Píldora Anticoagulante Funciona Bien en Ensayos

Médicos informan que un nuevo medicamento anticoagulante podría ser una de las alternativas buscadas desde hace tiempo para los anticoagulantes utilizados comúnmente ha logrado buenos resultados en pacientes de reemplazo de cadera y de rodilla.

El medicamento, rivaroxaban, fue más efectivo para reducir coágulos potencialmente fatales sin aumento en los efectos secundarios, según estudios de tres equipos de investigación que informan esta semana en la New England Journal of Medicine y en The Lancet.

“Fue superior a la heparina, de bajo peso molecular, una de las modalidades de profilaxis más comunes en los EE. UU.”, señaló el Dr. William Geerts, profesor de medicina de la Universidad de Toronto y miembro de un equipo que examinó el rivaroxaban luego de la cirugía de reemplazo de cadera.

En este caso, la profilaxis implica prevención de coágulos. La heparina se usa comúnmente en los hospitales porque es más fácil de manejar que Coumadin (warfarina), que exige pruebas de sangre frecuentes para control estrecho. El nuevo medicamento, rivaroxaban, es una pastilla que se puede tragar fácilmente y no exige monitorización constante.

En un ensayo internacional de 4,541 personas que se sometieron a cirugía de cadera, el 1.1 por ciento de los que recibieron rivaroxaban sufrieron problemas como obstrucción de venas profundas o embolia pulmonar, en comparación con el 3.7 por ciento de los que recibieron enoxaparina, una forma ampliamente utilizada de heparina. La incidencia de sangrado de consideración fue similar en ambos grupos, seis de los 2,209 de rivaroxaban y dos de los 2,224 de enoxaparina.

En el estudio de reemplazo de rodilla, en el que participaron 2,541 pacientes, el 9.6 por ciento de los que recibieron rivaroxaban experimentaron problemas como trombosis venosa profunda, en comparación con el 18.9 por ciento de los que recibieron enoxaparina.

El primer estudio, realizado en Inglaterra, le dio seguimiento a 2,509 pacientes que se sometieron a cirugías de reemplazo de cadera durante más de un mes después de haber abandonado el hospital. Apenas el 2 por ciento de los que tomaron rivaroxaban sufrieron problemas durante ese tiempo, en comparación con el 9.3 por ciento de los que recibieron inyecciones diarias de heparina.

Los tres estudios fueron financiados por Bayer, que planea comercializar rivaroxaban como Xarelto. Ya tiene competencia de otro anticoagulante conocido como dabigatran, que el laboratorio farmacéutico Boehringer Ingelheim tiene permiso para comercializar en Europa y que tiene aprobación para comenzar a hacerlo en Canadá antes del final del mes, asegura Geerts. El nombre de marca de esa pastilla es Pradaxa.

El mercado potencial más grande para ambos anticoagulantes es el uso fuera del hospital. Se calcula que dos millones de estadounidenses toman ahora, o deberían hacerlo, Coumadin por fibrilación auricular, una arritmia que puede causar la formación de coágulos potencialmente mortales, señaló el Dr. Richard C. Becker, profesor de medicina del Centro médico de la Universidad de Duke, que coescribió un editorial acompañante en la New England Journal of Medicine. Bayer está avanzando hacia la comercialización de rivaroxaban para esas personas, aseguró.

“Estos ensayos forman parte de un programa muy grande”, dijo. “Existen cuatro ensayos grandes en cirugía ortopédica y también programas grandes en fibrilación auricular. También hay programas para pacientes de síndrome coronario agudo. En total, habrá cerca de 50,000 pacientes en ensayos clínicos aleatorios”.

Ambos anticoagulantes nuevos constituyen una mejora para muchos de los que toman Coumadin, según Geerts. Debido a las pruebas frecuentes necesarias para Coumadin, mucha gente a la que se le indica que tome el medicamento no lo hace, dice. “Esto probablemente implique que una gran proporción de personas que deberían estar haciendo profilaxis en realidad lo hagan”, dice.

Sin embargo, el hecho de que no hacen falta pruebas frecuentes para los nuevos agentes anticoagulantes es un reto para los médicos, según Geerts. Las pruebas de laboratorio son pruebas de que alguien está tomando sus medicamentos, dijo. “Como médicos, necesitamos pensar en estrategias nuevas para asegurarnos de que la gente cumpla”, agregó.

HealthDay

DÉJANOS TU COMENTARIO

DÉJANOS TU COMENTARIO

Please enter your comment!