidad y motilidad de los espermatozoides”, afirmó el investigador principal, el Dr. Sebastian Flacke, profesor asociado de radiología en la Facultad de medicina de la Universidad de Tufts en Boston.

En la embolización, se inserta un pequeño catéter en la ingle y, usando rayos X para guiarse, se coloca en el varicocele. Una vez se coloca el catéter, también se insertan una minúscula espiral de platino y apenas unos mililitros de un agente para asegurar que la vena gonadal se cierre.

Como el procedimiento mínimamente invasivo tiene un tiempo de recuperación muy corto, la mayoría de pacientes son dados de alta al día siguiente.

Flacke señaló que el varicocele es muy común. De hecho, alrededor del veinte por ciento de todos los hombres lo tienen. No todos causan infertilidad ni tienen que ser tratados, apuntó. Por lo general, el problema se trata si causar dolor, encogimiento o problemas de fertilidad.

“Si alguien se enfrenta a infertilidad y tiene varicoceles, debe tratarlo”, aconsejó Flacke. Añadió que al mejorar la cantidad de espermatozoides, el tratamiento podría también ser valioso en situaciones en que la mujer tiene problemas para concebir.

“La mayoría de veces, la infertilidad está tanto en el hombre como en la mujer”, aseguró Flacke. “Con demasiada frecuencia la mujer es tratada primero si hay un problema, y se descuida al hombre. Creo que se podría mejorar el rendimiento de los espermatozoides si hay varicocele y se trata”.

Flacke apuntó que el índice de éxito del tratamiento es muy alto. Más del 95 por ciento de las veces el procedimiento corrige el problema.

El informe aparece en la edición de agosto de la revista Radiology.

Para el estudio, el equipo de Flacke recolectó datos sobre 223 hombres infértiles con al menos una vena varicosa. Todos los hombres tenían parejas sanas con quien deseaban tener un bebé.

El grupo de Flacke usó la embolización para aliviar con éxito 226 de las 228 venas varicosas de los hombres. Tres meses tras el procedimiento, los investigadores analizaron los espermatozoides de 173 pacientes. El análisis mostró que en promedio la motilidad y el conteo de los espermatozoides habían mejorado significativamente.

Tras seis meses, 45 parejas (26 por ciento) reportó un embarazo. “Ese es un número muy alto para un procedimiento sencillo”, enfatizó Flacke.

El Dr. Hossein Sadeghi-Nejad, experto en infertilidad, profesor asociado de urología en la Escuela de medicina de Nueva Jersey de la UMDNJ y del Centro médico de la Universidad de Hackensack, opina que este procedimiento puede ser útil aunque no sea el preferido.

Sadeghi-Nejad señaló que, por regla, el tratamiento de la infertilidad comienza con la mujer. “El hecho es que el factor masculino es responsable por la infertilidad en alrededor de la mitad de los casos”, apuntó. “Los varicoceles son un ejemplo del factor masculino que puede afectar la infertilidad”.

Sadeghi-Nejad apuntó que si se trata el varicocele de manera apropiada, se mejora la cantidad de espermatozoides y el índice de embarazos.

Sin embargo, la embolización tiene desventajas, añadió Sadeghi-Nejad. Éstos incluyen una marcada curva de aprendizaje para acostumbrarse a realizar el procedimiento y el peligro de radiación prolongada o mal dirigida, sobre todo si hay varicoceles a ambos lados del escroto.

“Recomiendo, en manos experimentadas, una varicocelectomía microquirúrgica, que es una operación muy rápida que requiere un tiempo sin trabajar mínimo”, señaló Sadeghi-Nejad. “El paciente vuelve a trabajar en dos o tres días”.

HealthDay

DÉJANOS TU COMENTARIO

DÉJANOS TU COMENTARIO

Please enter your comment!