Diabetes por Pancreatectomía

El experimento más connotado de cirugía experimental en el estudio de un trastorno metabólico es el que realizó el cirujano Oscar Minkowski (1858-1931) –con la colaboración del farmaceuta Josef von Mering– en 1889. Este último estaba interesado en los procesos de la digestión de las grasas y en el papel del páncreas, por lo que ligó el conducto de este órgano para observar sus efectos, pero la ligadura dio efectos parciales. Tal vez basado en una afirmación de Bernard unos años antes, creyó que los animales con los que experimentaba morirían si les hacía una pancreatectomía total, en la cual no era tampoco experto. En un encuentro casual con Minkowski discutió su hipótesis sobre la importancia del desdoblamiento de las grasas en ácidos grasos libres para la emulsión y absorción de una comida rica en grasas. Para ver si existía dicha participación pancreática en la digestión, procedieron a la pancreatectomía de unos perros en el laboratorio de Naunyn, experto en diabetes. Aunque en el momento de la experimentación los dos alemanes desconocían la literatura sobre resultados de pancreatectomías, ambos eran personas interesadas en el estudio del metabolismo de los carbohidratos. Cuando –semanas después tuvieron anotadas todas las observaciones, hicieron una corta publicación sobre los resultado de la operación: Los animales mostraban una sed insaciable, una elevada producción de orina, pérdida de peso a pesar de buena ingesta y un gran apetito (algo parecido a lo que ocurre con el hipertiroidismo); curiosamente estos eran los síntomas de la diabetes. Fue Minkowski- por ausencia de von Mering- quien detectó la glicosuria en la orina de estos perros, sorprendido ante el hecho de que el animal entrenado orinaba por todo el laboratorio. La glicosuria persistió a pesar de un ayuno de dos días o una dieta hecha sólo a base de carnes. Se presentó también cetonuria y el glicógeno desapareció de los tejidos donde habitualmente se encuentra, hígado y músculo. La diabetes experimental les hizo deducir que el páncreas contenía alguna sustancia crucial para el metabolismo de la glucosa, por lo que Von Mering consideró que el páncreas realizaba dos funciones, una externa -la producción del jugo pancreático para la digestión de los alimentos- y otra interna que producía una sustancia reguladora de la glucemia (algo parecido a las conclusiones de Claude Bernard sobre las funciones del hígado). Minkowski intentó bajar la glicemia con extractos pancreáticos, pero sin resultados.

Aquellos fueron los tiempos de la guerra franco-prusiana, que –según Rachmiel Levine- aportó algunas cosas al conocimiento de la diabetes, una de las cuales fue la mejoría de la diabetes en los enfermos sometidos a la hambruna que causó el sitio de París; la otra, el hecho de que al quedarse con la región de Alsacia-Lorena, los alemanes inviertieron en el desarrollo de la Universidad de Estrasburgo, donde fue nombrado Bernard Naunyn –el principal internista y diabetólogo europeo- director de medicina. Entre las personas que se llevó a trabajar estaban los dos investigadores que hemos mencionado, el famoso farmacólogo Schmiedeberg –con quien Naunyn editó una prestigiosa revista- y otros como Ernst Stadelmann y Adolf Magnus-Levy, quienes –con Minkowski- demostraron la acidosis diabética por el ácido beta-hidroxibutírico, todos estos trabajos contaron con el apoyo y supervisión de Naunyn, así como la producción de una diabetes experimental floriczínica por von Mering y luego la producida por pancreatectomía por Mering y Minkowski.

Se descubren los islotes pancreáticos

Paul LangerhansPaul Langerhans (1847-1888) -siendo estudiante- descubrió los islotes pancreáticos que describió como “montoncitos de células” en su tesis de grado. Langerhans fue un médico berlinés que tuvo como profesores a Haeckel, Conheim y Virchow, con quién trabajó y fue gran amigo. Discípulo del gran morfólogo Ernst Haeckel. Prosiguió sus estudios en la Universidad de Berlín, contando entre sus profesores a Julius Conheim y a Rudolf Virchow, en cuyo laboratorio del Instituto de Patología comenzó a trabajar y con quien trabó una gran amistad. Investigó en histología, aplicó exitosamente nuevas tinciones, describió las terminaciones nerviosas del estrato de Malpighi y el estrato granuloso de la epidermis, que luego fue llamado estrato de Langerhans. Estudió los macrófagos y el sistema retículo-endotelial, hasta el momento desconocido. Dice la historiadora española María José Báquena que entre el verano de 1867 y el otoño de 1868 realizó investigaciones sobre la estructura del páncreas, tema de su tesis de doctorado. En su experimentación utilizó sobre todo conejos a los que inyectaba un colorante (azul de Prusia) en el conducto pancreático para visualizar las ramificaciones y la estructura del sistema excretor. Así descubrió las células glandulares que secretan las enzimas digestivas pancreáticas. Distinguió varios tipos celulares, entre éstos unas células pequeñas, poligonales, sin gránulos, que tenían el aspecto de manchas diseminadas en el interior del parénquima. Las describió como…células pequeñas, de contenido prácticamente homogéneo y de forma poligonal, con núcleo redondeado sin nucleolo y unidas siempre de dos en dos o formando pequeños grupos…El patólogo admitió que ignoraba la función de estas células. En 1893, el francés G. Edouard Laguesse afirmó que quizá fabricaran algún producto de secreción interna y las denominó Islotes de Langerhans.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!