Resumen General: Conocimiento del SIDA Y ETS

Conocimiento del SIDA Y ETS

El conocimiento sobre la existencia del SIDA es prácticamente universal (99 por ciento), pero a pesar de ello, aún existe un gran desconocimiento sobre las formas de contagio de la enfermedad. El 62 por ciento de las mujeres entrevistadas manifestó que se puede prevenir, usando condón en la relación sexual; 12 por ciento dijo que otra forma de prevención es no tener relaciones sexuales; 31 por ciento no ser promiscuo, 14 por ciento tener relaciones solo con un compañero sexual; no tener realciones con prostitutas lo menciono el 2 por ciento; evitar las relaciones con los homosexuales el 2 por ciento, evitar las transfusiones de sangre el 21 por ciento.

Aún exosten muchos tabúes e interpretaciones equivocadas con relación a la enfremedad; el 40 por ciento de las entrevistadas dice que un profesor no puede seguir enseñando en caso de tener las enfermedad, el 36 por ciento reportó que una persona infectada debe ser suspendida del trabajo y 84 por ciento piensa que una persona afectada no puede seguir teniendo relaciones sexuales.

Es sorprendente que cerca de la mitad (42 por ciento) de las entrevistadas no conoce nada acerca de las enfermedades o infecciones de transmisión sexual, lo que demuestra una vez mas, la falta de educación en estos temas.

Violencia contra las Mujeres y los Niños

A pesar que en los últimos años el Estado colombiano ha tratado de frenar el problema de la violencia dentro de la familia mediante, la creación de instituciones de defensa legal y cambios legislativos en los que se penaliza a los maridos que ejerzan violencia física contra sus compañeras, todo parece indicar que la situación con relación a este tema, no ha cambiado y por el contrario parece que tiene tendencia al incremento.

Violencia Verbal

El 65 por ciento de las mujeres alguna vez unidas, contestó que sus esposos o compañeros teman reacciones negativas contra ellas o ejercían situaciones de control, como acusarlas de infidelidad, impedirles el contacto con su familia o amigas o amigos, siempre insistían en saber en donde estaban ellas, ignorarlas y vigilar la manera como ellas gastan el dinero.

El 26 por ciento manifestó que su esposo o compañero se expresaba en forma desobligante contra ella, como “usted no sirve para nada”, “usted nunca hace nada bien”, “mi mamá me hacia mejor las cosas”.

Las amenazas frecuentes de abandono, quitarle los hijos o suspenderle el apoyo económico fueron reportadas por el 34 por ciento de las mujeres que habrán estado alguna vez unidas.

Violencia Física

Es sorprendente que el 41 por ciento de las mujeres alguna vez unidas, contesto en forma afirmativa, una o más de las preguntas relacionadas con la violencia física por parte del cónyuge; el 37 por ciento manifestó que la empujaba, el 31 por ciento que la golpeaba con la mano, el 12 por ciento que la pateaba o arrastraba, el 9 por ciento que la golpeaba con un objeto duro, el 4 por ciento que la mordía, el 8 por ciento que la amenazaba con armas, el 4 por ciento que la habían atacado con dichas armas, el 5 por ciento que había intentado quemarla o estrangularla y, lo que es aún peor, el 11 por ciento que la había violado.

Estos episodios de violencia física contra la mujer, son más frecuentes entre las mujeres de más edad, las que estuvieron anteriormente unidas, en la zona urbana, en las regiones Pacifica, Oriental y Bogotá. Por educación, no existe mucha diferencia entre las que no asistieron a la escuela, las que tienen educación primaria y las de secundaria, se reduce entre las que reportaron educación universitaria, pero más del 29 por ciento de ellas manifestaron ser víctimas de este tipo de violencia.

El 54 por ciento de las mujeres que habían recibido golpes por parte del esposo informó que habían quedado con lesiones, especialmente moretones y fuertes dolores 53 por ciento, el 10 por ciento con heridas profundas y huesos rotos, el 2 por ciento tuvo pérdida parcial o total de un órgano y el 3 por ciento estaba embarazada en el momento de la golpiza y el resultado fue un aborto o pérdida fetal.

El 68 por ciento de las mujeres alguna vez unidas manifestó que sus esposos o compañeros toman trago hasta emborracharse y el 5 por ciento que ellos consumían sustancias si coactivas como marihuana, bazuco, cocaína o heroína.

El 20 por ciento de las mujeres entrevistadas manifestó, que había sido golpeada por otra persona diferente al esposo o compañero, los principales agresores habían sido la madre, el padre o un hermano.

Es igualmente sorprendente que solamente el 22 por ciento de todas las mujeres que han sido maltratadas físicamente han denunciado la golpiza; los sitios más frecuentemente mencionados para denunciar este tipo de atropellos son las inspecciones de policía, las comisarías, el ICBF, la fiscalía y los juzgados.

Las razones más frecuentemente enunciadas para no denunciar la golpiza, es que ellas consideran que los daños producidos no fueron lo suficientemente serios como para entablar una denuncia (28 por ciento), no desea dañar al agresor (15 por ciento), considera que ella sola puede resolver el problema (14 por ciento), miedo a recibir más agresiones (14 por ciento), cree que no volverá a suceder (9 por ciento), considera que la golpiza es parte de la vida normal (9 por ciento), siente vergüenza o humillación para entablar la demanda (7 por ciento), miedo a una separación (5 por ciento), siente que merece el abuso (4 por ciento) no sabe a dónde ir (4 por ciento) y no cree en la justicia colombiana (3 por ciento).

Maltrato a los Niños

Entre las mujeres alguna vez unidas, el 42 por ciento reportó que su esposo o compañero castigaba a sus hijos con golpes, el 27 por ciento con palmadas, el 73 por ciento con reprimendas verbales y el 39 por ciento prohibiéndoles algo que les gusta.

El 47 por ciento manifestó que ella misma castigaba a los hijos con golpes, el 36 por ciento con palmadas, el 72 por ciento con reprimendas verbales y 48 por ciento prohibiéndoles algo que les gusta.

Cerca de la mitad de las mujeres (53 por ciento) con hijos considera que el castigo físico es necesario para educar a los hijos.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!