Prueba de Orina podría predecir el Cáncer de Próstata

Investigadores de la Universidad de Michigan informan que una sencilla prueba de orina identifica moléculas pequeñas conocidas como metabolitos que se relacionan con el cáncer de próstata y que algún día podría ser capaz de identificar a los hombres que tienen una forma agresiva de avance rápido de la enfermedad.

Aseguran que una prueba de este tipo podría ayudar a identificar a los que necesitan tratamiento agresivo y algún día podría conducir al desarrollo de terapias nuevas.

“Hay metabolitos que podrían ser útiles para predecir la agresividad del cáncer de próstata”, señaló el Dr. Arul Chinnaiyan, investigador líder, director del Centro de patología traslacional de Michigan y profesor de patología y urología.

“Los metabolitos, similares a los genes y a las proteínas, también se deberían medir para comprender el cáncer”, dijo. “No se han apreciado lo suficiente en comparación con otros genes que se perfilan para el cáncer. Este método podría extenderse a otros tipos de cáncer”.

Sin embargo, antes de que una prueba de orina con metabolitos pueda convertirse en un estándar en la práctica médica, tendría que ser probado en animales y luego en personas por medio de ensayos clínicos, aseguró Chinnaiyan.

Se esperaba que los hallazgos fueran publicados en la edición del 12 de febrero de la revista Nature.

Para el estudio, el grupo de Chinnaiyan analizó 1,126 metabolitos de 262 muestras de tejido, sangre y orina tomadas de hombres que tenían cáncer de próstata en etapa inicial, avanzada o metastásica. A partir de estas muestras, los investigadores identificaron diez metabolitos que aparecieron frecuentemente en el cáncer de próstata, especialmente en el avanzado.

Los investigadores hallaron que uno de los diez metabolitos, llamado sarcosina, fue el que más indicó la presencia de cáncer de próstata avanzado. Los investigadores hallaron que los niveles de sarscosina estaban en el 79 por ciento de las muestras de los hombres que tenían cáncer metastásico (que se había propagado) y en el 42 por ciento de las muestras de hombres en las primeras etapas de la enfermedad.

Los investigadores anotaron que no se hallaron indicios de sarcosina en las muestras de hombres que no tuvieron cáncer de próstata.

Según el informe, la sarcosina fue un mejor indicador de cáncer de próstata avanzado que el marcador actual de la enfermedad, el antígeno prostático específico (APE).

Además, la participación de la sarscosina en la invasión del cáncer sugiere que bloquearla podría ser un blanco para el desarrollo de un medicamento en el futuro, agregó Chinnaiyan.

Aún así, Chinnaiyan anotó que los hallazgos son preliminares y pasarán años antes de que una prueba o tratamiento basados en metabolitos estén disponibles. Idealmente, dijo, los investigadores desearían hallar otros metabolitos relacionados con el cáncer de próstata que ayudarían a predecir el curso de la enfermedad con mucha mayor precisión.

A más de 186,000 personas en los Estados Unidos se les diagnosticará cáncer de próstata este año y cerca de 29,000 morirán por causa de la enfermedad, de acuerdo con la Sociedad Estadounidense del Cáncer.

Michael M. Shen, profesor de medicina, genética y desarrollo del Colegio de médicos y cirujanos de la Universidad de Columbia en la ciudad de Nueva York y coautor de un artículo acompañante en la revista, aseguró que el informe fomenta el uso de metabolitos en la comprensión del cáncer.

“La esperanza es que este método finalmente logre una aplicación clínica”, aseguró Shen. “Por ejemplo, se podría evaluar la orina de los hombres y no solo diagnosticar el cáncer de próstata sino tener información que sería útil para el pronóstico del cáncer”.

Sin embargo, falta mucho para lograr ese objetivo, dijo. “La importancia del artículo es que hay una metodología nueva que no se había buscado extensivamente antes que, en combinación con los métodos existentes, podría arrojar avances en el diagnóstico y el pronóstico del cáncer”, dijo.

La Dra. Margaret K. Offermann, subvicepresidenta nacional de investigación de la Sociedad Estadounidense del Cáncer, recalcó que hacen falta estudios para determinar si el método podría usarse en pacientes.

“Esta no es una prueba perfecta”, señaló Offerman. “No predice perfectamente si alguien va a tener cáncer de próstata y cuándo va a hacer de las suyas el cáncer, pero podría ayudar combinada con el APS”, dijo.

Además, podría ser un nuevo blanco de tratamiento, dijo. “Potencialmente, bloquear la formación de sarcosina o los compuestos relacionados podría ayudar en realidad con el tratamiento”, explicó.

HealthDay

DÉJANOS TU COMENTARIO

DÉJANOS TU COMENTARIO

Please enter your comment!