Eventos: XVII Reunión del Consejo Directivo de la Asociación Latinoamericana de las Academias Nacionales de Medicina, Alanam, España y Portugal.

Bogotá, 23 – 25 de Febrero de 2006

TEMA: EDUCACIÓN MÉDICA

XVII reunión del Consejo Directivo de la ALANAMLa XVII reunión del Consejo Directivo de la ALANAM fue inaugurada por la Doctora Mirta Roses, Directora de la Oficina Sanitaria Panamericana, lo cual constituye un hito para ALANAM ya que por primera vez en su historia la Asociación inicia sus relaciones formales con la máxima institución internacional en aspectos de salud en el continente.

A la reunión asistieron 12 de las 14 Academias Asociadas y 20 Delegados. El tema de la misma fue “Educación Médica” que se había aprobado en la XVI reunión del Consejo celebrada en Lima en Abril de 2004.

Actuaron como Presidente el Académico Zoilo Cuéllar Montoya y como Secretario el Académico Álvaro Moncayo Medina.

Participantes

ACADEMIA NACIONAL DE MEDICINA DE BUENOS AIRES
Presidente: Acad. Dr. Rómulo L. Cabrini
Delegado: Acad. Dr. Oscar Héctor Morelli

ACADEMIA BOLIVIANA DE MEDICINA
Presidente: Acad. Dr. Buddy Lazo de la Vega

ACADEMIA NACIONAL DE MEDICINA DEL BRASIL
Presidente: Acad. Dr Antonio Luiz de Medina
Delegado: Acad. Dr. José Augusto Da Silva Messias

ACADEMIA CHILENA DE MEDICINA
Presidente: Acad. Dr. Alejandro Goic Goic
Delegado: Acad. Dr. Rodolfo Armas Merino

ACADEMIA NACIONAL DE MEDICINA DE COLOMBIA
Presidente: Acad. Dr. Zoilo Cuéllar-Montoya
Delegado: Acad. Dr. Jorge Cavelier Gaviria

ACADEMIA NACIONAL DE MEDICINA DE COSTA RICA
Presidente: Acad. Dr. Claudio Orlich Carranza

REAL ACADEMIA DE MEDICINA DE ESPAÑA
Delegados: Acad. Dr. Juan del Rey Calero y
Acad. Dr. Félix Pérez y Pérez

ACADEMIA NACIONAL DE MEDICINA DE MÉXICO
Presidente: Acad. Dr. Misael Uribe Esquivel,
Vicepresidente: Acad. Dr. Emilio Garcia Procel

ACADEMIA NACIONAL DE MEDICINA DEL PARAGUAY
Presidente: Acad. Dr. Hector Ratti Jaeggli

ACADEMIA NACIONAL DE MEDICINA DEL PERÚ
Presidente: Acad. Dr. Eduardo Pretell Zárate
Delegado: Acad. Dr. Alberto Ramírez Ramos

ACADEMIA NACIONAL DE MEDICINA DE URUGUAY
Presidente: Acad. Dr. Celso Silva

ACADEMIA NACIONAL DE MEDICINA DE VENEZUELA
Presidente: Acad. Dr. Otto Lima Gómez Ortega
Delegado Acad.: Dr. Antonio Clemente Heimerdinger,

Se aprobó el Informe de la Secretaría y el Balance junto con el Estado de Resultados a 31 de Diciembre de 2005. Los debates sobre las ponencias presentadas por las distintas Academias, llevaron a la preparación del Documento final en el que aparecen las principales Conclusiones y Recomendaciones que se transcriben a continuación.

La próxima sede de la ALANAM para el bienio 2006-2008, será la Academia de Medicina de México y el tema oficial de la reunión de ALANAM en el 2008 será “Gestión y evaluación de la Atención Primaria en Salud”. El nuevo presidente consultará con las diferentes Academias los sub-temas que se consideren pertinentes dentro del tema general propuesto.

