Crean Nuevo Tejido Penil en el Laboratorio

Investigadores fueron capaces de restaurar la función sexual a conejos con penes dañados al crear nuevo tejido penil en el laboratorio e implantarlo, informa un estudio reciente.

Aunque falta mucho para la aplicación en humanos, los investigadores dicen que la técnica podría algún día ser usada para tratar la disfunción eréctil grave en los hombres.

“Pudimos demostrar que el tejido pudo integrarse y funcionar a largo plazo, lo que significa que podemos comenzar a planificar aplicaciones clínicas [en humanos]”, afirmó el Dr. Anthony Atala, director del Instituto de Medicina Regenerativa del Centro Médico Bautista de la Universidad de Wake Forest y autor principal del estudio. “Nuestra esperanza es poder tratar a pacientes de muchas afecciones, entre ellas anormalidades congénitas del pene, lesiones traumáticas, cáncer del pene y casos graves de disfunción eréctil que no se benefician de los tratamientos farmacológicos”.

El estudio aparece en la edición en línea del 9 de noviembre de la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

El pene es un órgano complejo, y células nerviosas, musculares y vasculares tienen que trabajar en conjunto para alcanzar y mantener una erección. Durante una erección, el tejido muscular liso se relaja, permitiendo que la sangre fluya al pene. Las células endoteliales, que revisten los vasos sanguíneos, desencadenan el proceso emitiendo óxido nítrico.

En el estudio, los investigadores extrajeron células de músculo liso y células endoteliales de los penes de los animales. Entonces, las células se separaron y se desarrollaron en el laboratorio en un molde de colágeno con forma de tubo. El molde se colocó en una incubadora y se nutrió con fluidos que imitan las condiciones del interior del organismo, dijo Atala.

Después de que las células maduraron, el molde y el tejido penil esponjoso recién formado, conocido como corpora cavernosa, se implantaron quirúrgicamente en los penes de los conejos.

Alrededor de un mes más tarde, el tejido comenzó a reconstituirse, formando nuevas estructuras de vasos sanguíneos necesarias para un funcionamiento adecuado, mientras que los nervios en el tejido penil existente se integraron al nuevo tejido. Atala apuntó que, con el tiempo, la estructura de colágeno fue reabsorbida, y las células produjeron su propia estructura de colágeno.

En los conejos tratados, las pruebas mostraron que la presión dentro el pene, un componente clave de una erección, era normal. Otras pruebas mostraron que el flujo sanguíneo, la respuesta al óxido nítrico, el vaciado de la sangre tras la erección y la presencia de esperma en la vagina de la hembra también eran normales. El tejido creado funcionó tan bien que cuatro de las doces hembras quedaron preñadas de los conejos tratados, según el estudio.

El Dr. Andrew McCullough, director de salud sexual, fertilidad y microcirugía masculinas del Centro Médico Langone de la NYU dijo que los resultados son promisorios.

“Falta mucho camino por recorrer, pero los investigadores han mostrado básicamente que pueden tomar las células de un órgano, cultivarlas, colocarlas en su lugar y lograr que funcionen”, comentó McCullough. “Esto es especialmente impresionante porque el pene es un órgano que es una bomba hidráulica muy sensible. Durante una erección, la sangre tiene que fluir al órgano. El órgano tiene que expandirse, y luego desactivar el drenaje de manera que la sangre no salga. Y todas esas cosas se interrelacionan mucho”.

McCullough añadió que hay mucha necesidad de mejores tratamientos para la disfunción eréctil. Alrededor del 35 por ciento de los hombres no responden a los fármacos para la impotencia, entre ellos Viagra, Cialis y Levitra. A medida que los hombres envejecen, la diabetes, el colesterol alto y la hipertensión (afecciones que pueden afectar la función sexual masculina) pueden empeorar, haciendo que los fármacos sean menos eficaces.

En investigaciones anteriores, los investigadores de la Wake Forest crearon vejigas humanas en el laboratorio. En ensayos clínicos, unos treinta niños y adultos con anormalidades congénitas o lesiones de la vejiga que fueron tratados con el tejido producido mostraron una función de vejiga normal o mejorada durante casi diez años, apuntó Atala. Otros investigadores han mostrado cierto éxito en ensayos clínicos sobre el trasplante de tejido de la tráquea.

FUENTES: Anthony Atala, M.D., director, Institute for Regenerative Medicine, and chairman, Department of Urology, Wake Forest University Baptist Medical Center, Winston-Salem, N.C.; Andrew McCullough, M.D., director, male sexual health, fertility and microsurgery, NYU Langone Medical Center, and associate professor, New York University School of Medicine, New York City; Nov. 9, 2009, Proceedings of the National Academy of Sciences

HealthDay

DÉJANOS TU COMENTARIO

DÉJANOS TU COMENTARIO

Please enter your comment!