Angioplastia por la Muñeca podría ser más Segura

Un estudio estadounidense halla que la mejor manera de llegar y de tratar el corazón enfermo con angioplastia podría ser por la muñeca.

Según los investigadores, esta técnica de cateterismo reduce el riesgo, el sangrado, el costo y el tiempo de recuperación del paciente al tratar arterias obstruidas.

Cada año, cerca de un millón de estadounidenses se someten a angioplastia para abrir arterias obstruidas. El método más común consiste en hacer una incisión en la ingle e introducir un catéter que se lleva a través de la arteria femoral hasta el lugar de la obstrucción. Se infla un globo diminuto para abrir la arteria y, en muchos casos, se coloca una endoprótesis vascular o stent para mantener la arteria despejada.

Debido al riesgo de sangrado y daño nervioso en el punto de acceso a la arteria femoral, los pacientes deben permanecer tendidos durante entres dos y seis horas después del tratamiento. En pacientes obesos, llegar a la arteria femoral por la ingle podría ser un reto y un riesgo.

Los investigadores del Instituto cardiovascular bautista de Miami revisaron datos sobre más de 5,000 procedimientos y concluyeron que llegar a las arterias obstruidas por la arteria de la muñeca (radial) reducía significativamente el riesgo de sangrado (0.3 por ciento) y de daño nervioso (0 por ciento) en comparación con el acceso por la arteria femoral (2.8 por ciento de sangrado o daño nervioso).

El estudio fue presentado en el Simposio internacional anual sobre terapia endovascular (ISET) en Hollywood, Florida.

“Usar el método radial reduce el costo, el tiempo necesario para que el paciente tenga movilidad de nuevo y reduce las complicaciones”, señaló en un comunicado de prensa el Dr. Ramon Quesada, director médico de cardiólogo de intervención del instituto.

Actualmente, el acceso por la muñeca solo se usa en cerca del dos por ciento de los procedimientos de angioplastia. El acceso por la muñeca no es adecuado para todos los pacientes, como los que son extremadamente delgados o los que tienen arterias pequeñas o torcidas.

“Me parece que el 75 por ciento de los pacientes serían candidatos para el método radial si fuera una opción. El método radial es un poco más difícil desde el punto de vista técnico para los médicos, pero en cuanto lo dominen, creo que muchos lo preferirían. Una de las principales barreras es la falta de oportunidades de capacitación”, aseguró Quesada.

HealthDay

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!