Ensalada de habichuela y zanahoria

Ensalada de habichuela y zanahoria

Si quieres probar nuevos sabores y texturas en tus ensaladas, te compartimos esta receta de ensalada de habichuela y zanahoria, una opción muy saludable y nutritiva para complementar tus comidas. Las ensaladas deben ser un ingrediente obligatorio de todos los días, por eso es importante variarlas y esta receta es ideal para aportarle más nutrientes a tus comidas.

Ingredientes para la ensalada

300 gramos de habicuela
200 gramos de zanahoria
1 limón
Aceite y sal

Preparación de la ensalada de habichuelas con zanahoria

Pon a hervir agua con una pizca de sal, mientras hierve prepara las habicuelas. Quita un pedacito de la punta de ambos extremos y lávalas. Luego córtalas en trozos de aproximadamente 2cm y ponlas a hervir. Cocínalas hasta que estén blandas, luego escúrrelas y déjalas marinando varios minutos con aceite y limón.

Mientras tanto, pela las zanahorias y rállalas. Una vez estén listas las habicuelas puedes mezclar y listo. Ya tienes tu ensalada. Otra opción con la zanahoria es pelarla y cortarla en cubos pequeños tambien de 2cm aproximadamente. Agrega las zanahorias al agua hirviendo junto con las habichuelas y sácalas cuando ya estén blandas. Mezcla con el aceite y el limón y sirve.

3 recetas de vinagretas para complementar la ensalada de habichuela

Vinagreta de limón y miel

Ingredientes:

  • 1/4 taza de jugo de limón fresco
  • 2 cucharadas de miel
  • 1/2 taza de aceite de oliva extra virgen
  • 1 diente de ajo, picado finamente
  • Sal y pimienta al gusto

Instrucciones:

En un bol pequeño, mezcla el jugo de limón y la miel hasta que se combinen bien. Añade el ajo picado, sal y pimienta al gusto. Lentamente, incorpora el aceite de oliva, batiendo constantemente hasta que la vinagreta esté bien emulsionada. Prueba y ajusta la sazón si es necesario. Es importante que al incorporar el aceite de oliva lo hagas en un hilo para evitar que se corte la vinagreta.

Vinagreta de mostaza y miel

Ingredientes:

  • 3 cucharadas de mostaza de Dijon
  • 2 cucharadas de miel
  • 1/4 taza de vinagre de manzana
  • 1/2 taza de aceite de oliva extra virgen
  • Sal y pimienta al gusto

Instrucciones:

En un bol, mezcla la mostaza de Dijon y la miel hasta obtener una pasta homogénea. Agrega el vinagre de manzana y bate bien. Poco a poco, añade el aceite de oliva mientras bates constantemente hasta que la mezcla esté bien emulsionada. Sazona con sal y pimienta al gusto. Esta vinagreta de mostaza y miel aporta un sabor ligeramente picante y dulce, que combina muy bien con las habichuelas y zanahorias.

Vinagreta de ajo y hierbas

Ingredientes:

  • 1/4 taza de vinagre balsámico
  • 1 cucharada de mostaza Dijon
  • 1/2 taza de aceite de oliva extra virgen
  • 2 dientes de ajo, picados finamente
  • 1 cucharadita de albahaca seca (o 1 cucharada de albahaca fresca, picada)
  • 1 cucharadita de orégano seco (o 1 cucharada de orégano fresco, picado)
  • Sal y pimienta al gusto

Instrucciones:

En un bol, mezcla el vinagre balsámico y la mostaza Dijon. Agrega el ajo picado, la albahaca y el orégano. Poco a poco, añade el aceite de oliva mientras bates hasta que la vinagreta esté bien emulsionada. Sazona con sal y pimienta al gusto. Esta vinagreta de ajo y hierbas proporciona un sabor robusto y aromático, ideal para resaltar los sabores naturales de las habichuelas y zanahorias.

Beneficios de las habichuelas

Las habichuelas, también conocidas como judías verdes, vainitas o ejotes, son una verdura nutritiva y versátil que ofrece una amplia gama de beneficios para la salud. Son bajas en calorías, lo que las convierte en una excelente opción para quienes buscan mantener o perder peso.

También son una buena fuente de vitaminas como la vitamina C, vitamina K, y vitaminas del grupo B (como el folato). Contienen minerales esenciales como el hierro, magnesio, potasio y calcio. Estas vitaminas del complejo B son importantes para la función cerebral y pueden ayudar a mejorar la memoria y el estado de ánimo.

La fibra dietética presente en las habichuelas ayuda a promover la salud digestiva, prevenir el estreñimiento y mantener una sensación de saciedad por más tiempo.

El consumo regular de habichuelas puede ayudar a reducir los niveles de colesterol LDL (malo) y a mantener una presión arterial saludable debido a su contenido de fibra y potasio. Además, contienen antioxidantes como la vitamina C y los flavonoides, que ayudan a combatir el estrés oxidativo y a proteger el corazón.

La vitamina K y el calcio presentes en las habichuelas son esenciales para la salud ósea y ayudan a prevenir enfermedades como la osteoporosis. El magnesio también juega un papel crucial en la salud ósea, ayudando en la formación y mantenimiento de los huesos.

Por otra parte, las habichuelas tienen un índice glucémico bajo, lo que significa que no causan picos rápidos en los niveles de azúcar en la sangre, siendo una buena opción para personas con diabetes o aquellas que buscan controlar sus niveles de azúcar en la sangre.

Los fitonutrientes presentes en las habichuelas tienen propiedades antiinflamatorias y antioxidantes que apoyan la función inmunológica.

Beneficios de la zanahoria

Las zanahorias son una hortaliza muy popular y nutritiva que ofrecen numerosos beneficios para la salud. Por ejemplo, son una excelente fuente de vitamina A (en forma de betacaroteno), vitamina K, vitamina C, y algunas vitaminas del complejo B, como la vitamina B6. Además, contienen minerales esenciales como potasio, fósforo, calcio y magnesio.

La alta concentración de betacaroteno en las zanahorias se convierte en vitamina A en el cuerpo, lo que es crucial para la salud ocular. Ayuda a prevenir la ceguera nocturna y otros problemas de visión. Por otra parte, la luteína y zeaxantina son dos antioxidantes también presentes en las zanahorias, ayudan a proteger los ojos de la degeneración macular y las cataratas.

Las zanahorias son bajas en calorías, lo que las convierte en una excelente opción para quienes buscan mantener o perder peso. La fibra dietética en las zanahorias ayuda a mantener una digestión saludable y a regular los niveles de azúcar en la sangre.

La vitamina C ayuda a fortalecer el sistema inmunológico, promoviendo la producción de glóbulos blancos y protegiendo al cuerpo contra infecciones. La fibra en las zanahorias puede ayudar a reducir los niveles de colesterol LDL (malo) y mejorar la salud del corazón.

Asimismo, la promueve la regularidad intestinal y previene el estreñimiento. La fibra también actúa como prebiótico, fomentando el crecimiento de bacterias beneficiosas en el intestino.

CLIC AQUÍ Y DÉJANOS TU COMENTARIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *