Ponencia Presentada con Motivo de la Audiencia Pública sobre Niñez

Ponencia Presentada con Motivo de la Audiencia Pública sobre Niñez. Dada La Importancia, Vigencia y Participación de la Sociedad Colombiana de Pediatría se Transcribe y Comparte a Continuación. San Vicente del Caguán, los Pozos- Manizales Agosto 19 de 2001

Dr. Carlos Alberto Montoya Marín.
Médico Pediatra. Docente Universidad de Caldas
programa de Medicina, Manizales.
Pediatra Seguro Social, Manizales.
Miembro Asociación Afecto.
Miembro Sociedad Colombiana de Pediatría.

¿Seremos Capaces de Salvaguardar a Nuestras Crías?

Tengo en mi mano apretado un papel con el
nombre de quienes mataron a mi papá, cuando
crezca y pueda, yo los mataré a ellos.”
(Testimonio de Alberto, niño de 10 años
de la zona de Urabá-Colombia)

En primer lugar agradezco la convocatoria a participar sobre un tema que debe ser siempre vigente como es el de la Infancia; considero de vital importancia estos espacios dedicados a reflexionar y plantear aportes en favor de la niñez colombiana, esperando eso sí, que los esfuerzos y experiencias planteados, sean tenidos en cuenta no dentro de años, porque el dolor y las necesidades de niños y niñas no dan espera.Tal vez, no hable sólo a título personal sino también como vocero de un sinnúmero de personas que de manera real y concreta, desde diferentes áreas y sitos de Colombia, trabajan cotidianamente en defensa de cientos de niños ,niñas y jóvenes de nuestro país. Soy profesor de una Universidad Pública, desde el departamento materno infantil, Programa de Medicina de la Universidad de Caldas de Manizales.

Represento además una institución de larga trayectoria en trabajo directo y de directa responsabilidad con la niñez del país ,como es la Sociedad Colombiana de Pediatría. Tengo relación directa como médico de niños y niñas en un sitio estatal, la Clínica del Seguro Social de Manizales, denominada recientemente ésta ciudad Capital del Afecto y desde el Departamento de Caldas , donde un gran número de instituciones gubernamentales y no gubernamentales, incluida la RED de Prevención y Atención del Maltrato Infantil de Manizales ,defienden y apoyan de manera integral las causas de niños y niñas.

Desde la Pediatría, vivo diaria y dolorosamente la situación de ignominia y de carencias de la niñez, no importa si es hijo de un guerrillero, paramilitar, sicario, o banquero, los niños y niñas tienen mucho en común y además no están excentos de ser víctimas de Maltrato o Abuso Sexual , tal y como lo denuncia también la Asociación Afecto contra el maltrato infantil a la cual pertenezco.

Este preámbulo necesario, me garantiza los elemento conceptuales y técnicos para generar las siguientes reflexiones:

La población Infantil en Colombia menor de 18 años, está calculada que es del 41%, lo que evidencia un porcentaje considerable de población joven en Colombia y por ende nuestra responsabilidad con las futuras generaciones desde ahora.

• Se calcula que existen 7 millones de niños maltratados en el país; y el ministerio de salud, preocupantemente dice que por cada niño maltratado o víctima de abuso sexual o violación hay 5 que no se detectan.
• Diariamente mueren en el país un promedio de 15 niños y niñas en situaciones de violencia, maltrato y abuso.
• En dos de cada 5 hogares golpean a los niños y niñas.
• Del 100% de violencia en el país se calcula que el 80% es por Violencia Intrafamiliar y un cruento 20% por conflicto armado , donde los niños y niñas son altamente vulnerables y chivos expiatorios.
• De tres millones de niños involucrados directa e indirectamente en el rigor de esta guerra fraticida que vivimos, un 18% de ellos ha matado, el 60% ha visto matar, el 70% ha visto cadáveres mutilados y el 18% ha visto torturar.
• Un porcentaje importante de niños discapacitados son cotidianamente víctimas de Maltrato y Abuso.
• La impunidad campea casi en el 90% ,dejándolos a merced de sus maltratadores. Tampoco existe un programa estructurado para dichos maltratadores.
• Las consecuencias del Maltrato y el abuso sexual en ellos, dejan lesiones y huellas físicas y psicológicas imborrables para toda la vida, en caso de que no hayan muerto.

Está claro ( muchos autores entre ellos Alice Miller) que en un gran porcentaje de niños o niñas víctimas de Maltrato o Abuso reproducen en su vida Adulta situaciones de Maltrato o abuso con sus hijos u otros infantes. Sería interesante conocer para poder intervenir, cómo fue la infancia y si fueron sometidos a maltrato muchos actores del conflicto armado. Ayudaría para que sus hijos no la perpetúen.