De acuerdo con los Estatutos se eligió por unanimidad y aclamación el nombre del Académico Dr. Misael Uribe, de la Academia Nacional de Medicina de México, como Presidente para el período 2006-2008. El Presidente saliente, Académico Dr. Zoilo Cuéllar Montoya, dió posesión al nuevo Presidente, Académico Dr. Misael Uribe. Puesto que en el bienio 2004-2006 se había congelado el cargo de Secretario Ejecutivo en razón a que el Dr. Zoilo Cuéllar Montoya había sido elegido Presidente de ALANAM, cuyo periodo termina hoy 24 de febrero de 2006, la Asamblea decidió reinstaurar las funciones del cargo de Secretario Ejecutivo de ALANAM con sede en Bogotá, Colombia, en la persona del Dr. Cuéllar Montoya.

EDUCACIÓN MÉDICA RESUMEN DE LAS PONENCIAS

ARGENTINA

Se consideran dos aspectos importantes para el análisis de la situación; hay diversidad en la oferta de servicios y variabilidad en los recursos debido al desarrollo tecnológico y social. El avance de la tecnología exige una actualización permanente, además de lo anterior hay exceso de información y mucha rapidez en las comunicaciones. Para suplir estas necesidades se han considerado las siguientes clases de médicos: Sanitaristas o Epidemiólogos, Generalistas, Especialistas, Gerenciadores.

Los registros estadísticos demuestran que hay un exceso de los mismos y una concentración desproporcionada: en Buenos Aires hay un médico por cada 33 habitantes, en otras ciudades intermedias la proporción se equilibra a un médico por cada 992 habitantes, pero en otras comunidades más pequeñas no hay recursos médicos y las vias están intransitables. Lo anterior demanda urgente una política de Estado al respecto y una definición de las necesidades de tener un registro real de la situación. Se propone determinar el número y la financiación de las necesidades de médicos sanitaristas, también definir las características y necesidades numéricas de los médicos generalistas o de familia, para lo cual también se requiere una política de Estado. En cuanto a los especialistas, no solo es necesario planear su formación, sino que es importante evaluar su actualización. Este es el panorama de las necesidades educacionales asociadas a la realidad operativa.

CHILE

Se ha modificado el escenario en el cual se desenvuelve la educación médica, tanto en pregrado como en postgrado; la reforma universitaria de los años 60 terminó con las cátedras universitarias tradicionales y al reemplazarlas por departamentos, modificó las relaciones Docente estudiante y las características del proceso educativo. El gobierno militar de 1973 intervino las universidades designando las diferentes autoridades, perdiéndose de esta manera la autonomía académica y el término de la educación gratuita en las universidades públicas. Además de lo anterior, la restricción de aportes económicos obligó a los médicos a cumplir con sus programas sin contar con rentas y con la obligación de cancelar matrículas y aranceles por sus estudios. Se dificultó la relación docente asistencial al dejar de operar la respectiva Comisión Ministerial. Se debilitó la integralidad y se favoreció la formación de especialistas.

La incorporación de la tecnología en los establecimientos del estado se dificultó, hubo un crecimiento y desarrollo de las instituciones privadas las cuales poseían tecnología avanzada y moderna infraestructura. Se han creado numerosas escuelas de medicina en muy poco tiempo y con docentes no calificados, los campos clínicos no son los más adecuados; ni los mecanismos de selección de estudiantes son estrictos, los diferentes campos clínicos de prácticas deben ser compartidos por estudiantes provenientes de diferentes escuelas y con perfiles distintos. El aumento del número de estudiantes afectará en un futuro la calidad de atención, la inmigración de médicos también ha aumentado, la admisión de médicos extranjeros mediante convenios políticos se hace sin ningún mecanismo de evaluación; los médicos extranjeros son casi un 10% de la totalidad de los del país. La proliferación de escuelas de formación ha superado la capacidad de enseñar adecuadamente con los actuales recursos humanos y técnicos.

