Índices de deterioro Cognitivo Leve

El aumento en el número de casos de deterioro cognitivo leve en la población mayor está superando las predicciones anteriores, informan investigadores de la Clínica Mayo.

“En este grupo, el índice de nuevos casos de deterioro cognitivo leve fue considerablemente mayor de lo esperado”, afirmó en un comunicado de prensa el investigador principal, el Dr. Ronald C. Petersen. “Si extrapolamos los índices de incidencia del Alzheimer al DCL, podríamos esperar quizás entre uno y dos por ciento al año, pero nuestros hallazgos fueron sustancialmente superiores a eso”.

Los hallazgos de Petersen mostraron que los nuevos casos dan ahora cuenta de un índice de alrededor de cinco por ciento anualmente entre los mayores.

Se esperaba que Petersen presentara sus hallazgos el lunes en la Conferencia internacional sobre la enfermedad de Alzheimer, en Chicago.

Para el estudio, el equipo de Petersen recolectó datos sobre 1,786 personas entre los 70 y 89 años que participaron en el Estudio del envejecimiento de la Clínica Mayo. En 2004, toda esa gente eran cognitivamente normales.

Los investigadores encontraron que tras un año, el 5.3 por ciento había desarrollado deterioro cognitivo leve, que es la etapa intermedia entre el envejecimiento normal y el Alzheimer más precoz.

El índice de deterioro cognitivo aumentaba con la edad. El 3.5 por ciento de los que tenían de 70 a 79 desarrollaban deterioro cognitivo, así como el 7.2 por ciento de los que tenían de 80 a 89.

Los hombres tenían casi el doble de probabilidades de desarrollar deterioro cognitivo leve en comparación con las mujeres, señala el equipo de Petersen.

“Estos resultados subrayan la urgencia de desarrollar nuevas y mejores estrategias para crear terapias modificadoras de la enfermedad para el Alzheimer”, enfatizó Petersen. “Además, para propósitos de salud pública, necesitamos saber cuánta gente tiene deterioro cognitivo y están potencialmente en vía de desarrollar Alzheimer”.

Greg M. Cole, director asociado de Investigación sobre la enfermedad de Alzheimer de la Facultad de medicina David Geffen de la UCLA, considera que estos hallazgos predicen un sombrío futuro.

“El riesgo de enfermedad de Alzheimer y demencia aumenta exponencialmente con la edad, de manera que las mujeres tienen un mayor riesgo de desarrollar demencia y una mayor prevalencia de Alzheimer en la mayoría de estudios simplemente porque tienden a vivir más”, apuntó Cole.

“Por tanto, es un poco sorprendente que los hombres tengan mayores índices de incidencia de las formas más leves de deterioro cognitivo, lo que incluye el ‘deterioro cognitivo amnésico leve’ que muchos consideran es simplemente una etapa inicial del Alzheimer”, dijo.

Esto parecería implicar que los hombres están protegidos simplemente porque mueren antes que sus esposas, apuntó Cole. “El corolario es que cuando los hombres viven más debido a los nuevos avances médicos que no previenen la enfermedad de Alzheimer, habrá en la sociedad en general, y en los hombres en particular, un mayor riesgo de demencia”.

Dos informes adicionales que debían ser presentados el lunes ofrecen motivo de esperanza sobre nuevos tratamientos potenciales para el deterioro cognitivo leve y la prevención de la formación de placas amiloides en el cerebro, una característica del Alzheimer.

En el primer informe, los resultados de un ensayo sobre un nuevo fármaco que se dirige a los cambios anormales en una proteína llamada tau que llevan al deterioro cognitivo leve encontraron que el medicamento mejoraba una variedad de medidas de memoria.

En el estudio, el Dr. Donald Schmechel, profesor de geriatría del Centro médico de la Universidad de Duke, y sus colegas, evaluaron el aerosol nasal AL-108 en 144 hombres y mujeres que tenían de 55 a 85 años de edad y que padecían deterioro cognitivo leve.

Tras 16 semanas, hubo una mejora de 62.4 por ciento en las pruebas de memoria entre los que recibieron el fármaco, informaron los investigadores.

“Doce semanas de tratamiento con AL-108 administrado por vía intranasal mediante aerosol resultaron en una mejora estadísticamente significativa, duradera y dependiente de la dosis en las medidas de memoria a corto plazo, lo que incluía memoria visual, verbal y auditiva de trabajo, que es un tipo de función de la memoria que se deteriora durante la progresión del Alzheimer”, afirmó Schmechel en una declaración.

En el segundo informe, Michael Schnaider Beeri, de la Escuela de medicina Mount Sinai en la ciudad de Nueva York, y sus colegas, examinaron los cerebros de 124 personas que padecían diabetes y 124 que no.

Los investigadores encontraron que los diabéticos que tomaban insulina y otros medicamentos reductores de la insulina tenían hasta 80 por ciento menos placas amiloides en comparación con otros diabéticos y no diabéticos.

“Estos resultados sugieren que una combinación de insulina y medicamentos antidiabéticos orales podrían influenciar de manera beneficiosa los cambios cerebrales relacionados al Alzheimer”, dijo Beeri en una declaración. “También apunta a vías biológicas en el cerebro, como la señalización de la insulina, que podrían ser un enfoque para desarrollar nuevas estrategias de tratamiento”.

HealthDay

DÉJANOS TU COMENTARIO

DÉJANOS TU COMENTARIO

Please enter your comment!