Directrices Sobre las Mamografías Causan Confusión

Mamografías Causan Confusión

Antes, las reglas eran sencillas.

A partir de los 40, una mujer se sometía a una mamografía al año, una estrategia de evaluación que buscaba detectar el cáncer de mama en sus primeras etapas.

Pero hace casi un año, esa sencilla directriz recibió un duro golpe de parte de un panel federal que tenía la tarea de determinar las mejores y más rentables formas de proveer atención preventiva.

El Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de EE. UU. publicó recomendaciones sobre la evaluación preventiva para el cáncer de mama en noviembre. En ellas, indicaba que la mamografía de rutina para el cáncer de mama debía comenzar una década más tarde, a los 50 años. El grupo de trabajo añadió que la mamografía debía hacerse cada dos años, en lugar de anualmente.

El furor causado por la publicación de esas recomendaciones aún no ha terminado.

Importantes organizaciones médicas y grupos de defensa, que incluyen a la Sociedad Estadounidense del Cáncer, el Congreso Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos y la fundación del cáncer de mama Susan G. Komen for the Cure, se han negado a reconocer las directrices del grupo de trabajo, y siguen recomendando que las mujeres comiencen a recibir mamografías a los 40.