Han ingresado al sector instituciones sin ninguna tradición educativa las cuales operan con un criterio eminentemente comercial, hay desinterés del sector académico en el desarrollo de la calidad ya que está mal remunerado; hay menoscabo en la formación de especialistas clínicos, ya que muchos médicos se especializan en la práctica en lugar de seguir programas formales, y los que lo hacen a su vez trabajan en otros lugares con objeto de financiar su sustento. Los hospitales públicos negocian con las universidades la práctica de sus estudiantes con un criterio eminentemente comercial; muchos médicos altamente calificados dejaron sus cargos en los hospitales públicos para trabajar en instituciones privadas obteniendo mejor remuneración y disponibilidad de mayor desarrollo tecnológico, disminuyendo de esta manera los recursos docentes disponibles para los hospitales universitarios.

El crecimiento de escuelas de medicina privadas se hace mediante intereses económicos y de fortalecimiento de la imagen corporativa tanto de las universidades como de las instituciones de salud lo mismo que con afanes de desarrollo regionalista. La dedicación horaria de los docentes varía y está afectada por factores económicos y salariales; hay carencia de docentes idóneos, las universidades públicas no incentivan la dedicación a la docencia. Hay docencia en los consultorios con pacientes ambulatorios, pero debe disponerse de un número adecuado de docentes calificados, consultorios con fácil acceso a auditorios, bibliotecas y espacios de bienestar estudiantil.

En algunas instituciones se está capacitando a los residentes y médicos jóvenes en la docencia e introduciendo tecnología y formación humanística en los planes de estudios. No hay una integración adecuada entre los docentes de la áreas básicas y las clínicas, se recomendó iniciar el contacto precoz de los estudiantes con el área clínica lo mismo que fortalecer su formación como investigadores y docentes. Hay vacíos en la educación que inciden negativamente en la formación del médico, fundamentalmente en las áreas básicas. Se debe poner orden en el sistema de educación.

COLOMBIA

Los adelantos recientes y cambios tecnológicos motivaron cambios fundamentales en los esquemas de educación médica, los cuales corresponden a los siguientes factores: Las cambiantes actitudes y demandas de los patrones de la educación superior, las características de los estudiantes universitarios, las condiciones de los empleos, las nuevas tecnologías, el surgimiento de competidores en el sector corporativo privado, con proyectos de investigación de carácter comercial, los cuales controvierten los valores tradicionales de la educación superior. El reciente estudio de Tump y la encuesta Cheers, confirman que las competencias educativas, no corresponden con las competencias laborales. El ejercicio de la medicina exige que el profesional que la ejerce cumpla determinadas características que le preserven, de un lado, su autonomía y le den confiabilidad al usuario. Debe haber un compromiso de las instituciones formadoras tanto en la preparación de los programas académicos como en la formación de docentes.

El influjo de la tecnología pasó por alto la influencia del entorno y deshumanizó el ejercicio médico; estos y otros factores han motivado a las instituciones universitarias a remodelar los mecanismos de formación del futuro profesional de la salud.

Se enfatiza sobre la importancia de fortalecer las ciencias básicas, de dar la importancia necesaria a las humanidades y áreas sociales, de la misma manera que se debe dar la trascendencia necesaria a los avances tecnológicos y a la investigación. Las comunicaciones por medio electrónico han sido un baluarte para el conocimiento y un pilar para la investigación.

No se puede hacer abstracción de los nuevos esquemas de seguridad social vigentes en la mayoría de los países de Latinoamérica, ni de los fenómenos socioeconómicos que aquejan a la mayoría de nuestros países, ni de la deshumanización profesional impuesta por las entidades contratantes de servicios, menos aun de la deshumanización del prestador de los mismos.

Se deben proyectar programas de formación con contextos, humanísticos, humanitarios, psicosociales, científicos, tecnológicos y éticos. Se debe vigilar el cumplimiento de los requisitos mínimos de los programas de pre y post grado, dar soporte técnico a los procesos de acreditación, fortalecer la capacitación pedagógica y didáctica de los docentes, crear mecanismos de orientación y mejoramiento de la calidad de la educación media para integrarla a la educación superior, fomentar la investigación en la educación superior, implementar la autoevaluación, fortalecer la investigación en las maestrías y doctorados. Los anteriores factores serán la piedra angular de la formación del médico del futuro. El objetivo propuesto no puede ser otro que formar un profesional con alto sentido ético y social, con capacidad de participar en la solución de problemas de salud, directamente en lo que se relaciona con la promoción y conservación, la prevención, el tratamiento de la enfermedad y la rehabilitación.

