Microesferas Quimioterapéuticas mejoran los resultados del Cáncer de Hígado

Una terapia mínimamente invasiva que utiliza microesferas embebidas con agentes anticancerígenos han frenado con éxito el crecimiento de tumores hepáticos, de acuerdo con los nuevos estudios.

La quimioembolización transarterial (TACE, por su sigla en inglés) ataca los tumores hepáticos en dos frentes. Las microesferas combinadas con agentes quimioterapéuticos anticáncer se inyectan en los vasos sanguíneos que alimentan el tumor. Mientras la quimio ataca el cáncer, la microesferas se quedan atascadas en los vasos sanguíneos y evitan el suministro de sangre al tumor, un proceso llamado embolización.

Aunque extirpar quirúrgicamente un tumor es la forma más efectiva de tratar el cáncer, ésta no es una opción para la mayoría de pacientes de cáncer hepático. En dos de cada tres casos, el tamaño o la ubicación del cáncer de hígado hace imposible la cirugía, o el tumor crece en los vasos sanguíneos. Por lo general, sólo un cuarto de las personas que tienen cáncer de hígado sobrevive dos años después del diagnóstico.

La TACE ofrece esperanzas, porque el tumor recibe directamente la quimioterapia, en lugar de todo el cuerpo. Esta técnica se utiliza para ralentizar, y no para curar, la enfermedad. Sin embargo, las mejoras exitosas en las microesferas y en el procedimiento se presentarán en tres ensayos esta semana en el Simposio Internacional sobre Terapia Endovascular (ISET) anual en Hollywood, Florida.

En el primer estudio, realizado por el Hospital St. Joseph y el Centro Médico en Tampa, Florida, 10 de 11 pacientes de cáncer que recibieron microesferas que liberaban el fármaco quimioterapéutico doxorubicina estaban con vida a los dos años después del procedimiento. Diez de 13 pacientes que tenían cáncer colorrectal que se propagó al hígado y que recibieron el mismo tratamiento permanecieron con vida después de dos años.

Las “microesferas LC”, tal como se les llama, tampoco causaron efectos secundarios sistémicos.

“Existe, sin duda, una probabilidad de curar el cáncer con este procedimiento más allá del aspecto paliativo”, dijo el Dr. Glenn Stamb, radiólogo vascular e intervencionista, en un comunicado de prensa del ISET. “Mientras más se aísle el tumor y los vasos sanguíneos que lo alimentan, mayor será la probabilidad de lograr una cura completa”.

Un estudio italiano mostró resultados positivos con microesferas “HepaSphere”, que se expanden tan pronto quedan atascadas en los vasos sanguíneos para bloquear mejor el flujo de sangre mientras liberan agentes quimioterapéuticos hacia el tumor. Más del 86 por ciento de los 53 pacientes de cáncer hepático del ensayo tuvieron una respuesta completa a la terapia luego de seis meses.

“A los pacientes que aún tenían una buena función del hígado y tumores sólo en un lóbulo del hígado les fue mejor con este tratamiento”, dijo en el mismo comunicado de prensa el Dr. Maurizio Grosso, presidente del departamento de radiología del Hospital Santa Croce e Carle en Cuneo, Italia. “Esperamos que el tratamiento con HepaSphere sea una mejora respecto a la quimioembolización tradicional”.

Aún sin la quimioterapia añadida a las microesferas, la técnica de embolización ofreció promesas en un estudio italiano diferente. Cerca de la mitad de los 34 tumores hepáticos primarios se encogieron en el plazo de un mes en pacientes que recibieron solamente las microesferas “Embozene” sin quimioterapia. La otra mitad no mostró ninguna señal de crecimiento tumoral.

En un periodo de 6 a 12 meses, en un grupo de 16 tumores se observó que dos desaparecieron por completo, siete encogieron, dos permanecieron del mismo tamaño y cinco crecieron. Esos que habían crecido aún eran lo suficiente pequeños para recibir tratamientos localizados adicionales.

“Uno de los beneficios principales de las microesferas de Embozene es la medida precisa y bien calibrada que se adapta a los vasos sanguíneos pequeños que alimentan los tumores. Mientras mayor sean las partículas usadas, menor será la embolización del tumor y la efectividad del tratamiento”, dijo en el mismo comunicado de prensa el Dr. Franco Orsi, director de radiología intervencionista del Instituto Europeo de Oncología en Italia. “Además, la embolización sin fármacos causa normalmente pocos o ningunos efectos secundarios después del tratamiento, por lo que el paciente puede ser dado de alta al día siguiente”.

HealthDay

DÉJANOS TU COMENTARIO

DÉJANOS TU COMENTARIO

Please enter your comment!