La Disfunción Eréctil y Problemas del Corazón

Disfunción Eréctil y Problemas del Corazón

Hallazgos de dos estudios de hombres que tenían diabetes añaden a la evidencia de que la disfunción eréctil puede ser una potente señal precoz de advertencia de problemas cardiacos graves.

Un estudio de Hong Kong de 2,306 hombres que tenían diabetes perno no señales de enfermedad cardiaca encontró que los que padecían disfunción eréctil al inicio tenían 58 por ciento más probabilidades de sufrir un ataque cardiaco u otro problema cardiaco importante durante los cuatro años siguientes que los que no la padecían.

Y científicos italianos dieron seguimiento a 291 hombres diabéticos que padecían enfermedad coronaria temprana por cuatro años y reportaron cifras similares.

Los que tenían disfunción eréctil eran el doble de propensos a sufrir eventos adversos importantes, entre ellos accidentes cerebrovasculares, que los hombres sin el problema.

Existe una conexión física entre la insuficiencia sexual masculina y la enfermedad cardiaca, que tiene que ver con el efecto de la diabetes sobre el sistema nervioso y los vasos sanguíneos, planteó el Dr. E. Scott Monrad, director del Laboratorio de cateterismo cardiaco del Centro médico Montefiore de la ciudad de Nueva York.

“La neuropatía interferiría con las respuestas neurogénicas que impulsan la erección apropiada”, dijo Monrad. “Y la obstrucción del flujo sanguíneo a las arterias reducen la presión necesaria para lograr la erección”.

Se ha sabido que la disfunción eréctil comparte muchos factores de riesgo con la enfermedad cardiaca coronaria, tales como presión arterial alta, tabaquismo y diabetes, según el Dr. Robert A. Kloner, profesor de medicina de la Universidad del sur de California, que escribió un editorial acompañante sobre los informes, que se esperan sean publicados en la edición del 27 de mayo de la revista Journal of the American College of Cardiology.

“Lo nuevo de esto es que la disfunción eréctil seguía siendo un factor de riesgo significativo para el desarrollo de la enfermedad cardiaca tras controlar otros riesgos cardiovasculares”, señaló Kloner en una declaración.

“Estos informes añaden dos cosas a lo que ya sabemos”, dijo el Dr. R. Parker Ward, profesor asociado de medicina de la Universidad de Chicago, que lideró un estudio anterior que relacionaba la disfunción eréctil con la enfermedad cardiaca. “Una es que indican la importancia de la disfunción eréctil en los pacientes diabéticos en términos de predecir eventos cardiovasculares futuros. Estos estudios sugieren que la presencia adicional de disfunción eréctil los coloca en un riesgo incrementalmente superior. En segundo lugar, muestran que incluso cuando se considera en combinación con los factores de riesgo tradicionales, la disfunción eréctil ofrece información incremental sobre el riesgo de eventos cardiovasculares futuros”.

Las estatinas reductoras del colesterol disminuyeron la incidencia de eventos cardiacos en un tercio, informaron los investigadores italianos, y Viagra y otros fármacos para la disfunción eréctil también parecieron disminuir el riesgo, aunque la reducción no fue estadísticamente significativa, lo que quiere decir que tal vez se debió al azar.

“Advierto de manera contundente que no tenemos suficiente evidencia en este momento de que los fármacos usados para tratar la disfunción eréctil tengan ningún efecto beneficioso sobre el desarrollo de la enfermedad cardiaca”, dijo Ward.

Los médicos deberían ser más activos para conversar con los hombres sobre el rendimiento sexual, dijo Monrad, ya que “esto podría resultar un marcador muy sensible para todas las otras cosas que medimos para el riesgo cardiovascular, una medida más precoz y sensible si pudiéramos vencer las inhibiciones puritanas”.

El reconocimiento de la disfunción eréctil “debería impulsarnos a ser aún más agresivos sobre los cambios en el estilo de vida, la dieta y el ejercicio”, aconsejó Page. “Podría potencialmente sugerir un tratamiento más agresivo para otros factores de riesgo como la presión arterial alta y el colesterol”.

HealthDay

DÉJANOS TU COMENTARIO

DÉJANOS TU COMENTARIO

Please enter your comment!