Diálisis en el Hogar

Investigadores de Canadá realizaron un estudio de seguimiento de doce años con 1,239 pacientes que habían recibido un trasplante de riñón de un donante muerto o que recibían hemodiálisis nocturna en el hogar.

El estudio encontró que los pacientes que recibieron el tratamiento en el hogar tenían índices de supervivencia similares a los que recibieron trasplantes.

En la hemodiálisis nocturna en el hogar, la sangre del paciente se limpia de toxinas que normalmente serían eliminadas por los riñones durante el sueño. Los tratamientos duran de seis a ocho horas, más que en un centro convencional de diálisis, hasta siete noches por semana.

Los índices de supervivencia de los que recibieron un trasplante de un donante renal vivo fueron mejores que para la diálisis en casa y los recipientes de donantes fallecidos, según el estudio, que aparece en la edición de septiembre de la revista Nephrology Dialysis Transplantation.

La hemodiálisis nocturna en el hogar podría ser “un puente hasta el trasplante” o una “alternativa adecuada” para el trasplante si el paciente tiene un riesgo demasiado alto para un trasplante o no puede encontrar un donante apropiado debido a las continuas escaseces, anotaron los autores del estudio en un comunicado de prensa de la Red Universitaria de Salud.

“Este estudio me permite responder en realidad a lo que mis pacientes me han preguntado durante más de una década: ‘¿Qué significa la hemodiálisis nocturna en el hogar para mi esperanza de vida?’. Ahora puedo decirles que esta opción específica de diálisis es tan buena como obtener un trasplante de un donante muerto”, declaró en el comunicado de prensa el Dr. Christopher Chan, director médico de hemodiálisis en el hogar del Hospital General de Toronto y profesor asociado de la Universidad de Toronto.

En el estudio, los investigadores tomaron en cuenta la edad, al raza, si el paciente era diabético o no, y la duración del tratamiento con diálisis convencional en un centro, usando datos del Sistema de Datos Renales de EE. UU.

En el transcurso de doce años, 14.7 por ciento de los pacientes de hemodiálisis nocturna en el hogar murieron, frente a 14.3 por ciento de los pacientes de trasplantes de donantes fallecidos y 8.5 por ciento de los pacientes que habían recibido trasplantes de donantes vivos, encontró el estudio.

Aunque investigaciones previas han mostrado que los pacientes que recibían trasplantes tenían mejores índices de supervivencia que los que recibían diálisis, estos hallazgos muestran que las diálisis largas y frecuentes provistas mediante los tratamientos nocturnos tal vez tengan una ventaja sobre la diálisis convencional, dijo Chan.

Tras probar la diálisis convencional, Florence Tewogbade, de 27 años, cambió a la hemodiálisis en el hogar en abril de 2008. “Cambió mi vida”, aseguró Tewogbade en el comunicado de prensa. “Ahora puedo trabajar, ir a la universidad, esperar con ansias el futuro y ser independiente”.

Según el estudio, Canadá tiene uno de los índices de donación de órganos más bajos entre los países desarrollados. De los 4,195 canadienses en la lista de espera para trasplante, 71 por ciento necesitaba un riñón.

Cerca del dos por ciento de las personas en la lista de espera morirá mientras espera un donante, según el estudio.

FUENTE: University Health Network, news release, Aug. 20, 2009

DÉJANOS TU COMENTARIO

DÉJANOS TU COMENTARIO

Please enter your comment!