Cerebro se Reprograma después de un Trasplante de Mano

En una prueba más de la asombrosa capacidad del cerebro para autotransformarse en la edad adulta, una investigación revela que las neuronas pueden reprogramarse a sí mismas para adaptarse a un trasplante de mano.

Un hombre de 54 años que había perdido una mano hace 35 años fue capaz de experimentar sensaciones con su nueva mano trasplantada a los cuatro meses después de la cirugía. Los escáneres cerebrales mostraron que el cerebro se había reorganizado para adaptarse a la nueva mano.

“Hasta ahora habíamos sido incapaces de dar marcha atrás a las amputaciones”, señaló el autor del estudio Scott H. Frey, director del Centro de neuroimagenología Lewis de la Universidad de Oregón.

Pero esta investigación muestra que “aún cuando un cerebro maduro ha sido privado de estimulación sensorial por un periodo de tiempo muy largo, es posible que esas áreas recuperen de nuevo su función”, afirmó.

Hace décadas, los científicos asumieron que el cerebro dejaba de crecer en la edad adulta y que era incapaz de producir nuevas neuronas. “El punto de vista predominante era que todas las cosas que se habían establecido durante el desarrollo permanecían de esa manera para el resto de la vida”, dijo Frey.

Pero en los últimos 20 años, los investigadores han comenzado a entender que el cerebro puede reprogramarse y adaptarse al mundo que lo rodea. En el nuevo estudio, publicado en la edición del 14 de octubre de la revista Current Biology, Frey y colegas trataron de entender más sobre este proceso.

Los investigadores examinaron a un hombre que había perdido su mano derecha en un accidente industrial a los 19 años. Había usado un dispositivo prostético hasta el año 2006, cuando se convirtió en una de las pocas personas en recibir un trasplante de mano.

Cuatro meses después de la cirugía, los investigadores encontraron que el hombre tenía sensaciones en una parte de la mano. Los escáneres de IRM funcionales revelaron que la sección del cerebro que estaba dedicada a esa mano se había activado.

Básicamente, el “mapa” de una parte de la mano en el cerebro se había reiniciado. Pero no está claro si el hombre podrá volver a tener sensaciones en toda la mano, apuntó Frey. “No podemos abordar eso con este estudio”.

¿Qué hizo esta parte del cerebro del hombre en los últimos 35 años sin la mano derecha? Frey señala que parece que estas células cerebrales no estuvieron inactivas.

“Sabemos que si una persona pierde una mano, se produce una reorganización de funciones (en las células)”, destacó. “Sabemos que asumen otras funciones. No sabemos con exactitud cuáles son esas funciones”.

El siguiente paso en la investigación será determinar si las sensaciones vuelven a los dedos, dijo Frey. “¿Cómo procesa el cerebro esa información que proviene de cada dedo?”.

En última instancia, destacó, la investigación podrá conducir a mejores tratamientos para las personas que tienen una variedad de lesiones cerebrales y de la médula espinal, como accidente cerebrovascular.

El Dr. Krishnankutty Sathian, director del Programa de neurorehabilitación de la Universidad de Emory, dijo que el estudio es un vistazo “fascinante” de lo que los científicos llaman “plasticidad cerebral”, la capacidad que tiene el cerebro de cambiar.

“Amplía nuestros conceptos de plasticidad cerebral hacia una nueva dirección, al mostrar que la reorganización y representación sensorial que tienen lugar en las amputaciones pueden ser potencialmente reversibles, incluso décadas después”, destacó.

HealthDay

DÉJANOS TU COMENTARIO

DÉJANOS TU COMENTARIO

Please enter your comment!