Disfunción Eréctil predice la Enfermedad Cardiaca

La disfunción eréctil es una fuerte señal de advertencia de que un hombre podría estar en mayor riesgo de ataque cardiaco, accidente cerebrovascular u otros problemas cardiovasculares, según señala un estudio a largo plazo.

“Observamos que al tomar en cuenta la edad y los factores de riesgo en el Estudio cardiaco Framingham, los hombres que tenían disfunción eréctil tenían un riesgo 40 por ciento mayor”, dijo Andre Araujo, director de epidemiología de los Institutos de Investigación de Nueva Inglaterra y autor principal del informe que aparece en la edición en línea del 19 de enero de laJournal of the American College of Cardiology.

Aunque la incorporación de la disfunción eréctil a la lista de factores de riesgo conocidos determinados por el Estudio cardiaco Framingham, tales como colesterol, tabaquismo, presión arterial alta, no mejora la predicción de problemas cardiovasculares futuros, sí se puede añadir de forma rápida a la evaluación del riesgo, apuntó Araujo.

“Si un hombre presenta disfunción eréctil, el médico debería trabajar con él para determinar su riesgo de enfermedad cardiovascular”, aseguró. “Es un método económico, de hecho, sin costo alguno, sin riesgos asociados”.

El estudio es el último de varios que relacionan la disfunción eréctil a la enfermedad cardiovascular. Era algo que se esperaba, apuntó Araujo, porque las mismas afecciones que obstruyen las arterias y que reducen el flujo de sangre al corazón y al cerebro también pueden reducir el flujo de sangre al pene.

El estudio dio seguimiento a 1,057 hombres de 40 a 70 años por una media de doce años. En total, el 37 por ciento de los hombres que tenían disfunción eréctil estaban en la categoría de alto riesgo, de acuerdo con los estándares de Framingham, en comparación con el 17 por ciento de los hombres que no sufrían de disfunción eréctil.

Tan pronto se establecieron los problemas cardiovasculares, “empezamos a crear modelos para ver si con la incorporación de la disfunción eréctil al perfil de riesgo de Framingham podíamos volver a clasificar algunos hombres”, destacó Araujo. “De hecho, no hace gran cosa”.

La razón es que es difícil mejorar el perfil de riesgo de Framingham, apuntó. Con los años, los estudios de varias técnicas diagnósticas, incluida la tomografía computarizada y varios marcadores moleculares como la proteína C reactiva relacionada con la inflamación, no han mostrado mejoras en el poder pronóstico del perfil de Framingham.

Sin embargo, esas otras medidas eran costosas, requerían análisis de sangre o conllevaban algún riesgo, mientras que la disfunción eréctil se puede determinar mediante una pregunta sencilla, señaló Araujo.

Por tanto, los médicos deberían hacer esa pregunta, sugirió el Dr. R. Parker Ward, cardiólogo y profesor asociado de medicina de la Universidad de Chicago, que realizó varios estudios sobre la disfunción eréctil y el riesgo cardiaco.

“¿Por qué no hacer esa simple pregunta en el consultorio que podría dejar ver un diagnóstico bastante claro?”, apuntó Ward. “Es más barato y sencillo que elaborar un perfil de lípidos o medir la presión arterial alta”.

Es una información que los hombres deben ofrecer a sus médicos, apuntó Araujo. “Los autorreportes de disfunción eréctil concuerda con lo que los urólogos dicen sobre el tema”, aseguró.

“Debemos transmitir este mensaje: Si tiene problemas de disfunción eréctil, hable con su médico”.

Que el médico haga esa pregunta o que el propio hombre ofrezca esa información puede conducir a una terapia preventiva que puede salvar vidas, sugirió Araujo.

“Con frecuencia, una de las primeras señales de que un hombre tiene enfermedad cardiovascular es la muerte súbita”, apuntó.

FUENTES: Andre Araujo, Ph.D., director, epidemiology, New England Research Institutes, Watertown, Mass.; R. Parker Ward, M.D., associate professor, medicine, University of Chicago; Jan. 19, 2010, Journal of the American College of Cardiology, online

HealthDay

DÉJANOS TU COMENTARIO

DÉJANOS TU COMENTARIO

Please enter your comment!