Pruebas Mentales detectan el Riesgo de Alzheimer

Un nuevo cuestionario podría ayudar tanto a diagnosticar a adultos mayores que se enfrentan a la demencia como también en identificar a los que necesitan ayuda con la vida diaria.

El instrumento de Cognición Cotidiana consiste de 39 preguntas a ser respondidas por personas que conocen al paciente bien.

“Ha habido una serie de estudios que muestran que la gente que tiene impedimento cognitivo leve que padecen problemas funcionales además de tener un rendimiento bajo en las pruebas neuropsicológicas son más propensas a progresar en el futuro cercano”, afirmó la autora del estudio Sarah Tomaszewski Farias, profesora asistente de neurología en el Centro médico de la Universidad de California, en Sacramento. “Una de nuestras esperanzas es que este instrumento podrá ayudar a identificar muy precozmente a la gente que tiene mayor riesgo de desarrollar enfermedad de Alzheimer”.

Eso ayudaría tanto a pacientes como a los familiares a prepararse para lo que les espera e identificar a los que necesitar ser monitorizados más de cerca.

Además, señaló Farias, la prueba ayudaría a identificar “la gente que tiene problemas [funcionales] así que ahora sabemos quién necesita ayuda y quién no”.

“Lo bueno de esto es que está diseñado para detectar los problemas de memoria muy iniciales, y es una encuesta totalmente basada en los cuidadores”, afirmó el Dr. Scott Turner, próximo director del Programa de trastornos de la memoria en el Centro médico de la Universidad de Georgetown, en Washington, D.C. “Es algo que el cuidador puede completar, mientras el médico evalúa al paciente. Podría usarse para evaluación, para diagnóstico y para desarrollo de fármacos, si se quiere buscar alguna prueba de que un medicamento está teniendo cierto efecto, así que tiene muchos usos potenciales”.

“Querían algo que pudieran usar para preguntar a un familiar sobre el funcionamiento cotidiano del paciente potencial para ver si era sensible al detectar las probabilidades de demencia de manera precoz” de Nueva York.

Los hallazgos fueron publicados en la edición de julio de la revista Neuropsychology.

Las pruebas neuropsicológicas existentes tienden a ser muy abstractas. Durante los últimos 40 años, estas pruebas han evaluado dos categorías: las llamadas actividades básicas (como el aseo personal, alimentarse, vestirse), que se ven afectadas en las etapas avanzadas de la demencia, y las actividades “instrumentales” de la vida cotidiana (como manejar los medicamentos, las finanzas, cocinar, conducir).

“Me interesaba comprender cómo nuestras pruebas neuropsicológicas se traducen a los problemas cotidianos, cómo nuestras pruebas cognitivas… se traducen a los problemas cotidianos que una persona experimenta y que preocupan a un cuidador”, explicó Farias.

Farias y sus colegas dividieron el funcionamiento cotidiano en siete “dominios” cognitivos: memoria, lenguaje, conocimiento semántico o factual, capacidades visuales y espaciales, planificación, organización y atención dividida.

Una lista original de 138 ítems eventualmente se redujo a 39, y fue entonces probada en 576 adultos mayores. 174 de ellos eran cognitivamente normales, 126 tenían impedimentos cognitivos leves (ICL), y 276 habían sido diagnosticados con demencia.

Los “informantes” (gente que había conocido al paciente durante un promedio de casi 45 años) proveyeron detalles de si el paciente podía recordar artículos de compras sin una lista, leer un mapa, balancear una chequera, y cocinar o trabajar y hablar al mismo tiempo.

El instrumento no solo confirmó los diagnósticos establecidos, sino que también pudo distinguir entre la gente con ICL y lo que tenían demencia completa, lo que significa que pudo detectar diferencias sutiles de función.

Los resultados no fueron muy influenciados por la profesión y los niveles de educación, como las pruebas existentes.

“Este es realmente el primer paso en el desarrollo del instrumento”, apuntó Farias. “Lo que realmente nos interesa es dar seguimiento a la gente con el tiempo para comprender mejor las señales tempranas del trastorno funcional”.

HealthDay