Características Psicosexuales de las Personas Adultas con Tuberculosis Pulmonar, Introducción

Un 20% de la población mundial esta infectada con el bacilo de la tuberculosis y según la Organización Mundial de la Salud-OMS- en Latinoamérica la incidencia oscila entre 0.5.1.5%. Se calcula que en 1990 alrededor de 8 millones de personas desarrolla esta enfermedad e todo el mundo y aproximadamente 3 millones fallecieron.En 1995 se reportaron mas de nueve millones de casos nuevos, el 75% entre 15-50 años, o sea, población económicamente activa. En Colombia la incidencia fue de 25.8/10.000 habitantes y en 1996 se reportaron para este mismo país 9.733 casos nuevos o sea una incidencia de 26.5/10.000 habitantes. En Antioquia, para 1994, la proporción fue de 3,3/10.000habitantes y para 1996 se dieron 2.800 casos nuevos, con igual incidencia a los años anteriores. E concordancia con la resolución 4288 del Ministerio de Salud se realiza en la ESE Hospital La María, atención para el control de la TB, la cual es gratuita y obligatoria.

La problemática de tipo sexual puede derivarse de los efectos generales de la dolencia y de la vertiente emocional; el paciente presume que en su caso no deben tenerse sentimientos de tipo sexual, o pensar equivocadamente que la enfermedad que padece, impide el goce y la actividad sexual como tal.

El doctor Eusebio Rubio concibe la sexualidad como integración de 4 holones, 3 de los cuales deben tenerse encuenta en las personas con TB pulmonar; el de la reproductividad, el erotismo y la vinculación afectiva interpersonal. El de la reproductividad debe tenerse encuenta dado que la rifampicina puede inhibir el efecto de los anticonceptivos orales y por periodos, largos ocasionar irregularidad en la menstruación. Algunos de los medicamentos para la RB pulmonar no se deben tomar durante el primer semestre del embarazo y tiene uso restringido durante la lactancia materna. Además, se debe tener encuenta que el Holón del erotismo y de la vinculación afectiva interpersonal, puede alterarse por el temor y mitos de esta patología, comprendiendo las expresiones de la sexualidad como son el deseo sexual, las caricias, los besos, las fantasías sexuales, los sueños eróticos, la masturbación, el coito y la respuesta orgásmica.

La TB a través de la historia ha sido considerada como una enfermedad tabú, similar a la gravedad de un cáncer, que ha acompañado a muchas personas ilustres y a la cual se la ha atribuido un componente psicológico. Por las mismas connotaciones sociales, influye en que se den cambios en los aspectos psicosexuales, lo cual puede ser un factor de riesgo para la depresión.

Todo esto hace necesario que se estudie las características psicosexuales y sociales de este colectivo, con el fin de aportar elementos que para el personal de salud brinde una atención integral que le permita a la persona con TB pulmonar un nivel funcional óptimo.

Materiales y Métodos

Esta investigación empírico-analítica se llevó acabo por medio de un estudio prospectivo y transversal; se seleccionaron personas con diagnóstico de TB pulmonar, en la segunda fase del tratamiento. La unidad de análisis la constituyeron las encuestas aplicadas al total de los pacientes, 90, con los requisitos ya anotados y que consultaron a la ESE hospital La María de Medellín.

Se realizó por necesidad sentida de la misma institución. Se tuvieron en cuenta los principios éticos de la investigación sexológica, los derechos de los enfermos y las normas de la institución.

Los datos se recogieron por medio de una entrevista estructurada con variables socio-demográficas y psicológicas, que incluyeron indicadores sobre estilos de vida saludable y auto esquemas; variables sexuales con indicadores como deseo sexual, caricias, besos, masturbación, fantasías sexuales, sueños eróticos, coito y respuesta orgasmica; Variables sociales como tipo de familia, ciclo vital, funciones y cambios sociales. Antes se sometió a una prueba piloto. Además, se aplico el test de zung para detectar depresión y se realizo un taller de sensibilización donde se evaluaron diferentes aspectos psicosexuales y la relación con la enfermedad.

