Complementos de Omega 3

Se cree que los complementos de ácidos grasos omega 3 ofrecen muchos beneficios para la salud, pero una investigación reciente halla que no ayudan a las mujeres con antecedentes de parto prematuro a tener el siguiente bebé a término.

“Los omega 3 no añadieron ningún beneficio”, señaló la autora del estudio, Dra. Margaret Harper, profesora asociada de obstetricia y ginecología de la Facultad de medicina de la Universidad Wake Forest de Winston-Salem, Carolina del Norte. El estudio aparece en la edición de febrero de Obstetrics & Gynecology.

Harper y sus colegas asignaron de manera aleatoria 852 mujeres embarazadas con antecedentes de parto prematuro a tomar un complemento diario de omega-3 o un placebo comenzando entre la semana 16 y 22 y siguiendo hasta la semana 36 de gestación.

Todas las mujeres también recibieron inyecciones hormonales intramusculares semanales de caproato de hidroxiprogesterona, que según se ha demostrado mejora las probabilidades de tener un bebé a término, destacó Harper.

Su equipo les dio seguimiento para ver qué mujeres daban a luz antes de las 37 semanas. El embarazo a término se define como una gestación completa de 37 semanas.

Dar a luz antes de las 37 semanas ocurrió en el 37.8 por ciento de las que tomaban omega 3 y en el 41.6 por ciento de las que estaban en el grupo de placebo, una diferencia pequeña.

La prematuridad es la causa principal de mortinatos (muerte fetal), escriben los autores en el informe, y su incidencia está aumentando en Estados Unidos. Una mujer que da a luz antes de llegar a término es más propensa a tener partos prematuros en el futuro.

El equipo de Harper decidió estudiar el valor de los complementos de omega 3 después de que salieran a la luz hallazgos contradictorios en torno al valor de los complementos para las mujeres en alto riesgo de partos prematuros Para las mujeres que tienen un riesgo bajo, apuntó, los hallazgos parecen concordar en que los complementos de omega 3 no reducen de manera significativa el riesgo de parto prematuro.

En una revisión reciente de gran tamaño de estudios publicados sólo uno mostró que los complementos tenían beneficios en mujeres de alto riesgo, explicó.

¿Por qué creen los expertos que los omega 3 podrían ayudar?

De acuerdo con Harper, los ácidos grasos omega 3, cuando se metabolizan se convierten en bioquímicos menos potentes llamados prostaglandinas, que hacen que el útero se contraiga, en comparación con los ácidos grasos omega 6, que también son ácidos grasos esenciales pero que a menudo se comen en exceso en las dietas occidentales. La idea era que añadir omega 3 a una dieta alta en omega 6 podría resultar en mejores probabilidades de dar a luz a un bebé a término.

Otra investigación había encontrado que los complementos de omega 3 ayudaban a la salud cardiaca, al reducir la presión arterial y el riesgo de ritmos cardiacos anormales.

Pero en el estudio, Harper también observó que las mujeres que tomaban complementos de omega 3 eran más propensas a dar a luz a bebés con síndrome de dificultad respiratoria (SDR). Mientras que 59 bebés (13.9 por ciento) de las mujeres que estaban en el grupo de omega 3 nacieron con SDR, sólo 35 (8.7 por ciento) de las que estaban en el grupo de placebo lo hicieron. En otras palabras, los bebés de las madres que tomaban omega 3 eran 1.6 veces más propensos a tener SDR que los bebés de las madres que tomaron el placebo. Es la primera vez que encontramos un hallazgo de este tipo en ensayos clínicos, escribieron los autores.

El estudio es científico y está bien hecho, dijo la Dra. Ashlesha Daya, especialista en medicina materno-fetal del Centro Médico Montefiore de la ciudad de Nueva York. Los resultados indican claramente que “añadir ácidos graso omega 3 no marca la diferencia en cuanto al parto prematuro espontáneo recurrente”, explicó.

Pero, ¿deberían las embarazadas descartar los complementos de omega 3?

Quizá no, apuntó Dayal. “Aunque los resultados del estudio no muestran ninguna diferencia, hay evidencia de que los ácidos grasos omega 3 son beneficiosos para el desarrollo cerebral del feto, así que las mujeres aún deberían considerar tomarlos, en concordancia con el consejo de su médico, a pesar de que parece existir poco beneficio para la reducción espontánea del parto prematuro”.

Harper no está de acuerdo por ahora. “Necesitamos estudiar más antes de que podamos afirmar de forma definitiva que beneficia al cerebro del feto”, dijo.

FUENTES: Ashlesha Dayal, M.D., maternal fetal medicine specialist and medical director, labor and delivery, Montefiore Medical Center, and assistant professor of obstetrics, gynecology and women’s health, Albert Einstein College of Medicine, New York City; Margaret Harper, M.D., associate professor, obstetrics-gynecology, Wake Forest University School of Medicine, Winston-Salem, N.C.; February 2010 Obstetrics & Gynecology

HealthDay