Nuevo Tipo de Fármaco Contra El VIH Frena El Virus

Nuevo Tipo de Fármaco Contra El VIH Frena El Virus

Un nuevo tipo de Fármaco contra el VIH frena el Virus en pacientes resistentes a otras Terapias

Este medicamento se dirige por primera vez a una enzima del virus, la integrasa, no utilizada como diana por otras terapias contra VIH.

Un ensayo clínico realizado en pacientes con un alto grado de infección por VIH y que habían mostrado resistencia a los tratamientos actuales ha demostrado la eficacia del fármaco raltegravir para frenar el VIH. Las conclusiones del estudio, realizado en los Laboratorios de Investigación Merck en Westpoint (Estados Unidos), se publican en la revista The Lancet.

Existen tres tipos de enzimas esenciales para que el virus se replique con éxito, la reverse-transcriptasa, la proteasa y la integrasa. La integrasa es responsable de la inserción del ADN del virus en el ADN de la célula invadida. Hasta ahora todos los fármacos para el VIH iban dirigidos a las enzimas reverse-transcriptasa y proteasa.

El estudio actual analizó la eficacia de raltegravir, un fármaco inhibidor de la integrasa, al utilizarse junto con otra combinación de terapias en pacientes con infección avanzada de VIH en los que habían fallado otros tratamientos.

Los investigadores dividieron a los pacientes en cuatro grupos. Un grupo recibió el tratamiento básico más placebo y los otros tres recibieron el mismo tratamiento básico más dosis de 200, 400 o 600 mg de raltegravir dos veces al día. Los 178 pacientes tratados habían recibido terapia antirretroviral durante una media de menos de 10 años.

Los investigadores midieron la cantidad de material genético de VIH (ARN VIH) en la sangre de los pacientes tras 24 semanas y descubrieron que aquellos que tomaron raltegravir experimentaron un descenso medio del 98 por ciento en la cantidad de ARN VIH en comparación con el descenso del 45 por ciento que se produjo en el grupo que tomó placebo.

El recuento de células CD4, el principal indicador del estado del sistema inmune, aumentó en los pacientes que tomaban el fármaco. Los pacientes que recibieron las dosis más elevadas de 400 y 600 mg mostraron un aumento de 113 y 94 células por mililitro cúbico de sangre respectivamente. El fármaco además resultó seguro y fue bien tolerado en la mayoría de los pacientes.

Según los investigadores, este fármaco tiene el potencial para convertirse en un importante componente de la combinación de tratamientos que se utilizan en la actualidad en los pacientes de gravedad en los que han fallado las terapias actuales, que muestran resistencia a los fármacos y para los que existen pocas opciones de tratamiento.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DÉJANOS TU COMENTARIO

Please enter your comment!