Los Antidepresivos SSRI

Los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (SSRI) podrían reducir de forma significativa el riesgo de intentar o cometer un suicidio en adultos depresivos, de acuerdo con una revisión de ocho estudios observacionales a gran escala.

Entre los ISRS se encuentran antidepresivos ampliamente usados como Celexa, Paxil, Prozac y Zoloft

Los autores, de la Organización Mundial de la Salud y de la Universidad de Verona en Italia, realizaron la revisión con el fin de evaluar si los SSRI reducían o incrementaban el riesgo de suicidio en personas deprimidas.

Algunas investigaciones previas, incluido un estudio de 2007 de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), concluyeron que el riesgo de suicidio relacionado con los SSRI era neutral en adultos, elevado en pacientes menores de 25 y reducido en personas mayores de 65. En respuesta a los hallazgos, todos los antidepresivos incluyen ahora un recuadro negro que advierte sobre el alto riesgo de síntomas suicidas entre pacientes menores de 25 años.

“Aunque la FDA encontró un efecto neutral de los SSRI (o un efecto estimulador en adultos de 18-25), hallamos un fuerte efecto protector asociado con el tratamiento de SSRI en adultos”, escribieron el Dr. Corrado Barbui y colegas.

Los investigadores concluyeron que “los datos de estudios observacionales deberían tranquilizar a los médicos de que recetar inhibidores de la recaptación de serotonina a pacientes con depresión mayor es seguro”, pero los niños y adolescentes que toman estos medicamentos deben ser vigilados de cerca debido a la posibilidad de pensamientos e intentos suicidas.

Los hallazgos aparecen en la Canadian Medical Association Journal.

En un comentario relacionado, dos expertos estadounidenses abogaron por ensayos aleatorios para determinar la seguridad y la eficacia de los tratamientos de depresión en adultos jóvenes. Tales estudios deberían ayudar a guiar a los médicos, que se han vuelto extremadamente cautos cuando tratan a este grupo de pacientes.

El Dr. John Mann de la Universidad de Columbia y el Dr. Robert Gibbons de la Universidad de Illinois, señalaron que es alarmante que las “preocupaciones por el riesgo de suicidio entre los jóvenes han conducido no sólo a recetar menos los SSRI sin sustituirlos por medicamentos alternativos o psicoterapias, sino que también han provocado un descenso en las tasas pronosticadas de diagnósticos de trastornos del estado de ánimo”.

HealthDay

DÉJANOS TU COMENTARIO

DÉJANOS TU COMENTARIO

Please enter your comment!