Lactancia Materna es una ventaja para el Corazón de la Madre

La lactancia materna no es tan solo buena para el bebé, sino que las madres mejoran su salud cardiovascular a medida que envejecen, según sugiere una nueva investigación.

Las mujeres sesentonas que dieron el pecho por más de doce meses eran casi diez por ciento menos propensas a desarrollar enfermedad cardiovascular y significativamente menos propensas a desarrollar factores de riesgo para la enfermedad cardiaca tales como presión arterial alta, diabetes y colesterol alto, informan los investigadores.

“Hallamos que mientras mayor era el tiempo de la lactancia, menor era el riesgo de ataques cardiacos, accidente cerebrovascular o enfermedad cardiaca”, señaló la Dra. Eleanor Bimla Schwarz, profesora asistente de medicina, epidemiología, obstetricia, ginecología y ciencias reproductivas del Centro de investigación en salud de la Universidad de Pittsburgh.

Los resultados del estudio aparecen en la edición de mayo de la revista Obstetrics & Gynecology.

Está bien establecido que la lactancia materna beneficia a la salud infantil, aún así apenas el once por ciento de las madres estadounidenses da exclusivamente el pecho durante los primeros seis meses de vida de sus hijos. Además de ser buena para los bebés, la lactancia materna puede ayudar a las mujeres a perder el peso aumentado durante el embarazo, dado que ayuda a quemar casi 500 calorías adicionales al día. La lactancia materna también mejora la tolerancia a la glucosa y el metabolismo del colesterol, de acuerdo con el estudio.

Aunque un estudio previo observó una reducción de 23 por ciento en el riesgo de ataque cardiaco entre las mujeres que dieron el pecho por un periodo total de dos años o más, no quedó claro si hacerlo durante periodos más cortos tenía un impacto a largo plazo sobre la salud de la madre.

Para evaluar si la lactancia materna marcaba o no la diferencia en la salud cardiovascular años después, Schwarz y colegas utilizaron los datos del estudio Iniciativa de Salud de las Mujeres en la que participaron cerca de 140,000 mujeres posmenopáusicas. La media de edad de las mujeres del estudio era 63 años.

Las mujeres suministraron información sobre las dietas que seguían y su historial de lactancia materna. Los investigadores también recopilaron información sobre el índice de masa corporal (IMC, una razón del peso en función de la estatura) y de los historiales médicos de las mujeres. Todas las participantes enviaron una revisión médica anual durante el estudio. El tiempo promedio de participación en el estudio fue de poco menos de ocho años.

Los autores del estudio encontraron que las mujeres que daban el pecho por uno o más meses eran menos propensas a la presión arterial alta, a la diabetes, al colesterol anormal y a la enfermedad cardiovascular, pero si el periodo total de lactancia superaba los seis meses entonces se observaba una tendencia estadísticamente significativa hacia un menor riesgo de enfermedad cardiaca, de acuerdo con Schwarz.

“Dar el pecho aunque sea por uno o dos meses mejora la salud cardiaca de una mujer, pero mientras más prolongado sea este periodo, mayor beneficio obtendrá”, dijo.

Después de dar el pecho durante un año, las probabilidades de tener presión arterial alta descendieron en 12 por ciento, las de diabetes en 20 por ciento y las tasas de niveles anormales de colesterol en 19 por ciento; mientras que el riesgo total de enfermedad cardiovascular disminuyó en 9 por ciento, en comparación con las mujeres que nunca lo hicieron, de acuerdo con el estudio.

Según Schwarz, la razón por la que la lactancia materna podría beneficiar a las mujeres incluso años después es porque “restaura el organismo después del embarazo. Hay ciertos cambios hormonales y fisiológicos por los que el organismo espera pasar después de un embarazo y cuando esos cambios no ocurren, algunos sistemas corporales se quedan en un estado precario”.

La Dra. Nieca Goldberg, directora del Programa cardiaco para la mujer del Centro Médico de la Universidad de Langone en Nueva York dijo que muchos factores podrían jugar un papel. “La lactancia materna activa realmente las grasas almacenadas y tiene un impacto sobre el colesterol. También eleva los niveles de [la hormona] oxitocina, que puede relajar los vasos sanguíneos”.

Sin embargo, advirtió que el estudio sólo mostró una asociación, y no una relación de causa y efecto. Tal vez las mujeres que deciden dar el pecho tengan una mejor salud en general, destacó.

Sin embargo, agregó Goldberg, el tema amerita aún mucho estudio. Señaló que es importante que los investigadores analicen específicamente las cosas que hacen las mujeres en su juventud y cómo esto afecta su salud cardiaca.

HealthDay

DÉJANOS TU COMENTARIO

DÉJANOS TU COMENTARIO

Please enter your comment!