Estatinas pueden impedir la Reparación Muscular

El Síndrome de Lambert-Eaton: Fisiopatogenia de la Unidad Neuromuscular

Las estatinas, tomadas por millones para reducir el colesterol, podrían dañar la capacidad del organismo para reparar los músculos, informan investigadores de la Universidad de Alabama.

El efecto secundario de la terapia con estatinas más comúnmente reportado es la fatiga, y alrededor del nueve por ciento de los pacientes informa sobre dolor muscular. A medida que se aumentan las dosis de los fármacos y se añade actividad física, tales efectos pueden ser más pronunciados. Estos efectos secundarios se encuentran en todas las estatinas de uso común.

“Aunque estos datos son preliminares y se necesita más investigación, los resultados indican efectos adversos graves de las estatinas que podrían alterar la capacidad del músculo esquelético de repararse y regenerarse debido a los efectos contra la proliferación de las estatinas”, explicó en una declaración la investigadora principal Anna Thalacker-Mercer.

Los resultados del estudio fueron presentados el jueves en una reunión de la American Physiological Society en Hilton Head, Carolina del Sur.

Para el estudio, el equipo de Thalacker-Mercer expuso células musculares a dosis variadas de simvastatina.

Los investigadores encontraron que a medida que aumentaba la dosis, disminuía la capacidad de esas células para multiplicarse. Con un equivalente de 40 miligramos al día, el crecimiento de nuevas células musculares se redujo en 50 por ciento.

Cuando se aumentaban las dosis, la proliferación de estas células continuaba en declive hasta el punto en que podrían afectar negativamente la capacidad de los músculos para sanar y repararse, encontraron los investigadores.

“Nos interesan mucho estos efectos en la población de mayor edad”, apuntó Thalacker-Mercer. “Es posible que los adultos mayores no sean capaces de distinguir entre el dolor muscular relacionado con el efecto de las estatinas y un efecto relacionado con el envejecimiento, por lo que los efectos adversos de las estatinas en los adultos mayores podrían estar siendo subestimados. Nuestro próximo paso es examinar las estatinas en los adultos mayores”, señaló.

El Dr. Gregg C. Fonarow, profesor de cardiología de la Universidad de California en Los Ángeles, considera que esta investigación podría llevar a maneras de prevenir el daño muscular en los pacientes que toman estatinas.

“Las estatinas están entre los medicamentos más extensivamente estudiados y ofrecen beneficios cardiovasculares que sobrepasan grandemente los riesgos potenciales en la mayoría de paciente”, enfatizó Fonarow.

Entre el dos y el ocho por ciento de los pacientes informan sufrir dolores musculares en respuesta a las estatinas, anotó Fonarow. “El daño muscular significativo como resultado del tratamiento con estatinas ocurre raramente, pero si ocurre, pueden haber consecuencias graves”, señaló.

Este estudio sugiere que las dosis altas de una estatina podría alterar la capacidad de las células de músculo esquelético de repararse y regenerarse, dijo Fonarow. “Esta investigación podría eventualmente conducir a nuevas maneras para minimizar o prevenir el daño muscular inducido por las estatinas”, añadió.

HealthDay