Además, dotarlo de una sólida preparación científica y humanística que lo lleve a conocer la realidad nacional y a ser partícipe y factor multiplicador de los avances científicos y tecnológicos. Dentro de ese objetivo se han identificado como pilares básicos, la bioética y la investigación, además del humanismo y el humanitarismo.

Se da, en la propuesta, el puesto que merece la medicina familiar, dada la aplicación que ésta tiene en la mayoría de los países en donde su práctica ha sido positiva, pero se insiste en la importancia de una sólida formación integral que le permita resolver las más frecuentes patologías, además de instaurar programas adecuados de promoción y prevención.

No puede perderse de vista el papel preponderante que juegan, tanto la educación continua, como el impulso y estímulo de la disciplina de autoaprendizaje fomentados y dirigidos por los docentes. Sin lugar a dudas, la actitud positiva del docente y la diaria divagación sobre los más recientes avances del conocimiento enriquecen la cátedra y dejan en el alumno la satisfacción de aprender de un maestro autorizado, actualizado y verdaderamente docto. La actitud constante del docente se vuelve edificante para el futuro profesional quien asimilará lo que aquel le enseñe.

COSTA RICA

Plantea el problema de la calidad universitaria, la cual se ha visto afectada ante la proliferación de instituciones autodenominadas universitarias; menciona la recomendación de la reunión de Ministros de Educación del MERCOSUR, la cual enfatiza que la educación superior debe ser un proceso educativo realizado por el Estado o por el sector privado, pero no un instrumento empresarial o de mercado. La educación médica en Costa Rica se aprobó en 1947, pero solamente hasta 1953 se creó la facultad de Medicina, su labor docente se inició en 1959 y la primera promoción de médicos egresó en 1965 y hasta febrero de 2005 se graduaron 3440 médicos.

En 1972 se iniciaron los post grados los cuales en la actualidad llegan a 51 y hasta el 2004 habían formado 100 especialistas. Antes de 1959 los médicos se formaron en otros países lo cual ofreció una buena calidad, pero al mismo tiempo un carácter elitista. En 1976 se inició la escuela de medicina en la Universidad Autónoma de Centroamérica hoy Universidad de Ciencias Médicas, luego surgieron siete escuelas de medicina planeadas sin tener en cuenta la disponibilidad de docentes adecuadamente preparados, ni las necesidades físicas ni la cantidad de médicos que el país necesita, algunas escuelas se crearon más con fines económicos que académicos. Además de la Universidad estatal hay siete escuelas de medicina y el gobierno cubano ofrece 50 becas anuales, además hay un número no determinado de médicos formados en otras universidades extranjeras que ingresan anualmente al país, hay una escuela de medicina por cada 440.000 habitantes.

Es difícil establecer parámetros de calidad, solamente hay dos escuelas acreditadas, lo cual no compromete la disposición constitucional de la libertad de enseñanza. Los estudiantes son becados por la seguridad social pero solamente en un número de 400 lo cual hace necesario un concurso para lograr dicha beca, este logro se hace mediante un muy buen rendimiento académico, para los post grados se implementó un sistema de selección consistente en exámenes teóricos y entrevista personal. La Academia Nacional de Medicina denunció la proliferación incontrolada de escuelas de medicina y la falta de garantías para sus egresados.

El Colegio de Médicos y Cirujanos agrupas por ley a los profesionales adecuadamente capacitados, la incorporación anual aumenta considerablemente y de una manera desproporcionada, se registran cifras demostrativas no hay datos de desempleo o de subempleo médico, las estimaciones del Colegio Médico se acercan al 25 % en este caso. En la actualidad hay un médico por cada 490 habitantes, se proyectaron las necesidades a 5 y 10 años.

