El Estrés y la Obesidad hacen mella en la Salud de los Latinoamericanos

Estrés y la Obesidad hacen mella en la Salud

El estrés y la grasa en el abdomen se encuentran entre las mayores amenazas a la salud cardiovascular de los latinoamericanos, según un importante estudio de seis países.

“En el estudio general, el estrés permanente fue un factor de riesgo importante”, anotó el Dr. Fernando Lanas, profesor de medicina en la Universidad de la Frontera en Temuco, Chile.

El estudio de su equipo aparece en una edición especial de Circulation, que esta semana se centra en la enfermedad cardiaca en América Latina.

El riesgo representado por la grasa estomacal, sobre todo, se pone de relieve en un editorial escrito por un cardiólogo estadounidense, el Dr. Sidney C. Smith Jr., profesor de medicina de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill.

“En los países latinoamericanos y muchos otros de economías en desarrollo, se ha producido un rápido cambio en la dieta hacia un mayor consumo de alimentos de alta densidad energética y bebidas calóricas”, escribió Smith.

“El mensaje es que esta epidemia puede evitarse en gran parte al introducir cambios en el estilo de vida, y necesitamos trabajar para entender por qué los cambios dietéticos que tienen lugar en América Latina hacen que refleje lo que ocurre en otras partes del mundo”, señaló Smith en una entrevista.

Una serie de estudios latinoamericanos en los que participaron seis países (Argentina, Brasil, Colombia, Chile, Guatemala y México) realizó una comparación entre 1,237 personas que habían sufrido un primer ataque cardiaco y 1,888 personas que no habían tenido tales problemas cardiacos. Los investigadores preguntaron a los participantes por su historial de tabaquismo, hipertensión, diabetes, dieta, actividad física, además de factores psicosociales como el estrés.

Los investigadores hallaron que tres factores (la obesidad abdominal, los niveles anormales de lípidos en la sangre y el tabaquismo) constituían el 77.6 por ciento del riesgo para el ataque cardiaco.

El estrés persistente estaba también claramente asociado con un mayor riesgo de ataque cardiaco, apuntó Lanas.

“Nuestro parecer es que aunque puedan existir diferencias regionales en algunos países, en general se trata de un factor de riesgo importante”, destacó Lanas.

Las circunstancias sociales pueden aumentar los niveles de estrés en todas las poblaciones, anotó. Por ejemplo, en el momento en que el estudio se llevó a cabo, los niveles de estrés eran altos en varios países latinoamericanos. “La tasa de criminalidad en Colombia era bastante elevada, y Argentina estaba inmersa en una crisis económica importante”, destacó Lamas.

A pesar de estas diferencias regionales, “el mensaje principal es que en América Latina los factores de riesgo principales por lo general son similares a los de otras partes del mundo”, explicó.

Se determinó que seis factores de riesgo individuales duplicaban el riesgo de ataque cardiaco: el estrés persistente, la hipertensión, la diabetes, el tabaquismo, estar en el tercio superior en cuanto a la grasa abdominal y una proporción elevada de colesterol LDL “malo” con relación al colesterol HDL “bueno”.

El riesgo se redujo en 75 por ciento para las personas que no fumaban, hacían ejercicio con regularidad e ingerían frutas y verduras todos los días.

Las cifras de América Latina deberían ser tomadas en serio por los estadounidenses, agregó Smith.

“En los Estados Unidos, dos tercios de la población tiene sobrepeso”, apuntó. “Se ha producido un ligero declive en la hipertensión y los lípidos en la sangre, el cual ha sido contrarrestado por un incremento en la obesidad y el sobrepeso. La obesidad abdominal ya no es algo extraño en los Estados Unidos”.

Al igual que en el resto del mundo, la enfermedad cardiaca es la causa principal de muerte en América Latina. Para reducir el número de víctimas “es necesario captar la atención de todos los miembros de la sociedad”, aseguró Lanas. “Las personas deben cambiar sus formas de vida, con mejores dietas y más actividad física”.

Ya se están poniendo en marcha algunas medidas gubernamentales, sobre todo en Brasil, destacó Smith. “El setenta por ciento del presupuesto alimentario para las escuelas se dirige a los alimentos saludables”, sostuvo. “Están transformando algunas calles en zonas peatonales para que la gente pueda hacer ejercicio y bailar”.

El Congreso Mundial de Cardiología tendrá lugar en Buenos Aires en mayo de 2008, anotó Smith. “Esto nos dará la oportunidad de discutir esta situación en todos sus aspectos”, concluyó.

HealthDay

 

DÉJANOS TU COMENTARIO

DÉJANOS TU COMENTARIO

Please enter your comment!