Anticoncepción de Emergencia con Anticonceptivos de solo Progestina

Capítulo Cuarto

Dr. Álvaro Monterrosa Castro, M.D

Fundamentalmente para evitar los efectos adversos como las nauseas y los vómitos que producen los estrógenos presentes en la anticoncepción de emergencia realizada con anticonceptivos orales combinados, se propuso y se estudió la administración de píldoras de sólo progestina o minipíldoras, administrándose 0.75 mgs de levonorgestrel en las primeras doce horas de un coito sin protección y repetida una segunda dosis a las doce horas [228], esquema aprobado por la FDA en julio de 1999. Este esquema es actualmente la primera elección para realizar anticoncepción de emergencia, siendo tan o más efectivo que el método de Yuzpe y tiene una menor incidencia de nauseas y vómitos [228]. El ensayo clínico randomizado controlado conducido por la Organización Mundial de la Salud [245,246] señaló que la anticoncepción de emergencia con píldora de sólo progestina reduce el riesgo de embarazo en el 88%, lo que se puede ejemplificar así: cuando 100 mujeres tienen coito sin protección y no utilizan anticoncepción de emergencia se pueden esperar ocho embarazos, si las mismas 100 mujeres tienen coitos y utilizan anticoncepción de emergencia con el esquema de sólo progestina se podría esperar un embarazo, o sea hay una reducción de 8 veces en el riesgo. El mismo estudio [245,246] señaló que la incidencia de nauseas es 50% menor y la incidencia de vómitos 70% menor, que lo esperado con el esquema de Yuzpe. En casos de vómitos persistentes, también se ha recomendado aplicar las dos tabletas en dosis única por vía oral. Kives et al (233), han observado al estudiar la biodisponibilidad relativa del levonorgestrel administrado por vía vaginal, que la concentración máxima es menor y el tiempo de máxima concentración es más tardío que al utilizarse la vía oral. Sugieren que al menos tres veces la dosis oral recomendada, es requerida al utilizar como opción la vía vaginal.

En general la administración temprana después del coito puede inhibir o retrasar la ovulación o interferir con la migración de los espermatozoides [228]. En los últimos años en el país se ha generado desde el sector privado de la atención en salud sexual y reproductiva, información masiva sobre anticoncepción de emergencia, creando conciencia en los prestadores de servicio de salud, así como en la comunidad en general, de lo importante de esta estrategia de regulación de la fertilidad. En Colombia fue Profamilia quien primero logró, pese a una elevada resistencia política y religiosa, colocar en circulación una presentación comercial de píldora de sólo progestina en empaque de dos tabletas de 0.75 mgs de levonorgestrel cada una, para utilizar específicamente en anticoncepción de emergencia, con una muy elevada aceptabilidad, ya que favorece tanto la prescripción por el personal de salud como el uso por las usuarias.

En aquellos países, que cada vez son menos, donde no están disponibles o cuando la presentación específica no se encuentra, se pueden utilizar estuches de minipíldoras de levonorgestrel, con la desventaja de ser necesario administrar 20 tabletas en cada dosis. No existen estudios con la administración de otras progestinas en anticoncepción de emergencia. Recientemente se ha señalado que las dos tabletas de 0.75 ug de levonorgestrel, pueden administrase en una sola dosis. Al respecto se ha publicado un estudio donde se compara la efectividad y la seguridad de las dos formas de administración [248], en 1118 mujeres voluntarias. En ambos grupo se presentaron nauseas, vómitos, dolor leve en hipogastrio, menorragia, vértigos, cefalea y tensión mamaria. Fue significativamente más alta la presencia de cefalea, tensión mamaria y sangrado menstrual abundante, cuando las dos tabletas se administraron en una sola dosis. Once embarazos fueron reportados entre las 1118 mujeres participantes (1%), siendo siete para el grupo de dos dosis y cuatro para dosis única. El riesgo relativo de embarazo en los dos grupos fue similar, siendo la efectividad establecida para dos dosis del 86.8% que es sensiblemente menor que la obtenida con la dosis única que alcanza a ser del 92.2% p<0.05, de todas formas ambos esquemas de administración son efectivos y seguros [248]. Harper et al [249] en un estudio descriptivo realizado en 52 adolescentes, que tenían entre 13 y 16 años de edad, que recibieron anticoncepción de emergencia con el esquema de sólo levonorgestrel, apunta que la medicación fue muy bien tolerada por las jóvenes sin que se presentaran eventos adversos graves [236,237,238].
[spacer size=”10″] [button link=”https://encolombia.com/libreria-digital/lmedicina/anti-oral/anticoncepciondeemergencia/” color=”#1667e3″ size=”1″ style=”1″ dark=”0″ square=”0″ target=”self”] Volver [/button] [button link=”https://encolombia.com/libreria-digital/lmedicina/anti-oral/” color=”#1667e3″ size=”1″ style=”1″ dark=”0″ square=”0″ target=”self”] Índice [/button] [button link=”https://encolombia.com/libreria-digital/lmedicina/anti-oral/dispositivointrauterino/” color=”#1667e3″ size=”1″ style=”1″ dark=”0″ square=”0″ target=”self”]Siguiente[/button]

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!