Enfoque y Manejo del Paciente Obeso, Actividad

Asociación Colombiana de Obesidad y Metabolismo – ASCOM

Actividad física:

Se ha demostrado que la actividad física ayuda al tratamiento de la obesidad y de otros factores de riesgo para enfermedad coronaria coincidentes, como las dislipidemias (elevan los niveles de lipoproteínas de lata densidad y disminuyen las de baja densidad y los triglicéridos) y la diabetes mellitus, reduciendo el riesgo de enfermedad arterial coronaria a largo plazo.

Para realizar una adecuada prescripción de la actividad física se deben tener en cuenta los beneficios y los riesgos del ejercicio en este tipo de pacientes de una manera individualizada. En el examen físico hay que descartar alteraciones que lo contraindiquen y hacer ciertas adaptaciones para casos especiales. Por ejemplo, a un individuo con pie plano que le guste el trote, se debe recomendar el uso de calzado adecuado, plantilla y una superfice de grama para evitar lesiones.

Para lograr el acoplamiento de una persona sedentaria a un programa de ejercicios se debe realizar un acondicionamiento que debe tener en cuenta los siguientes factores:

Tipo de ejercicio: El más adecuado es el de tipo dinámico donde se utilicen grandes grupos musculares en forma continua y repetida y ha de adaptarse al grado de obesidad. Ejemplo de ello son la caminata, trote, natación, etc.

Intensidad: Debe estar entre el 60% y el 80% del consumo máximo de oxígeno; una intensidad menor del 40% no es benéfica.

La intensidad se establece determinando la frecuencia cardíaca máxima que se calcula teóricamente de la siguiente manera:
220- edad = Frecuencia cardíaca máxima

Duración: Debe ser superior a 30 minutos. Cada sesión debe tener una primera parte de calentamiento de aproximadamente 5 minutos con ejercicios suaves y estiramiento; una segunda parte o sesión de actividad propiamente dicha, y una tercera parte que es el enfriamiento similar a la del calentamiento.

El calentamiento es importante porque adapta y prepara los sistemas cardiovascular y osteomuscular al ejercicio que se va a realizar. El enfriameniento es igualmente útil al finalizar la sesión por que ayuda a removar los metabolitos del músculos que fueron generados en la actividad física.

Frecuencia: Debe hacerse por lo menos tres veces por semana.

Otros factores: Se debe considerar la edad. Así en personas de edad avanzada, muchas de ellas con osteoporosis, se recomienda ejercicios de bajo impacto para evitar el riesgo de fracturas (este factor de riesgo se incrementa en las mujeres post-menopáusicas que inician actividad física).

En el paciente sedentario se debe iniciar el ejercicio progresiva y lentamente sin realizar cambios bruscos en su intensidad o duración evitando así riesgos de producir alguna lesión.

NOTA: Según la Academia Americana de Cardiología, la prueba de esfuerzo está indicada en todo individuo mayor de 35 años que inicia actividad física. En Colombia, por limitaciones de tipo económico y técnico, este examen se puede solicitar en pacientes, con factores de riesgo coronario positivos, así sean asintomáticos, y en mayores de 45 años.

ASCOM recomienda el siguiente programa de ejercicios.

SemanaMetrosEjerciciosMinutos
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
1.500
1.500
1.500
1.500
1.500
1.500
2.500
2.500
2.500
2.500
2.500
2.500
3.000
3.000
3.000
3.000
3.000
3.000
4.000
4.000
4.000
4.000
4.000
4.000
4.500
Caminata



Caminata-trote  




Trote














18-20
17-19
16-18
15-17
14-16
13-15
23-25
22-24
21-23
20-22
19-21
19-21
22-24
21-23
20-22
20-22
19-21
19-21
30-32
30-32
29-31
29-31
28-30
28-30
37-39

DÉJANOS TU COMENTARIO

DÉJANOS TU COMENTARIO

Please enter your comment!