ESPAÑA

Se enfatiza en la información, la motivación, las habilidades personales y la autoestima como medidas para mejorar la salud; se inicia un proceso de programación como parte integral de una adecuada planificación, la cual consta de: Diagnóstico de la situación, programación de la acción educativa, implementación de la intervención educativa, evaluación, participación de la comunidad; la promoción se considera como un medio para planificar y realizar un proyecto. En lo pertinente a la enseñanza se insiste en la participación de la familia, la escuela y la comunidad; la ONU describió los principales desafíos de la humanidad con suficientes datos estadísticos: con objeto de combatirlos se diseñaron estrategias de ayuda económica, comercio orientado al desarrollo y apertura de mercados, todo esto con objeto de erradicar la pobreza y el hambre, lograr la educación primaria universal, promover la igualdad de género, reducir la mortalidad infantil, combatir el SIDA, la tuberculosis y el paludismo, garantizar la sostenibilidad del medio ambiente.

La educación integral busca conocimiento científico, actitud crítica y compromiso ético, la actual crisis parte del desconocimiento de funciones y de la orientación de la educación, se pretende trasmitir una actitud preventiva que evite factores de riesgo, compuesta de factores de prevención escolar con parámetros de calidad y comprehensivos; se describen los diferentes estilos de vida y estructura social, hay que educar en el desarrollo personal, con principios de autonomía, autenticidad y responsabilidad.

La metodología está dirigida a saber, saber hacer, saber ser, capacidad de decisión y refuerzo de la autoestima. La reforma a la educación universitaria adecuó una evaluación rigurosa, un estímulo al intercambio académico, una flexibilidad de itinerarios académicos y un refuerzo a la enseñanza y la investigación; se describen las diferentes ciencias experimentales y de la salud, para las cuales hay un Consejo de Coordinación.

El proceso educativo se debe regir por principios de transferencia de conocimientos, orientado a la consecución de resultados y se debe demostrar y evaluar la calidad de los mismos; el médico debe saber hacer, hacer lo correcto de forma correcta y por la persona correcta.

Las Facultades de Medicina deben producir médicos que requiera la sociedad, capaces de trasmitir conocimientos, desarrollar investigación, aplicar dichos conocimientos, prestar asistencia, tomar decisiones conocer las necesidades de la comunidad, asumir tareas de gestión, desarrollar mecanismos de evaluación. La educación médica debe definir los objetivos de los planes de estudio, tener modelos de participación activa, docencia organizada por objetivos; enseñar la medicina basada en la evidencia, estimular el trabajo en equipo, fomentar la cultura de la evaluación, potenciar la profesionalidad y el humanismo, adecuar la enseñanza y la investigación a la medicina basada en la evidencia. Se propone un estudio consistente en siete bloques y con una propuesta de competencias genéricas estructuradas y de otras competencias específicas.

Los médicos del siglo XXI enfrentan un nuevo marco del ejercicio profesional, pacientes más informados y más concientes de sus derechos; se debe estimar el gasto sanitario, se exige el costo-efectividad y el costo-beneficio, la rentabilidad económica sigue primando. Se debe tener en cuenta el conocimiento y la idea de servicio, el aspecto económico, la política, la ética, incluyendo el consentimiento informado. Se impone el trabajo en equipo, se utiliza la simulación, se entrena en un ambiente seguro, se implementa la ciencia y la tecnología lo cual permite la interdisciplinaridad, disminuyéndose las jerarquías, pero se requiere liderazgo y toma de decisiones; se debe intensificar la formación continuada y la evaluación del desempeño, pues no se debe olvidar el sentido humanista y de servicio.

La enseñanza en el siglo XXI requiere cambios en los aspectos sociales, en la organización sanitaria, en la tecnología, actualización de conocimientos; siendo la medicina es una profesión de servicios, se impone una actividad curricular, se evalúa la calidad y la ética, se debe vincular con los problemas sociales. Se define el perfil del médico en sus competencias para medicina de familia y comunitaria.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!