Los datos se procesaron en el programa Epianfo; los resultados se presentaron en figuras y tablas en el programa Power point. Como modelos epidemiológicos y estadísticos se dieron frecuencia, porcentajes, mediana y moda. Se hicieron los cruces de las variables acorde a los objetivos planteado, controlándose con el indicador antes, después, aumentó, siguió igual o disminuyó después del diagnostico de la enfermedad. Mediante la prueba estadística JT (Jonckheere-Terpstra) y el chi cuadrado, se exploró la asociación entre algunas variables según los resultados del análisis descriptivo.

Resultados

Se evaluaron 90 personas con TB pulmonar: 60% hombres y 40% mujeres; 73.4% entre 25-50 años de las cuales 76.7% tenían una escolaridad inferior a media vocacional y 23.3% estudios más avanzados incluyendo el universitario 77.2% pertenecían al estrato socioeconómico medio bajo y bajo. El ciclo vital de la familia para la etapa adolescente 41.4-%; etapa escolar 18.4% y etapa de vejez 2.3%.

El hábito de fumar, adición a drogas y alcohol no se dio en esta población. 60% no practicaban ningún deporte ni tenían motivación por la lectura como tampoco pertenecían a un grupo social especifico;62refirieron ver cualquier programa de tv circunstancia asociada al número de personas desempleadas y amas de casa; p=0.002

Autoesquemas: en la autoestima, 16.7disminuyó la capacidad de expresar emociones en la familia 33.3% aumentó; 34.8% disminuyo en la relación de pareja y 20.3% aumentó; 13.3%aumentólas relaciones sociales y 20.0% disminuyó; 9.1% aumentó la capacidad para establecer vínculos afectivos y 25% disminuyó. 9.6% aumentó la capacidad para establecer relación de tipo sexual y 46.7% disminuyó. Tanto en las relaciones familiares y de pareja se dio una alta significación en a expresión de emociones, p=0.001. No se da correlación de estos indicadores con la edad sino con la familia, p=0.003 y no se da ninguna asociación con el sexo.

En el autoconcepto 16.7% aumentó la confianza en sí mismo y 42.2% disminuyó; 12.2% aumentó la capacidad de expresar sentimientos de alegría y 41.1% disminuyó; 36.7% aumentó el sentimiento de fracaso y 18.9% disminuyó; no se dio asociación con la edad y sexo o sea, se comporta en forma indiferente.

En la autovaloración 22.7% refirió que la gente lo rechaza; 29.9% creen que le tienen lastima; 21.3% siente la enfermedad como castigo y 30% se sintió responsable de su enfermedad; 44.4% no le informó a nadie de su enfermedad y su mayor preocupación era la marginalidad familiar y social dada por la peligrosidad del contagio. Teniendo encuenta el chi cuadro es indiferente la autovaloración para la edad y el sexo.

En esta investigación no se encontró asociación con pérdidas afectivas significativas. Sin embargo 44.4% presentó algún tipo de depresión así: 16.7% leve, 15.5% moderada, 6.7% severa y 5,5% grave.Con base en la prueba estadística ordenada de Jonckheere-Terpstra, hay concordancia en que a menor o no-compromiso depresivo, mayor la capacidad de expresar emociones.

Esta misma aseveración puede hacerse para la confianza en si mismo y expresar sentimientos de alegría. Se da a la inversa para los sentimientos de fracaso que aumentan en la medida que se presenta la depresión, p<0.001 Para la capacidad de establecer relaciones de tipo sexual, ésta es indiferente para quienes tuvieron o no, síntomas depresivos, p=0.047. La depresión no se encontró que tenga relación directa con el sexo, p=0.18 ni con la edad p=0.071. En el aspecto de la sexualidad se encontró que 82.2% no recibió ninguna información al respecto durante el tiempo que lleva de tratamiento;28.9% presentó una disminución del deseo sexual y 7.8% aumentó; 34.4% disminuyó la expresión de las características y 11.1% aumentó; 47.8% disminuyó en los besos y 1.1% aumentó; 33.7% disminuyeron las relaciones coitales y en los casos que se dieron los encuentros sexuales estos fueron ausentes de besos y caricias y como ellos refirieron se “se coge pereza a la relación sexual”. Aunque algunos pensaban que era efecto de los medicamentos, éstos no influyen al respecto. En el coito se presentaron cambios significativos en cuanto a la frecuencia de 1 a varias veces por semana antes de la enfermedad muy esporádicas después de está, pero en general se presentó una disminución en la frecuencia. En el hombre se dio una marcada disminución en la frecuencia con respecto a la mujer según la prueba estadística J.T. p=0.013, pero no es significativa para el orgasmo, los dos sexos están igualmente distribuidos, p=0.65. Los sueños eróticos disminuyeron 6.7% y aumentaron 16.6%; la masturbación disminuyó 8.9% y aumentó 16.6%. Las fantasías sexuales disminuyeron 7.8% y aumentaron 14.1%. (Tabla No.1.