Existen muchos más datos que por cuestión de tiempo no alcanzaría a exponer, incluyendo lo que se ha dicho sobre las lesiones e implicaciones de cientos de niños y niñas en el conflicto armado y dolorosamente víctimas del secuestro, que de antemano rechazamos. Pero también las cifras anteriores nos llevan a las siguientes reflexiones:

• Los niños y las niñas Colombianos no son “personitas”, son sujetos de derecho y como tal debe prevalecer su derecho a la protección, pero no de manera retórica. No sólo están pensando y viviendo con hadas madrinas y países de Hagrava, también crecen entre el dolor y la tristeza.
• El Maltrato Infantil en todo su espectro, no es sólo la agresión física sino un sinnúmero de condiciones incluidas las sociales, las cuales vulneran sus derechos y su dignidad.-Ante lo planteado surgen las siguientes reflexiones-propuestas:

1. Que se resalte el tema de la niñez en la Agenda , como punto básico y central, dada su trascendencia e importancia para el país y las generaciones de niños y niñas que existen en este momento, ya que son ellos, elementos claves para el cambio, es decir posicionar la temática de los niños. Si no intervenimos ahora lo perpetuarán en generaciones siguientes.

2. No hay equidad para la niñez ,ella es sujeto de derecho, revalidado además por las convenciones y legislaciones nacionales e internacionales sobre el tema.

3. “Descaguanizar” la agenda, en el sentido de no sólo plantear temas de como resolver el conflicto, sino también trabajar y hacer énfasis en la Promoción del Buen trato a la Infancia, ya que la problemática no es sólo para ser tratada como emergencia, la cual es real y necesita ser intervenida, pero que no sea el único propósito. De igual manera merecen que se trabaje e implementen acciones de tipo educativo que de manera concreta se cristalice en programas de promoción y prevención.

4. Unir esfuerzos, desde las Academias, Ongs, estado y grupos armados(sería importante conocer sus criterios ,conceptos y propuestas frente a las políticas de Infancia), entre otros, ya que estamos llamados a unir esfuerzos, concertar las diferencias, más que culpables y culpados, ya esto impide el abordaje integral desde nuestros sitios.

5. Proponer actividades concretas para que transpasen la retórica; mientras discutimos aquí la problemática de la infancia, muchos de ellos no alcanzan a sobrevivir ,ni a evitar ser maltratados y víctimas de abuso sexual.

6. Hay experiencias que pueden y deben ser retomadas a lo largo y ancho del país ,desde el mismo estado, como el Programa de Promoción del Buen trato en el Seguro Social, Congresos y Convocatorias para el estudio y profesionalización del tema como los 8 congresos realizados por la asociación afecto; el próximo se realizará en noviembre en Bogotá, las Cruzadas por el BUEN TRATO A LA INFANCIA , realizadas a lo largo y ancho del país, por la Sociedad Colombiana de Pediatría.

Podríamos seguir con muchas de las experiencias propositivas para nuestra infancia que se han realizado desde muchos sectores, que a veces por protagonismos o celos institucionales no se conocen ni se socializan.

Si bien faltan muchas cosas para nuestros niños, no toda la responsabilidad recae sólo en el ICBF; en términos prácticos, es nuestro deber exigir la continuidad y claridad en las políticas de protección a la infancia, pero realmente el estado somos todos y lo nutrimos todos.

7. Propuesta para institucionalizar, como una actividad de Promoción y Prevención, con gran proyección educativa en el sector Salud y Educación, la VACUNACIÓN CONTRA EL MALTRATO INFANTIL a través del AFECTO (planteado por Antanas Mockus y colaboradores, desde 1996) como un acto simbólico-real que permite en el cotidiano, iniciar una transformación cultural y educativa contra el Maltrato Infantil y el Abuso Sexual, incorporada en los esquemas biológicos de vacunación y que a la par de la vacunación contra enfermedades como la meningitis y hepatitis entre otras, se coloque una vacuna cargada de afecto y pautas educativas para los padres y cuidadores de los niños y niñas. Incluso estamos dispuestos a venir a vacunarlos pero con afecto, a esta región.

Un pensamiento final: Enfocarnos y reflexionar en tratar más el Ser que el TENER (obvio que los recursos son importantes), pero ese Ser debe construirse sobre la dignidad de los niños, niñas y jóvenes.

Reconocer que desde el Presidente, también desde Manuel Marulanda y ustedes aquí, pasamos por la niñez y que es un imperativo moral, aportar y construir desde ya, para que a las próximas generaciones de niños y niñas desde ahora, les garanticemos una real y afectuosa mejor manera de vivir.

Deseamos en bloque que la broblemática de la niñez no se centre sólo en retirarlos del conflicto armaso, ya que son víctimas permanentes de todos los que intervienen en este conflicto fraticida, que de seguir así, se perpetuaran en nuestros nietos y tataranietos en una rueda sin fin, la que finalmente los llevará a no encontrar ya ningún país para vivir y desarrolar sus vidas. Como colofón cito las siguientes frases de reflexión:

“Los niños maltratados de esta generación, si sobreviven serán los Maltratadores de la generaciones siguiente y los miembros desadaptados de la sociedad” (Vicent Fontana).

“Sólo tenemos dos legados para dejarles a nuestros hijo: uno, son las raíces y otros son las alas”.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!