La terapia hormonal y cáncer de próstata

La terapia hormonal y cáncer de próstata

Un estudio reciente halla que incorporar la terapia hormonal a la radioterapia para combatir el cáncer de próstata que avanza rápidamente puede salvar vidas, pero con frecuencia no es lo más conveniente para tratar a los hombres que tienen otros problemas médicos graves.

“El nuevo mensaje del estudio es que definitivamente habrá una diferencia en el resultado dependiendo de cuál sea el estado de salud del afectado”, apuntó el Dr. Anthony V. D’Amico, jefe de oncología genitourinaria del Hospital Brigham and Women’s de Boston. Su informe aparece en la edición del 23 de enero de la Journal of the American Medical Association.

El anterior mensaje, dado a conocer en 2004 cuando el estudio llevaba cinco años, era que el tratamiento que suprimía la actividad de las hormonas masculinas conocidas como andrógenos mejoraba la supervivencia de los hombres mayores que tenían cáncer de próstata agresivo, señaló D’Amico.

Pero el nuevo informe puso de manifiesto que el beneficio se limitaba a los hombres que no tenían otros problemas médicos serios. Incorporar la terapia hormonal a la radioterapia en un estudio de 206 hombres redujo la tasa de mortalidad de manera significativa, pero ese beneficio se limitó a los hombres que no sufrían otros problemas de salud.

“Este informe es importante, porque forma parte de una historia emergente en torno a la terapia hormonal en hombres mayores con cáncer de próstata”, dijo D’Amico. “Si un hombre tiene 75 años y goza de buena salud, es probable que la terapia hormonal le ayude. Si ese mismo hombre ha tenido un ataque cardiaco o accidente cerebrovascular, o si es fumador o diabético, añadir la terapia hormonal lo empeorará”.

En términos de la práctica clínica, el hallazgo significa que “antes de tratar a ese hombre, debemos remitirlo a un especialista y tratar de que su salud mejoré lo más que se pueda antes de administrarle la terapia hormonal”, dijo D’Amico. “Si padece una enfermedad cardiaca, hay que consultar a un cardiólogo; si ha tenido un accidente cerebrovascular, hay que consultar a un neurólogo; si tiene diabetes, hay que consultar a un diabetólogo”.

La idea no es nueva en la medicina, agregó. “Es lo mismo que se hace cuando se va a llevar a cabo un procedimiento quirúrgico”, apuntó D’Amico. “La terapia no se administra hasta que el especialista apropiado no dé su visto bueno”.

El estudio es relativamente pequeño y necesita confirmarse más adelante, dijo el Dr. Durado Brooks, director de cáncer de próstata y colorrectal de la American Cancer Society.

“Sin embargo, para los hombres que intentan tomar una decisión respecto al tratamiento del cáncer de próstata, el estudio ofrece información útil para ellos y sus médicos”, apuntó Brooks. “Si un hombre se ha sometido a radioterapia, y discute los resultados del estudio con su médico, esto puede ayudarle a tomar una decisión más informada sobre el tratamiento hormonal”.

Los resultados aplican para “un porcentaje significativo de pacientes mayores de cáncer de próstata”, dijo Brooks, destacando que la edad promedio de los hombres del estudio era 70 años.

Hasta la fecha, sólo se había dado a estos hombres una recomendación general respecto al tratamiento hormonal. “Ahora podemos decirles algo más específico como que si no tienen una enfermedad cardiaca subyacente u otras afecciones comórbidas importantes, la probabilidad de que respondan bien al tratamiento es mayor. Sin embargo, muchos hombres con enfermedad cardiaca u otros problemas podrían optar por no lidiar con los efectos secundarios del tratamiento hormonal”.

HealthDay

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!