La Cirugía de Espalda puede aliviar el Dolor rápidamente

La Cirugía de Espalda puede aliviar el Dolor rápidamente

Una investigación reciente señala que la cirugía de espalda puede aliviar efectivamente el dolor en ciertos problemas de espalda que los métodos no quirúrgicos.

Por otro lado, otro estudio halló que esperar a ver si el dolor desaparece solo no afectará los resultados de la cirugía si se decide tenerla posteriormente.

Ambos estudios, publicados en la edición del 31 de mayo del New England Journal of Medicine, compararon el tratamiento quirúrgico del dolor de espalda y pierna (ciática) causado por una hernia discal o una afección llamada espondilolistesis lumbar degenerativa, que tiene lugar cuando una vértebra de la espalda se desplaza hacia otra.

“No todo el dolor, ya sea de espalda o de ciática, se puede controlar apropiadamente con cirugía, pero si se trata de algo a lo que se pueda ayudar con ella, como estas dos afecciones, la cirugía puede ofrecer un alivio más expedito del dolor y la recuperación de la función”, aseguró el Dr. Jeffrey Spivak, director del Centro de columna del hospital de enfermedades de las articulaciones de la Universidad de Nueva York en esa ciudad. Spivak no participó en los estudios.

Otro experto externo estuvo de acuerdo. El Dr. Dante Implicito, jefe de cirugía de columna del Centro Médico de la Universidad de Hackensack, aseguró que no todos los pacientes de dolor de espalda necesitan cirugía. “Muchos pacientes reciben un tratamiento conservador”, señaló.

Un editorial acompañante en la misma edición de la publicación señaló que el 75 por ciento de los pacientes de dolor de ciática ven una mejora en sus síntomas en cuestión de tres meses, incluso sin cirugía.

Sin embargo, Implicito señaló que un tratamiento conservador o el método de esperar a ver no siempre es práctico. Algunas personas tienen tanto dolor que no pueden funcionar o podrían estar en peligro de perder sus trabajos si no pueden regresar a ellos, por lo que optan por la cirugía más temprano que tarde, a pesar de que con el tiempo mejorarían por sí mismos.

“Estos estudios señalan que puede haber una mejora tremenda si se escoge bien a los pacientes para la cirugía”, aseguró.

En el primer estudio, realizado en Holanda, participaron 283 pacientes de ciática grave, un dolor en las piernas causado por un nervio comprimido en la columna, durante al menos seis a doce semanas antes del comienzo del estudio.

Se seleccionó a la mitad del grupo para que se sometiera a cirugía desde el principio, en promedio 2.2 semanas desde el comienzo del estudio, mientras que se seleccionó a la otra mitad para que recibiera tratamiento conservador con opción de cirugía posterior.

El 39 por ciento del grupo de tratamiento conservador con el tiempo decidió hacerse la cirugía. El tiempo promedio desde el comienzo del estudio hasta la cirugía fue de 18.7 semanas.

Los investigadores hallaron que no hubo mucha diferencia en la discapacidad entre los dos grupos, pero que aquéllos que se hicieron la cirugía desde el principio informaron sobre alivio más rápido del dolor que el grupo de tratamiento conservador.

“El esquema temporal de recuperación fue distinto. La recuperación fue más rápida si la cirugía se hizo al comienzo del estudio”, aseguró el Dr. Wilco Peul, autor líder del estudio y neurocirujano del Centro Médico de la Universidad de Leiden.

“El 40 por ciento de los pacientes [del grupo de cirugía inicial] se recuperaron en 4 semanas luego de asignación aleatoria, mientras el cuidado conservador prolongado requería 12 semanas antes de que se recuperara el 50 por ciento”.

“Yo recomendaría esperar un poco más y retrasar la decisión de hacer la cirugía hasta entre tres y seis meses después del inicio del dolor en la pierna. Si, sin embargo, el dolor de la ciático no le permite trabajar o cuidar de sí mismo o de su familia, la cirugía desde el comienzo sigue siendo una muy buena opción, además de segura”, sostuvo Peul.

En el otro estudio participaron poco más de 600 personas que tenían espondilolistesis degenerativa, una afección más común en las personas de mayor edad y, por razones que no son del todo claras, las mujeres de raza negra.

Se asignó aleatoriamente a la mitad de los pacientes para que se sometieran a cirugía, a la mayoría de los cuales le hicieron una fusión espinal, un procedimiento en el que se fusionan dos vértebras entre sí.

La otra mitad debía recibir atención no quirúrgica estándar. Sin embargo, muchos de los miembros del grupo que no recibió cirugía decidieron hacérsela, por lo que los investigadores tuvieron que ajustar los datos del estudio, porque los resultados ya no eran aleatorios.

Hallaron que, luego de tres meses y de nuevo al año, los que habían sido sometidos al procedimiento quirúrgico sintieron menos dolor y una mayor mejora en la función que los que no se habían sometido a cirugía.

“Estos estudios nos permiten sacar mejores conclusiones sobre las opciones de tratamiento disponibles para los pacientes”, aseguró Spivak.

“La cirugía no es la última palabra para resolver problemas de neuralgia, sobre todo el dolor de espalda. Hacen falta razones específicas para operar.

En mi consultorio, de todas las remisiones quirúrgicas que veo, apenas una de cada tres, más o menos, termina en cirugía”, aseguró Spivak. Pero para los que tienen hernias discales o espondilolistesis, estos estudios confirman que la cirugía puede ser una alternativa efectiva y que, incluso si se espera para la cirugía, “no se perdería nada en términos de las posibilidades de que le vaya a uno bien”, dijo.

Implicito recalcó que lo más importante que alguien que sufre de dolor de espalda puede hacer es acudir a un especialista que tenga la mayor cantidad posible de entrenamiento específico en problemas de la espalda. “El dolor de espalda viene en muchas ‘presentaciones’ distintas. Es necesario ser evaluado y diagnosticado por alguien que esté bien entrenado para saber que sea algo relevante para la afección”.

 

 

DÉJANOS TU COMENTARIO

DÉJANOS TU COMENTARIO

Please enter your comment!