Consumo de Sal Aumenta la Presión Arterial

El consumo de sal tiene mayor efecto sobre la presión arterial de las personas que tienen síndrome metabólico que en otras, señalan los expertos, lo que sugiere que reducir la sal podría ser muy importante para estos individuos de alto riesgo.

Cerca de una de cada cinco personas están afectadas por el síndrome metabólico, una combinación de tres o más afecciones que incrementan el riesgo de desarrollar enfermedad cardiovascular y diabetes. Estas afecciones incluyen obesidad abdominal, presión arterial elevada, alta concentración de triglicéridos, bajo colesterol HDL y altos niveles de glucosa.

Los investigadores estudiaron más de 1,900 chinos, de 16 años en adelante, sin diabetes. Se les dio una dieta baja en sodio durante siete días y después una dieta alta en sodio por siete días. Se tomó su presión arterial varias veces durante cada fase de la dieta.

La presión arterial de los 283 participantes que tenían el síndrome metabólico era más sensible al consumo de sal, informaron los investigadores. La alta sensibilidad a la sal se definió como un incremento en la presión arterial promedio de más de 5 mm Hg, durante el consumo alto de sal y una reducción de más de 5 mm Hg durante el consumo bajo de sal.

En comparación con los que no tenían factores de riesgo del síndrome metabólico, los que tenían cuatro o cinco factores de riesgo eran 3.5 veces más propensos a tener alta sensibilidad a la sal durante la fase baja en sodio y 3 veces más propensos a tener anta sensibilidad a la sal durante la fase alta en sodio.

“Estos resultados sugieren que el síndrome metabólico aumenta la respuesta de la presión arterial al consumo de sodio. La reducción del sodio podría ser un componente especialmente importante en la reducción de la presión arterial en pacientes con múltiples factores de riesgo para el síndrome metabólico”, concluyeron el Dr Jing Chen, de la Facultad de medicina de la Universidad de Tulane en Nueva Orleáns, Luisiana, y colegas.

El estudio aparece en la edición en línea del lunes y en la próxima edición impresa de The Lancet.

HealthDay