Enfermedad Transmitida por Garrapatas

Un estudio realizado por investigadores del Instituto Nacional para el Control y la Prevención de Enfermedades Contagiosas de China describe el primer caso chino de una enfermedad transmitida por garrapatas llamada anaplasmosis granulocítica (AHG), que condujo a la transmisión de la enfermedad de una persona a otra.

Es el primer informe conocido de una transmisión de la AHG de humano a humano.

La AHG se identificó en los Estados Unidos en 1990 y en Europa en 1997. El número de infecciones que se reportan anualmente en los Estados Unidos es cada vez mayor y las tasas de infección en zonas endémicas es de hasta el 15 al 36 por ciento.

El equipo chino emprendió la investigación después de que aparecieran varios casos de AHG entre trabajadores de salud y miembros de una familia tras estar expuestos a un paciente que tenía síntomas acordes con la AHG. La paciente había sido mordida por una garrapata 12 días antes de tener fiebre y hemorragia. Fue ingresada en un hospital regional de la provincia de Anhui y falleció posteriormente. De las 28 personas que entraron en contacto (20 pulgadas o menos distancia) con la paciente durante sus últimas 12 horas de vida, nueve se infectaron con el tipo de bacteria (A. phagocytophilium) que causa la AHG. Nueve informaron que habían estado en contacto con la sangre de la paciente y siete con sus secreciones respiratorias.

“El aspecto más notable de estos casos fue que era poco probable que la infección la transmitiera una garrapata, sino que estaba estrechamente relacionada con el contacto con la sangre o secreción respiratoria de la hemorragia”, escribieron los investigadores. “Aunque es probable que las precauciones rutinarias relacionadas con la sangre y fluidos protejan contra estos eventos en el futuro, la adhesión estricta a los protocolos de protección es obligatoria aunque exista poca probabilidad de un contagio”.

Los investigadores agregaron que las lecciones de este estudio de caso “siguen siendo relevantes para las operaciones diarias del hospital y de la unidad de atención médica a fin de prevenir brotes futuros de AHG en el hospital. Además, mientras China mira al futuro, también tiene que prepararse para hacer frente a la creciente amenaza de patógenos rickettsias transmitidos por garrapatas (bacterias parasíticas que viven en las garrapatas y que pueden causar enfermedades en humanos) que ya han sido llevados a Estados Unidos y Europa”.

El estudio aparece en la edición del 19 de noviembre de la revista Journal of the American Medical Association.

“Este informe refuerza sin duda la importancia de adoptar precauciones estándares para manejar la sangre y el fluido corporal de todos los pacientes, sobre todo de los que tienen AHG; estas precauciones son el estándar de cuidado aprobado en Estados Unidos”, escribió en un editorial acompañante el Dr. Peter J. Krause, de la Facultad de medicina de Yale y el Dr. Gary P. Wormser, del Colegio Médico de Nueva York. “El informe también debería conducir a más investigaciones sobre la existencia de la A. phagocytophilium en la región de China donde se originó el brote”.

HealthDay

DÉJANOS TU COMENTARIO

DÉJANOS TU COMENTARIO

Please enter your comment!