Diluyente de la Sangre más reciente Supera a Plavix

En un ensayo que comparó dos medicamentos anticoagulantes, los pacientes que tomaron Brilinta antes de la cirugía de derivación cardiaca (bypass) tenían menos probabilidades de morir que los que tomaron Plavix, hallaron los investigadores.

Ambos medicamentos evitan la agrupación de las plaquetas y la formación de coágulos, pero Plavix, el más popular, se ha asociado a efectos secundarios potencialmente peligrosos en pacientes de cáncer. Además, algunas personas no lo metabolizan bien, lo que hace que sea menos eficaz.

“Observamos una reducción de 50 por ciento en la mortalidad de estos pacientes [que tomaron Brilinta], pero sin ningún incremento de complicaciones por sangrado”, aseguró el Dr. Claes Held, profesor asociado de cardiología en el Centro de Investigación Clínica Uppsala de la Universidad de Uppsala en Suecia e investigador principal del estudio, durante una conferencia de prensa vespertina el martes.

“Ticagrelor (Brilinta) en pacientes de síndrome coronario agudo con necesidad potencial de cirugía de derivación cardiaca es más eficaz que clopidogrel (Plavix) en la prevención de mortalidad cardiovascular y total, y tampoco incrementa el riesgo de sangrado”, apuntó.

El peligro de cualquier medicamento antiplaquetario es el riesgo de sangrado no controlado, razón por la que estos medicamentos se interrumpen antes de que los pacientes se sometan a cirugía.

Held tenía previsto presentar los resultados el martes en la reunión anual del American College of Cardiology en Atlanta.

Para el estudio, Held y colegas analizaron un subgrupo de 1,261 pacientes en el ensayo Inhibición Plaquetaria y Resultado de Pacientes (PLATO, por su sigla en inglés). Los investigadores encontraron que el 10.5 por ciento de los pacientes que tomaron Brilinta más aspirina antes de la cirugía sufrieron un ataque cardiaco, accidente cerebrovascular o murieron a causa de la enfermedad cardiaca en el intervalo de una semana después de la cirugía. Entre los pacientes que recibieron Plavix más aspirina, el 12.6 por ciento tuvo los mismos resultados adversos.

Los pacientes que tomaron Brilinta tuvieron una tasa de mortalidad total de 4.6 por ciento, en comparación con 9.2 por ciento para los pacientes que tomaron Plavix. Además, las tasas de muerte cardiovascular fue de 4 por ciento entre los pacientes que tomaron Brilinta y de 7.5 por ciento entre los que tomaron Plavix.

Cuando el equipo de Held analizó cada grupo a nivel individual, no encontró ninguna diferencia estadísticamente significativa con respecto al ataque cardiaco y al accidente cerebrovascular ni tampoco ninguna diferencia estadística en cuanto al sangrado de gravedad por la operación de derivación cardiaca en sí misma.

Los dos medicamentos funcionan de forma distinta.

Plavix necesita que el cuerpo lo convierta en una forma activa, lo que conlleva algunos problemas. La semana pasada, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. pidió a Bristol-Myers Squibb y Sanofi Aventis, los fabricantes de Plavix, que añadieran una advertencia de recuadro negro para alertar a los médicos y pacientes sobre el hecho de que algunos pacientes no pueden convertir el medicamento por completo, de modo que podría ser menos efectivo para ellos.

Brilinta, que pertenece a una clase diferente de medicamentos, no depende de la conversión metabólica, así que actúa y limpia el cuerpo más rápido que Plavix. Esto hace que la recuperación de la función plaquetaria normal sea más rápida, señalan los investigadores.

Pero Held no puede explicar la diferencia en la tasa de mortalidad. “Es la pregunta del millón de dólares”, dijo.

“Ahora mismo no entendemos el mecanismo. Vemos la diferencia en la mortalidad, pero no podemos explicar las diferencias en el sangrado, así que tiene que haber algún otro efecto que lo explique”, apuntó Held.

El estudio PLATO fue financiado por AstraZeneca, el fabricante de Brilinta.

Los resultados de otro estudio presentado en la reunión del martes encontraron que el medicamento Tekturna (aliskiren) administrado a los pacientes después de un ataque cardiaco no mejoró la función cardiaca tal como esperaban los investigadores. En ese ensayo, llamado Estudio del aliskiren en pacientes después de un infarto del miocardio para reducir el remodelado (ASPIRE), se administró Tekturna, que bloquea la hormona renina, a pacientes junto con medicamentos comunes para reducir la presión arterial. Pero los investigadores encontraron que no ofrecía ningún beneficio adicional en la función cardiaca y que sólo servía para aumentar los niveles de potasio y causar presión arterial baja.

“La morbilidad y la mortalidad siguen siendo altos en los pacientes después de un ataque cardiaco, con un número sustancial de pacientes que desarrollan insuficiencia cardiaca posteriormente”, señaló en una declaración el Dr. Scott D. Solomon, director de cardiología no invasiva del Hospital Brigham and Women’s y de la Facultad de medicina de Harvard en Boston, e investigador principal.

“Esperamos que este estudio genere la información necesaria para planificar un ensayo de morbilidad y mortalidad de mayor tamaño. Sin embargo, nuestros resultados muestran que la adición de aliskiren a la terapia estándar en pacientes de alto riesgo que han sufrido un infarto de miocardio no afecta el tamaño ni la función ventricular izquierda. Estos hallazgos sugieren la necesidad de ser cautos al tratar a pacientes después de un ataque cardiaco”, agregó.

FUENTES: March 16, 2010, teleconference with: Claes Held, M.D., Ph.D., associate professor of cardiology, Uppsala Clinical Research Center and Department of Cardiology, Uppsala University, Sweden; presentation, March 16, 2010, American College of Cardiology’s annual meeting, Atlanta

HealthDay

DÉJANOS TU COMENTARIO

DÉJANOS TU COMENTARIO

Please enter your comment!