Tabla No 1 Variables de expresiones sexuales estudiadas

Cambios Variables sexualesAumentóSiguió igual Disminuyo %No tiene %
El deseo sexual 7.8 28.9  45.6 17.8  
Las caricias11.134.434.420.0
Los besos 1.147.826.7 24.4  
La masturbación            16.6                8.9             38.9              35.6  
Las fantasías sexuales            14.4                7.8             55.6              22.2
Las relaciones íntimas              7.9               33.7             31.4              29.9
Los sueños eróticos16.6 6.7 47.8  28.9

 

Indicadores de expresiones sexuales masculinos

Figura No. 1 Indicadores de expresiones sexuales relacionadas con el sexo masculino

Al relacionar el sexo con los indicadores sexuales: deseo sexual p=0.70, carisias p=0.92, fantasías sexuales p=0.90, besos p=0.59, sueños eróticos, p=0.55, relaciones intimas p=o.13, no es significativo, solo se encontró esta asociación para la masturbación p=0.001(figuras No.1y2)

Indicadores sexuales relacionadas con el sexo femenino.

Figura No. 2 Indicadores de expresiones sexuales relacionadad con el sexo femenino.

Tabla No.2 Indicadores sexuales relacionados con la edad

Indicadores sexuales Edad

Deseo sexual

Caricias

Besos

Sueños eróticos

Masturbación

Fantasias sexuales

 <20años       ——-      20.0—–20.0—20.0—–   ———-  —-
21-3013.3 20.033.321.06.726.713.313.227.2 20.06.7  20.0
31-407.4 18.67.429.6—55.525.93.718.5    3.725.9 3.7
41-508.3 54.24.262.5—62.516.78.316.7 16.712.58.3
51-6010.050.010.050.0—70.020.0—20.0   —-20.0  —
>60AÑOS—   ——  ——11.1— ——   ——11.1
Chi cuadrop=0.00p=0-00p=0.00p=0.22  p=0.19p=0.00

Considerando la importancia que tiene la expresión de la sexualidad en las diferentes edades del ciclo vital humano, se encontró que esta tiene una fuerte asociación con ella teniendo en cuenta el chi cuadrado, a excepción de los sueños eróticos y la masturbación (Tabla No.2)

En cuanto a los vínculos afectivos 32.2% refirieron cambios positivos en las relaciones familiares y 8,9% negativos. En la relación de pareja como se vio en otros indicadores, 23.5% presentó cambio positivo y 33.8% negativo. En las relaciones sociales 14.4% manifestaron cambios negativos y 7.8% positivos.

En relación con el sexo se encontró que la relación de pareja, aunque afecta en forma negativa a ambos sexos, la prueba estadística chi cuadrado demostró que no hay asociación entre ellos. En relación con la edad, las relaciones interpersonales se vieron más afectadas en menores de 2 años. A partir de esta edad son mayores los porcentajes con cambios positivos en la relación de pareja, pero no fueron significativos según el chi cuadrado.

Las familias en un 93.1% han aceptado su enfermedad y teniendo encuenta la función que estos desempeñaban dentro de ella, no hubo especificidad para un rol determinado. Respecto a las funciones puede apreciarse que 18.4% pierden el rol instrumental; 4.7% el rol afectivo y 6.7% el de autoridad.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!