Inmunología y Lactancia Materna

“Aunque recorramos el mundo en busca de la belleza, sin no sentimos dentro, nunca la encontraremos”
(Emerson).

La inmadurez del sistema inmunitario del recién nacido, le hace altamente susceptible a enfermedades infecciosas de diferentes etiología y la leche materna le brinda los elementos que suplen estas deficiencias, por lo que algunos autores la han llamado “Sangre Blanca”. Esta suplencia natural hace que el niño amamantado esté menos propenso a padecer enfermedades infecciosas que podrían poner en peligro su vida.

Estudios realizados por diferentes autores dentro de los que se destaca Goldman, han descrito entre otros, los siguientes factores de defensa en la leche materna.

Inmunoglobulina A(IgA): Presente en importante cantidad, tapiza la mucosa intestinal y previene la colonización del intestino por diferentes bacterias. Activa contra: E. Coli, C. Tetani, C. Difteria, K. Neumoniae, Salmonella, Shiguella, Estreptococo, Toxinas de V. Cólera y cápsula del H. Influenza.

Inmunoglobulina M Y G(IgM e IgG): Activas contra liposacáridos y V. Cólera y E. Coli.

Factor Bífido: Contra Entorobacterias.

Lactoferrina: Contra E. Coli.

Lactoperoxidasa: Estreptococos, Pseudomonas, E. Coli y Typhimurium.

Lisozima: Contra E. Coli, Salmonella y Micrococus

Factores no identificados: Contra S. Aureus y Toxina del C. Dificile.

Carbohidratos activos: Contra Entero toxinas de E. Coli.

Lípidos activos: Contra S. Aureus.

Gangliosidos: Contra la Enterotoxina de E. Coli y de V. Cólera.

Glicoproteinas: Contra V. Cólera.

Oligosacáridos: Contra S. Pneumoniae y H. Influenza.

Células, macrófagos, neutrófilos y linfocitos B y T: Actúan por:

• Fagositosis y destrucción de E. Coli, S. Aureus y S. Enteridis.
• Linfocitos sensibilizados: E. Coli.
• Fagositosis: C. A.lbicans y E. Coli.

Se describen también factores antivirales como; IgA secretora, IgM IgG, Lípidos, Macromoléculas no inmunoglogulinas y Células de leche que poseen Interferon inducido, Linfoquina y Citoquina inducidas.

Factores Antiparasitarios como la IgA, activa contra Giardia Lambia, E. Histolítica, S. Mansony y Criptosporidium. Lípidos activos contra Giardia Lambia, E. Histolítica, T. Vaginalis y otros no identificados.

Por lo anterior, es innegable la importancia que tiene para la salud del niño la alimentación con leche materna, sobre todo durante su primer año de vida.

Ninguna leche de fórmula o de otros mamíferos podrá igualar la materna. Desde este punto de vista podemos afirmar sin lugar a dudas que la leche materna es la única específica para el recién nacido, pues suple todas las deficiencias que se desprenden de su inmadurez inmunológica.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!