Turismo en el Santuario de Iguaque – Boyacá

Santuario de Iguaque

Este santuario ubicado en las cercanías de Leyva, tiene como atractivo principal  el ascenso que comienza en un sendero de interpretación ambiental, muy cerca de Fuzachogua, el centro de visitantes. Alrededor de medio kilómetro más arriba, este sendero da lugar a un camino que conduce a la maravillosa Laguna de Iguaque, luego de dos o tres horas de caminata. El trazado de este camino es más o menos sinuoso para alivianar la carga del ascenso, primero a través del bosque y luego a través del páramo que circunda la renombrada laguna, lugar sagrado de la mitología Muisca y una de las ocho lagunas que se forman en este páramo nublado y misterioso.

Esta laguna de origen glacial está custodiada por centenares de frailejones, que desde la distancia y entre la niebla, verdaderamente se asemejan a los frailes que, de lejos, creyeron ver los primeros conquistadores, de ahí su nombre.

El altiplano cundiboyacense debe ser entendido como una gran región donde confluyen diferentes grupos y comunidades locales, todas ellas determinadas por una estructura de pensamiento común proveniente de la cultura muisca. La población beneficiaria de los bienes y servicios ambientales del Santuario, en su mayoría campesinos dedicados a las actividades agrícolas y pecuarias, pertenece a los municipios de Villa de Leyva, Arcabuco, Chíquiza, Sáchica, Gachantivá y Santa Sofía.

En el Santuario se han identificado ecosistemas de páramo, bosque altoandino y robledales, además de la presencia de vegetación seca y un buen número de humedales.

En algunas zonas donde aún se conservan ambientes poco intervenidos, se pueden encontrar fauna silvestre como faras, murciélagos frugívoros, ardillas, armadillos, conejos silvestres, curíes, borugas, zorros y venados. Entre las aves están las alondras, perdices, pavas, tucanes verdes, patos, colibríes, clarineros y ocasionalmente las caicas migratorias de América del Norte. se encuentran algunas especies endémicas.

Es un lugar favorecido para el ecoturismo gracias a los exuberantes paisajes de Páramo que circundan la laguna que según los Muiscas fue “La Cuna de La Humanidad”.

Por las características del paisaje, una de las actividades más aconsejables es la realización de caminatas, para lo cual existe inicialmente un sendero autoguiado con un tramo inicial de 700 metros, señalizada con once tableros alusivos a los recursos naturales existentes. El mismo sendero se prolonga hasta la Laguna de Iguaque; La principal actividad ecoturística del santuario es la caminata hacia dicha laguna.

Existe una zona adecuada para acampar en el sector de Carrizal sobre los 2.800 m.s.n.m. Si los visitantes desean cocinar en la zona de camping, deberán llevar carbón, estufa a gas o gasolina, pues no se permite hacer fogatas.

También se cuenta con el Centro de Visitantes Furachiogua, con capacidad para 48 personas, el cual cuenta también con restaurante y auditorio. La capacidad actual de alojamiento en el Santuario es de 98 visitantes, contando con 10 alojamientos en la zona de camping y 48 en la zona de hospedaje.

El Santuario cuenta con una zona de parqueo capacidad para 20 vehículos aproximadamente.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!